Tengo cicatrices en el abdomen y me he quedado embarazada: recomendaciones y cuidados

Las cicatrices pueden terminar su proceso de manera defectuosa y ocasionar complicaciones con el tiempo. Te contamos cómo cuidar de ellas durante la gestación. ¡Apunta!
Tengo cicatrices en el abdomen y me he quedado embarazada: recomendaciones y cuidados
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 02 junio, 2022

Las cicatrices en el abdomen pueden ser molestas y repercutir en el aspecto estético, pero también, pueden acarrear complicaciones en la mujer embarazada. Por eso, en este artículo te detallamos algunas consideraciones que debes tener en cuenta para en el cuidado de las mismas, especialmente durante la gestación. ¿Te interesa?

¿Qué son las cicatrices?

Las cicatrices son el resultado inevitable y normal del proceso de reparación de los tejidos luego de una lesión. En general, estas pueden ser quemaduras, cortes, punciones o procesos inflamatorios, como el acné.

En la cicatrización el tejido original es reemplazado por uno de tipo fibroso, que es fuerte pero de aspecto diferente. Esto sucede porque las fibras de colágeno que lo componen son más gruesas que las de la piel sana y se disponen de manera aleatoria.

Además, el tejido cicatrizal se ve sometido a un proceso de remodelación a lo largo de líneas de tensión y durante el mismo puede desarrollar adherencias a los tejidos profundos. Por eso es tan importante ofrecer los cuidados apropiados de las heridas a fin de evitar cicatrizaciones anormales.

Tipos de cicatrización

Como hemos mencionado antes, las cicatrices son áreas de tejido más fibrosas que las originales y en ciertos casos pueden desarrollarse de forma errática. A continuación, te contamos tres tipos posibles de cicatrices:

  • Queloides: son crecimientos duros, suaves y benignos que se forman cuando el tejido cicatricial crece en exceso. Se elevan a más de 4mm de la piel creciendo más allá de los límites de la incisión o herida original. Incluso, pueden crecer y evolucionar con el tiempo.
  • Hipertróficas: son crecimientos elevados, rara vez de más de 4 mm por encima de la piel, de color rosa o rojo.
  • Atróficas: son cicatrices hundidas, también se las puede denominar como lesiones en picahielo. La cicatriz se forma debajo del tejido circundante y se genera un hoyuelo.
Las cicatrices en los niños son muy comunes debido a su afán por explorar.
Las cicatrices queloides se forman en personas con predisposición a desarrollarlas. Sin embargo, los buenos cuidados externos pueden mejorar su apariencia.

¿Qué cuidados deben ofrecérsele a las cicatrices del cuerpo?

Si bien el proceso de reparación de los tejidos es espontáneo y está genéticamente programado, con algunos cuidados específicos es posible mejorar los resultados.

1. Masajes de las nuevas cicatrices

Durante el proceso de proliferación de las cicatrices, el masaje cumple un rol beneficioso e importante. Por un lado, estimula la síntesis del colágeno y por el otro, evita la formación de adherencias a los planos profundos. A su vez, el estrés mecánico que esta técnica ofrece contribuye a reorganizar las fibras colágenas.

2. Control de las adherencias en la embarazada

Es importante tener en cuenta que, en caso de tener cicatrices previas al embarazo, es conveniente solicitar una revisión profesional a fin de descartar la presencia de adherencias. En caso de haberlas, el médico intentará despegarlas de manera total o parcial.

Las adherencias cicatriciales son similares a los cordones de tejido fibrótico que se desarrollan dentro de las cicatrices cuando estas no han recibido los cuidados apropiados. Si bien pueden formarse en cualquier parte del cuerpo, son más frecuentes en el abdomen y esta zona merece una especial atención en la futura mamá.

Por eso, siempre que exista antecedente de cirugía, como las cesáreas, es necesario prestarles a las cicatrices la atención necesaria y los cuidados pertinentes.



