Cómo explicar el efecto invernadero a los niños

15 febrero, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el abogado Francisco María García
El futuro está en los niños de hoy en día. A los adultos, padres y profesores nos corresponde la tarea de enseñarles a cuidar el planeta y a conocer los efectos de las actividades humanas. El efecto invernadero es uno de los temas importantes.

Los niños serán los responsables de cuidar el planeta en el futuro, y esa es una tarea muy importante que requiere los conocimientos y las herramientas adecuadas. Por esta razón es tan importante explicar a los niños el efecto invernadero desde muy pequeños. De esta manera, crecerán con una conciencia ya formada en dicho tema.

Pero el trabajo puede parecer un tanto difícil. Hay que encontrar una manera sencilla de explicarlo para que lo puedan entender; la utilización de juegos o cuentos puede ser una gran idea. A continuación, veremos algunos elementos que pueden ayudar a explicar el efecto invernadero a los niños.

El efecto invernadero en palabras sencillas

Para contarles a los más pequeños en qué consiste el efecto invernadero, lo mejor es utilizar ejemplos concretos. Se les puede explicar, por ejemplo, que, cada vez que se duchan o que encienden la luz, necesitan energía para hacerlo. Y esa energía se obtiene quemando algún tipo de combustible como gas, carbón o petróleo.

Al quemar esa energía, enviamos a la capa de aire que está alrededor de la Tierra (llamada atmósfera) una enorme cantidad de gases. Esos gases se van acumulando en la atmósfera y no permiten que el calor salga hacia el espacio. Y es por eso que la temperatura de la Tierra aumenta.

A este fenómeno se le conoce como efecto invernadero. Se llama invernadero porque pasa lo mismo que cuando en invierno se construye un refugio para proteger las plantas del frío.

Es importante explicarles también a los niños que la ducha o la luz son solo una parte muy pequeña de las cosas que provocan esa acumulación de gases. Los coches y las fábricas, por ejemplo, son otros elementos que también ayudan a que se formen estos gases.

Para completar el concepto de efecto invernadero, explicaremos por qué es malo que haga más calor en la Tierra. Se les puede decir que ese exceso de calor hace que se derrita el hielo de los polos, que haya más tormentas e inundaciones y que el nivel del mar suba. Esto es lo que se conoce como calentamiento global o cambio climático.Cómo explicar el efecto invernadero a los niños.

Es importante que los niños se sientan involucrados

Una vez que se ha explicado a los niños en qué consiste el efecto invernadero y por qué es tan perjudicial para el planeta, es importante decirles que hay algunas cosas que ellos pueden hacer para ayudar. Así se sentirán comprometidos y eso les motivará a tomar acciones concretas y a involucrar a sus familias en ellas.

Al igual que los adultos, los niños pueden hacer muchas cosas para ayudar a que el efecto invernadero sea menor. Uno de los secretos es ahorrar energía y respetar la naturaleza que nos rodea. Hay algunas cosas muy sencillas que los niños pueden hacer. Una de ellas es ir en autobús a la escuela y no en coche. De esa manera, un solo vehículo transportará a muchos niños en vez de que cada uno viaje en su propio auto.

Otra medida que los niños pueden tomar es ducharse en lugar de bañarse y hacerlo lo más rápidamente posible para consumir menos gas o electricidad. Un gesto muy simple que también ayudará a reducir el efecto invernadero es apagar la luz y la tele cada vez que no la estén usando. Y, por supuesto, es necesario enseñarles desde pequeños la importancia del reciclaje, es decir, que las cosas pueden tener una segunda (o tercera) vida.

Los cuentos: un gran material de apoyo

Para apoyar a los padres y a los maestros en la tarea de explicar a los niños el efecto invernadero, existen también varios cuentos que pueden resultar muy útiles. Estos libros han sido creados especialmente para abordar el problema de una manera fácil y didáctica para que los niños puedan entenderlo y sentirse involucrados.Niña en la naturaleza.

Existen tres clásicos en este tema:

  • El primer título es ¿Se ha vuelto loco el clima?, de la Editorial Akal, y está recomendado para niños de entre nueve y doce años.
  • El segundo es El clima a tu alcance, y está pensado para ese mismo rango de edad.
  • Y el tercero, El viaje de Kirima, es un cuento interactivo diseñado para niños de tres a seis años de edad.

En definitiva, explicar qué es el efecto invernadero a los niños es algo complicado, pero no imposible. Se trata de concienciar a los más pequeños sobre la necesidad de cuidar nuestro planeta, pues ello redundará en beneficios para las próximas generaciones.