Cómo ayudar a tu adolescente a superar una crisis existencial

02 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín
Durante la adolescencia los jóvenes pueden comenzar a plantearse cuestiones existenciales y a sufrir por la falta de respuestas. Te contamos cómo actuar en ese caso.

¿Tu hijo se siente apático, angustiado o desorientado? ¿Se plantea cuestiones como la vida y la muerte, quién es o a dónde se dirige? No te preocupes, es algo completamente normal y propio de la etapa que está atravesando. Si echas la vista atrás, es probable que tú en tu juventud también experimentases una fase en la que nada parecía tener sentido.

Superar una crisis existencial durante la adolescencia no es fácil, y se requiere, ante todo, la comprensión y el sostén de los padres para seguir adelante.

Cada adolescente es un mundo. Al igual que cualquier otra persona, cada uno de ellos tiene su propia personalidad que puede ser similar o muy diferente a la tuya.

Chico adolescente prensando mucho debido a que sufre una crisis existencial.

Aquellos jóvenes que posean una mayor capacidad de abstracción y un temperamento más reflexivo serán más propensos a realizarse este tipo de planteamientos. Si tú compartes esos rasgos con tu hijo, te será más sencillo comprenderlo, pero, aunque no sea así, tu labor será fundamental en este momento.

¿Qué es una crisis existencial?

Bajo este término que puede sonar tan complejo y abrumador se esconde simplemente la necesidad humana de dar sentido a la existencia. Todos, en mayor o menor grado, tenemos el deseo de darle cierta lógica y motivos a nuestra vida, solo que para algunos es más sencillo deshacerse de este tipo de planteamientos profundos. En general, una crisis existencial presenta varias manifestaciones:

  • El adolescente se siente apático o aburrido constantemente. Existe una pérdida general de interés y aquellas actividades que antes resultaban placenteras ahora le parecen vacías.
  • Se siente solo, aislado y desconectado emocionalmente de las personas que le rodean. Incluso de aquellas a las que quiere y por las que se siente querido.
  • Aparece un intenso temor ante el futuro, que parece oscuro e incierto. Tomar decisiones se le vuelve una tarea imposible, ya que nada parece tener sentido; no hay dirección.
  • Experimenta una sensación de extrañeza consigo mismo, tiene la impresión de no ser la misma persona que era anteriormente. Además, pese a que todo en su vida marche correctamente, la tristeza, el miedo y la insatisfacción son constantes.
  • Surgen preguntas existenciales como de dónde venimos, qué ocurre después de la muerte o cuál es el propósito de la vida. Cuestiones que nunca antes le habían preocupado ocupan ahora gran parte de su tiempo y su energía mental, atormentándolo.

¿Por qué se producen las crisis existenciales durante la adolescencia?

Menos en la infancia, a ninguna edad estamos libres de tener que superar una crisis existencial. Sin embargo, por varios motivos, es más común que estas se produzcan durante la adolescencia. En primer lugar, porque el adolescente está buscando o construyendo su identidad propia. Esto despierta una necesidad de respuestas, de certezas y conocimientos que antes ni pasaban por la mente del joven.

En segundo lugar, porque la adolescencia es una etapa de cambios drásticos e importantes decisiones. Las experiencias a esas edades se viven con una gran intensidad y a los jóvenes se les pide que comiencen a tomar las riendas de su futuro. Todas estas situaciones estresantes que exceden sus recursos pueden llevarles a entrar en crisis.

¿Cómo ayudar a tu adolescente a superar una crisis existencial?

Una crisis existencial no tiene por qué ser necesariamente negativa. Forma parte del proceso de crecimiento y ese periodo de introspección puede ayudar al adolescente a madurar a nivel emocional. Sin embargo, si este se encuentra solo sin apoyos por parte de sus adultos más significativos, las consecuencias pueden ser serias. Puede desarrollar patrones de pensamiento negativos que le conducirán a la infelicidad permanente.

Madre hablando con su hija sobre su crisis existencial.

Por ello, como madre, tu función principal será de contención y sostén. Tú tampoco tienes las respuestas que él busca, pues nadie las conoce a ciencia cierta; sin embargo, tu presencia, comprensión y amor incondicional ayudarán a aligerar su carga.

Por otro lado, es importante que lo invites a adoptar una perspectiva más positiva basada en aceptar la incertidumbre y construir desde allí. Recuérdale que, aunque no tenga certezas, tiene la posibilidad de escoger su vida y disfrutarla.

Y, sobre todo, asegúrale que, como todo, esa angustia vital también pasará. Para los adolescentes todo es intenso, un mar enfurecido que parece que nunca se calmará. Ocúpate de ser su ancla hasta que pase la tormenta.