5 preocupaciones frecuentes de las embarazadas durante el primer trimestre

Las dudas, los miedos y la incertidumbre son fantasmas comunes del primer trimestre de la gestación. Sobre todo si eres primeriza. ¡Pero tranquila! Es algo normal y te vamos a ayudar a aligerar la carga.
5 preocupaciones frecuentes de las embarazadas durante el primer trimestre
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 16 diciembre, 2021

Las preocupaciones relacionadas con el bienestar del bebé llegan casi al mismo tiempo que el resultado positivo que confirma que estamos embarazadas. 

Miedos, dudas, traumas no resueltos y otras cuestiones, probablemente nos acompañen a lo largo de todo el embarazo. Pero no debemos preocuparnos por esto, pues es algo totalmente normal, que le ocurre a la mayoría de las mujeres en estado, sobre todo en el primer embarazo. Y es que nuestro bebé se convierte rápidamente en nuestra prioridad y en nuestro principal pensamiento.

¿Quieres saber cuáles son las preocupaciones más frecuentes del inicio de la gestación? En este artículo te las vamos a contar. ¡No dejes de leer!

Las preocupaciones de las embarazadas al inicio de la gestación

El primer trimestre se vive con bastante incertidumbre, pues muchas veces no se siente nada diferente. Y en otros casos, brotan sentimientos y sensaciones difíciles de racionalizar.

Yo recuerdo mi embarazo y debo decir que el primer trimestre fue un tanto complicado: la ansiedad y la preocupación tomaron las riendas del barco, sobre todo antes de ver a mi bebé en la primera ecografía. Me preguntaba permanentemente cómo iría todo ahí dentro, si sería un solo bebé o dos, si estaría haciendo algo perjudicial para él, entre tantas otras dudas que acechaban.

Como verás, ninguna mamá está exenta de tener preocupaciones durante el embarazo, ni siquiera las que tenemos cierta base de conocimiento. Y es que el instinto materno empieza a marcar su impronta en nuestra vida.

A continuación, vamos a revisar algunas de las preocupaciones más frecuentes de las embarazadas. Además, vamos a analizar si son realmente preocupantes y cómo puedes hacer para que todo vaya bien.

1. El alcohol y el bebé

embarazada rechaza dice no copa vino alcohol silla mesa mano stop

Una duda que le surge a muchas madres es si se puede beber alcohol durante el embarazo. La verdad es que no se sabe qué cantidad exacta de alcohol es inofensiva para el bebé, por lo que es mejor evitarlo por completo. Idealmente, desde antes de la gestación.

El bebé de una mujer que ingiere cantidades variables de alcohol durante el embarazo puede nacer con el síndrome de alcoholismo fetal. Esta condición provoca diversos problemas en el cerebro en desarrollo, entre los que se destacan los trastornos de conducta, los intelectuales y algunos daños físicos.

Ante la duda, siempre es preferible no beber alcohol.

2. La ingesta de cafeína

¿Es preciso reducir o evitar el consumo de cafeína durante el embarazo? La respuesta es sí, conviene limitar la ingesta lo más que se pueda.

Un consumo de 2 a 3 tazas de café al día puede poner en riesgo el embarazo, pues aumenta la posibilidad de tener un aborto espontáneo o de sufrir complicaciones durante toda la gestación.

¿Qué puedes hacer si antes de quedarte embarazada eras una ávida consumidora de café?

  • Reducir el consumo a una taza al día.
  • Reducir de forma gradual la cantidad de café con cafeína y optar por el descafeinado.
  • Por último, en la medida que puedas, dejar totalmente el consumo de café normal.

No te olvides que la cafeína no sólo está en el café, sino también en el té y en algunos refrescos. Así que, intenta consumirlos descafeinados u opta por alternativas más saludables.

3. Los daños accidentales al bebé

Esta es una de las preocupaciones más frecuentes de las embarazadas, pues es normal sentir la carga de la responsabilidad de hacer que esa vida salga adelante. Por este motivo, surge el temor de que cualquier que se haga acabe por perjudicar al bebé. 

Algunas cuestiones que motivan estos interrogantes son el deporte, el estrés de la vida diaria, las infecciones, la ingesta de medicamentos o de ciertos alimentos, entre otras. El mejor consejo que podemos brindarte es que le pidas al médico la respuesta apropiada a todas estas preguntas, pues es la persona más capacitada para hacerlo.

Por todo esto, acude siempre a todos los controles y, si es necesario, lleva apuntadas las dudas para que los profesionales las resuelvan.

4. La pérdida del bebé, una de la principales preocupaciones de las embarazadas

El miedo a sufrir un aborto espontáneo es, sin duda, la más común de las preocupaciones. Si además de esto le añadimos una experiencia negativa anterior, el temor se puede acrecentar y prolongar.

Debes saber que muchas veces el aborto ocurre sin una causa concreta, por lo que no hay mucho que se pueda hacer para evitarlo.

Aún así, puedes tomar ciertos recaudos a fin de cuidar correctamente tu salud y la de tu pequeño. En este sentido, intenta evitar las siguientes situaciones de riesgo:

  • Enfermedades inmunológicas o infecciosas: es muy importantes controlarlas con un médico desde antes de quedar embarazada.
  • Ingesta de medicamentos: no te automediques y ante la duda, busca el aval de un profesional antes de ingerir cualquier fármaco.
  • Consumo de tabaco, drogas, alcohol: es recomendable evitarlo desde el inicio de la gestación o incluso, antes de buscar quedar embarazada.

 5. La calidad de la alimentación y los hábitos de vida

Las dudas acerca de la alimentación apropiada durante el embarazo son otras de las preocupaciones de todas las madres.

Qué se puede comer y qué no debe conocerse desde el principio. Y para esto, te sugerimos conversarlo con la matrona o con el ginecólogo en la primera visita.

Aquí vamos a mencionarte algunos de los alimentos que se deben consumir ocasionalmente o bien, evitarse totalmente:

  • Disminuir el consumo de bebidas azucaradas, te, café o dulces.
  • No comer pescado crudo o mal cocido, por riesgo de coger anisakis.
  • Comer carnes rojas bien cocidas, evitar los embutidos y las frutas y verduras crudas y con piel. Esto minimiza el riesgo de coger toxoplasmosis.
  • Cocinar bien huevos antes de ingerir, para evitar los riesgos de una posible intoxicación, como la salmonelosis.
  • Disminuir el consumo de ciertos peces de mar, como el atún rojo, el pez espada y el tiburón, porque tienen un alto contenido de mercurio en sus carnes.
  • No tomar leche sin pasteurizar ni quesos elaborados con este tipo de leche, ya que hay riesgo de contraer la listeriosis.
  • Evitar también los patés o los untables derivados de la carne y los que no son pasteurizados.
  • No tomar alcohol.
Mujer embarazada llevando una alimentación saludable con un buen aporte de vitamina K.

Sobre las preocupaciones frecuentes de las embarazadas, podemos decir…

Estas son sólo algunas de las preocupaciones frecuentes de las embarazadas, sobre todo de los tres primeros meses de embarazo.

Tal como hemos dicho, son totalmente normales, pues reflejan el hecho de que nos enfrentamos a algo nuevo. Sobre todo, cuando somos primerizas. Pero afortunadamente, muchas de ellas suelen quedar resueltas al consultarlas con nuestro ginecólogo o matrona.

Tras la primera visita y la primera ecografía es importante que llevemos todas las dudas anotadas en un papel a cada consulta. El especialista será la persona indicada para aclararnos estas preocupaciones y dejarnos más tranquilas.

¡Ahora, a disfrutar del embarazo porque es una experiencia maravillosa!