Beneficios del Tangram

18 junio, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga Marta Crespo Garcia
Hablamos en este artículo sobre el Tangram, un juego educativo que desarrolla la creatividad y la imaginación en niños y adultos.

El Tangram es un juego milenario de origen chino. Se inventó a principios del siglo XIX. También es conocido como tabla de la sabiduría o tabla de los siete elementos. Su uso aporta numerosos beneficios, entre ellos, el aprendizaje de las matemáticas, el desarrollo de capacidades intelectuales, así como el desarrollo de la imaginación y la creatividad.

El Tangram

El Tangram es un excelente juego educativo que desarrolla la creatividad y la imaginación en niños y adultos. Está formado por siete piezas geométricas llamadas Tans: cinco triángulos de tres tamaños distintos, un cuadrado y un paralelogramo. Estas siete piezas forman un cuadrado.

Mediante la combinación de estas piezas, y un poco de imaginación, podemos realizar infinidad de figuras geométricas. Todo depende de nuestro ingenio e imaginación. La única regla del juego es que deben utilizarse todas las piezas.

Si nos queremos hacer una idea de las figuras que pueden formarse con el Tangram, existen guías y páginas de internet que ofrecen una gran variedad de plantillas. Aunque lo mejor es estimular nuestra imaginación. Con un poco de ingenio y paciencia, podremos crear animales, personas, objetos, letras…Niño haciendo figuras con el Tangram.

Beneficios del Tangram

El Tangram es un buen recurso educativo para la enseñanza de distintas disciplinas matemáticas. Igualmente, es un juego que estimula la imaginación y la creatividad, tanto en niños como en adultos. Su uso contribuye a desarrollar y mejorar aspectos como:

  • La atención y la concentración.
  • El desarrollo de las capacidades psicomotrices e intelectuales.
  • La memoria visual: el niño debe observar el modelo y, después, reproducirlo. De esta manera, se fomenta el desarrollo de la memorización.
  • La percepción visual: se interpreta y discrimina unos estímulos visuales de otros.
  • La orientación y estructuración espacial: el niño aprende y relaciona unos objetos con otros en relación a la posición en la que están (arriba, abajo, izquierda y derecha).
  • Permite entrenar la coordinación visomotora: coordinación ojo-mano.

Del mismo modo, el Tangram:

  • Contribuye a la formación de las ideas abstractas.
  • Fomenta la capacidad de descubrir cosas por uno mismo.
  • Permite llegar a conclusiones y generar nuestros propios conocimientos.
  • Desarrolla la capacidad de reflexionar y razonar para llegar a una solución.
  • Favorece la paciencia y el ingenio.

El Tangram como recurso matemático

Como hemos dicho anteriormente, el Tangram también puede utilizarse como recurso en la enseñanza distintas disciplinas matemáticas. Por ejemplo; la geometría, el álgebra o la combinatoria.

La  manipulación de sus piezas da lugar a componer y descomponer distintas figuras geométricas, a construir otras y a establecer relaciones entre ellas. Del mismo modo, a través del Tangram, se pueden aprender un sinfín de conceptos matemáticos que abarcan desde Infantil hasta la Educación Superior. Entre ellos:

  • Medir, describir y clasificar ángulos.
  • Reconocer figuras congruentes.
  • Definir el concepto de congruencia.
  • Calcular áreas de polígonos y figuras de distintos tipos.
  • Medir perímetros de polígonos y figuras.

«Jugar para un niño y una niña es la posibilidad de recortar un trocito de mundo y manipularlo para entenderlo».

-Francesco Tonucci-

Figura de un animal hecha con el Tangram.Algunas actividades para los más pequeños

Asimismo, el Tangram se considera un gran estímulo para desarrollar la creatividad y la imaginación. Aparte de trabajar las matemáticas, con el Tangram podemos construir e inventar historias, puesto que da la posibilidad de crear infinidad de figuras, también da la posibilidad de crear grandes historias.

  • Inventar siluetas. El objetivo es la manipulación y la creación de figuras, de tal forma que el niño explore las distintas posibilidades del juego. Se puede comenzar con dos o tres piezas y después ir aumentándolas. Una vez hechas las figuras, dibujarán el contorno en un papel. También las pueden colorear.
  • Contar historias. Con ayuda de los adultos, los niños pueden crear figuras de animales, de personas, de objetos inventados, etc., para crear historias. De esta manera, se potenciará la creatividad y la imaginación del niño.

Las siluetas de las figuras pueden servir para después colorearlas y recortarlas. De esta forma, se trabajará también el desarrollo de la psicomotricidad. A su vez, servirán para recrear la historia

Así pues, si queréis hacer vuestro propio Tangram, aquí os dejo un enlace a un vídeo en el que lo explican de manera muy sencilla. ¡Suerte y a crear muchas figuras!