3. Nutrición del tejido fibrótico

Las mujeres embarazadas pueden presentar dolor y picazón en la zona de la cicatriz, o incluso, restringir ciertos movimientos por las molestias que estas le despiertan. Las cremas o los aceites son útiles para prevenir las complicaciones en el tejido cicatricial y restaurar el aspecto y la sensación natural de la piel.

La elección del producto cosmético apropiado va a depender de varios factores, como el tipo de cicatriz a tratar, la reacción de la piel o los componentes de la crema.

Las cicatrices en el abdomen de la embarazada

De acuerdo a una publicación de la American Academy of Dermatology Association muchas de las cicatrices pueden desaparecer con el tiempo, salvo los queloides o las deprimidas.

Sin embargo, la pauta más importante para una buena cicatrización es la prevención. Aquellas personas que tienen factores de riesgo para el desarrollo de cicatrices anormales deben evitar las cirugías electivas y tratar las afecciones inflamatorias de la piel, como el acné.

A medida que el embarazo avanza, las cicatrices previas pueden comenzar a molestar o picar. El prurito es la consecuencia de la distensión del tejido cutáneo y suele manifestarse alrededor de las cicatrices.



¡Humecta tu piel todos los días!

La aplicación regular de aceites o cremas antiestrías ayuda a estimular la producción de elastina y de colágeno de la piel. Además, le brindan otros beneficios a este tejido:

  • Nutrición e hidratación.
  • Aumento de la flexibilidad de la superficie cutánea.
  • Reparación de las fibras colágenas dañadas.

Lo más importante es mantener la constancia en la aplicación de los productos cosméticos. De hecho, se aconseja su uso al menos dos veces al día y priorizar algunos componentes como la rosa mosqueta, el ácido hialurónico y la centella asiática.

La cura de los puntos después del parto es muy importante para que cicatricen más rápido y no haya infecciones.
Luego de la cesárea, debes controlar tus heridas con tu médico. Así, podrá detectar adherencias y resolverlas de manera oportuna.

Las cicatrices luego del parto

Cuando existen cicatrices de cirugías previas, estas pueden ser utilizadas para realizar nuevas incisiones en las futuras cesáreas. En caso de que las adherencias hayan sido tratadas de manera correcta, no existirán molestias ni complicaciones posteriores que resolver.

Por lo tanto, se recomienda concurrir a la consulta con el profesional luego de las cirugías, para revisar las condiciones de las cicatrices y analizar la necesidad de realizar sesiones de fisioterapia.

Acerca de los cuidados de las cicatrices en la embarazada podemos decir…

Como has visto, las cicatrices no son peligrosas ni amenazan la vida de la embarazada, pero pueden provocar ciertas limitaciones y complicaciones en algún momento de la vida. Por eso, se recomienda realizar los controles necesarios para detectar adherencias y manejarlas de manera oportuna. Sobre todo, antes de una nueva gesta.

Te podría interesar...
Tratamientos dermatológicos en el embarazo: lo que debes saber
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Tratamientos dermatológicos en el embarazo: lo que debes saber

Los tratamientos dermatológicos en el embarazo tienen varias limitaciones. Aquí te contamos que fármacos estás prohibidos y cuáles no.



  • Scars: will my scar go away? [Internet] Disponible en: https://www.aad.org/public/diseases/a-z/scars-go-away
  • Carswell L, Borger J. Hypertrophic Scarring Keloids. [Updated 2022 Feb 5]. In: StatPearls [Internet]. Treasure Island (FL): StatPearls Publishing; 2022 Jan-. Available from: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK537058/
  • Ault P, Plaza A, Paratz J. Scar massage for hypertrophic burns scarring-A systematic review. Burns. 2018 Feb;44(1):24-38. doi: 10.1016/j.burns.2017.05.006. Epub 2017 Jun 29. PMID: 28669442.