¿Puedo comer patés durante el embarazo?

Durante el embarazo se recomienda evitar la ingesta de patés de origen animal y vegetal, sobre todo por su riesgo microbiológico.
¿Puedo comer patés durante el embarazo?
Saúl Sánchez Arias

Revisado y aprobado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 03 julio, 2023

Durante la gestación hay que tomar ciertas precauciones a nivel dietético, para evitar poner en riesgo el desarrollo del feto. Por lo tanto es habitual que muchas mujeres tengan numerosas dudas como por ejemplo si pueden comer patés en el embarazo.

De hecho, existen alimentos que han de ser restringidos de forma puntual de la dieta de la gestante y hoy te vamos a contar si se aconseja o no comer patés en está etapa.

Antes de nada has de tener claro que no todos los patés cuentan con la misma calidad. Mientras que los de pescado suelen contener ácidos grasos omega 3, lo más tradicionales presentan aditivos de dudosa inocuidad entre sus ingredientes. Conoce más acerca de estos productos en el siguiente artículo.

El paté y sus peligros en el embarazo

El paté es una pasta comestible y untable elaborada a partir de hígado, carne picada y grasa. En general se prepara con carne de aves o cerdo. Estas se pueden mezclar con otros ingredientes como leche, harina o condimentos para obtener el sabor y la textura adecuados.

La forma en que se presenta suele ser consistente y es ideal para untar sobre el pan, tostadas o galletas saladas. Lo más habitual es comerlo así para un tentempié o aperitivo, aunque también se puede introducir en algunas recetas.

Dada la naturaleza de sus ingredientes el paté aporta algunos nutrientes interesantes como proteínas, vitamina D y del grupo B, hierro y otros minerales. No obstante se considera un alimento de consumo muy esporádico.

Tampoco está exento de riesgos alimentarios como la presencia de patógenos. Por ejemplo podría contener Listeria monocytogenes, una bacteria que se encuentra en tierra y agua contaminadas y que podríamos ingerir a través de la carne, la leche cruda y los vegetales sin lavar.

Una infección por listeria puede provocar síntomas leves como vómitos, malestar estomacal, mareos, dolor de cabeza, fiebre o escalofríos. Cualquier persona puede contraer la enfermedad pero esta es más común en embarazadas y personas con el sistema inmune débil.

Si afecta una mujer gestante las consecuencias para el bebé sí que pueden ser más graves: infecciones al nacer, muerte en el útero o mayor riesgo de aborto espontáneo.



Evita comer patés durante el embarazo

Alternativas saludables para meriendas geniales.

Mientras dure el periodo de gestación se deben evitar todos los productos de origen animal que estén crudos, por el riesgo microbiológico. Esto implica carnes, pescados y huevos. Todos ellos han de estar cocinados de forma correcta para asegurar que las bacterias que los colonizan se destruyan por completo.

En el caso del paté, lo mejor es evitarlo durante toda la gestación. Por su composición a base de carne e hígado es un producto con riesgo de contener microorganismos en su interior como la listeria.

Esta recomendación se extiende también a los patés elaborados con vegetales. Estos han proliferado en los últimos años como opciones más saludables. Sin embargo al estar elaborados con verduras crudas también podrían conllevar riesgo de sufrir una infección alimentaria.

Otros riesgos asociados con comer patés en el embarazo

Dentro del espectro de productos conocidos como patés, hay que destacar en particular los elaborados con hígado por ser algo más peligrosos durante la gestación. 

Esto es porque dicho órgano es el encargado de filtrar todas las sustancias de desecho del cuerpo del animal. Por lo tanto, puede presentar restos de antibióticos, de hormonas o de plaguicidas, los cuales son nocivos para la salud de cualquier persona. Sobre todo, para la futura mamá y su bebé.

Por otra parte, el hígado es una fuente de retinol (vitamina a) que contiene en cantidades elevadas. Si bien es un micronutriente esencial de la dieta, su consumo en exceso puede resultar peligroso durante el embarazo. Se ha vinculado a la hipervitaminosis de la madre y con el incremento de riesgo de padecer malformaciones fetales.

Además, se trata de un producto que contiene cantidades elevadas de grasas saturadas, cuya ingesta convendría moderar en cualquier etapa de la vida. También pueden contener aditivos alimentarios de baja calidad como los nitritos

embarazada duda que come heladera puerta frutas verduras banana manzana naranja silla mesa

Principales restricciones alimentarias en el embarazo

La alimentación y la dieta cobran un papel muy relevante durante la gestación. Por un lado aportan los nutrientes y energía necesarios para la salud de la madre y el desarrollo fetal. Pero no solo tiene un papel positivo ya que también conlleva peligros asociados.

Aparte de los productos poco recomendados o nutrientes que podrían ser perjudiciales, uno de los riesgos más destacados son las intoxicaciones alimentarias. Por este motivo es conveniente tener en cuenta algunas de las siguientes recomendaciones:

  • No consumir productos elaborados con carne, pescado y huevo crudos como el sushi, el sashimi, el carpaccio o la mayonesa.
  • Evitar los embutidos de carne cruda o curada y los lácteos provenientes de leche sin pasteurizar.
  • Cocinar muy bien la carne, el pescado y el huevo. Cuidado con las piezas grandes, para que no queden crudas en el interior.
  • Lavar bien los vegetales y las frutas que van a ser consumidas crudas.
  • Mantener lo carne y el pescado crudos en las condiciones adecuadas de conservación, bien empaquetados y separados del resto de alimentos. Asimismo es fundamental tener en cuenta y respetar las medidas de higiene en el cocinado y manipulación de alimentos.


Evita comer patés durante el embarazo

En conclusión, es importante evitar el consumo de paté durante el embarazo por todos los riesgos que te hemos comentado. Además, a nivel nutricional también podría resultar nocivo para el feto, ya que cuenta con cantidades bastante altas de vitamina A.

Por último, ten en cuenta que no se deben consumir alimentos de origen animal crudos o mal cocidos durante el embarazo. Si bien es cierto que están permitidos los embutidos sometidos a procesos térmicos, no conviene incluirlos en la pauta de manera regular. Lo mejor es restringir al máximo estos y otros productos industrializados, para evitar la ingesta de los aditivos presentes en ellos.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.


  • Bastos Maia S, Rolland SouzaA. S, et al. Vitamin A and pregnancy: a narrative review. Nutrients. Marzo 2019. 11 (3): 681.
  • Karwowska, M., & Kononiuk, A. (2020). Nitrates/Nitrites in Food-Risk for Nitrosative Stress and Benefits. Antioxidants (Basel, Switzerland)9(3), 241. Disponible en: https://doi.org/10.3390/antiox9030241
  • Madjunkov, M., Chaudhry, S., & Ito, S. (2017). Listeriosis during pregnancy. Archives of gynecology and obstetrics296(2), 143–152. Disponible en: https://doi.org/10.1007/s00404-017-4401-1
  • Mayo Clinic. Infección por listeria. Febrero 2022.
  • Medline Plus. Infecciones por listeria. Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos.
  • National England Health Service. Foods to avoid in pregnancy. Abril 2020.

Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.