Logo image
Logo image

Mi bebé es de esos...¡Solo se duerme en mis brazos!

11 minutos
Muchos bebés solo encuentran cobijo en los brazos de sus madres. Se trata de una conexión especial y difícil de romper. Te informamos de esta experiencia.
Mi bebé es de esos...¡Solo se duerme en mis brazos!
Sara González Juárez

Revisado y aprobado por la psicóloga Sara González Juárez

Escrito por Equipo Editorial
Última actualización: 17 marzo, 2023

Muchos bebés son de esos, de los que asocian los brazos de mamá con la calma y con el momento de rendirse, de cerrar los ojos y de dormir. Segundos después, cuando intentamos llegar a la cuna se reactivan como si se hallaran en un lugar extraño y molesto: una vez más, buscan nuestro contacto. Si mi bebé se duerme en mis brazos, ¿es esto negativo?

Según la opinión de muchos pediatras, sí. Puede ser poco adecuado que un bebé asocie el descanso exclusivamente con los brazos de papá y de mamá. No obstante, existen muchos matices que conviene conocer para llegar a una conclusión clara y objetiva, en especial, porque en lo que se refiere al sueño de un niño, lo único que necesitamos es tiempo, paciencia y mucho cariño. Te proponemos descubrirlas con nosotros.

Mi bebé se duerme en brazos: ¿es un problema?

Antes de empezar, tiene de saber que el sueño en todas las personas va poco a poco evolucionando. De hecho, todos tenemos episodios de sueño cuando todavía estamos en la barriga de mamá. Por eso, empezaremos a aclarar algo importante: no, no es un problema que tu bebé se duerma en tus brazos si tiene menos de seis meses. A partir de esta edad los rituales y las costumbres adquirieron ya una importancia clave y es el momento de asentar pequeñas conductas.

Some figure
No es un problema que tu bebé se duerma en tus brazos si tiene menos de seis meses.

Si no practicamos el colecho , sería adecuado que con seis meses tu bebé fuera capaz de dormirse en la cuna y de asociar este lugar como un espacio en el que despertar y conciliar el sueño cada día . A partir de esta edad, es aconsejable que no vayamos a cogerlo en brazos cuando llore en la cuna. Si bien queremos darle seguridad para volverlo a dejar en su lugar de descanso, esto podría acostumbrarlo a este hábito.

Veamos a continuación más datos importantes.

Una vez dormida, sigue sabiendo que esta en mis brazos

¿Cómo es posible que una vez se haya dormido, el bebé siga sintiendo que está en brazos y no se despierte? Lo cierto es que, para responder a esta pregunta, es necesario entender que su cerebro es capaz de detectar el movimiento y la altura. De esta forma, entiende que cuando alguien se mueve y está a una altura determinada, es porque esa persona le sigue cuidando.

Esa es la razón por la que todos los bebés se duermen o se relajan en el coche, en las sillas con ruedas o cuando están con una persona de pie.

El psicoanalista británico DW Winnicott, que en sus investigaciones se centró de una manera especial en los más pequeños, subraya, en efecto, que es importante que el niño experimente muy pronto la soledad. Desarrollando su capacidad para estar solo, siempre en condiciones que le proporcionen seguridad.

Emmanuelle Rigori y Marie Auffret-Pericone (2016)

Hasta los 6 meses solo necesita sentir seguridad

Hemos de ser conscientes de que el cerebro de un niño no estará maduro hasta más o menos los 7 años. Ahora bien, veremos que el primer salto madurativo acontece ya a los tres años, instante en que muchas de las redes neurales están cubiertas con mielina y el patrón eléctrico les permite ir regulando sus ciclos del sueño.

Así pues, vamos a tener que entender que el que un niño se despierte varias veces por la noche es algo normal. No obstante, lo ideal es ir integrando rutinas y hábitos fijos lo antes posible.

  • Hasta los 6 meses un bebé lo único que necesita es sentirse seguro. El único modo en que lo puede lograr es sintiendo tu calor, sintiendo los brazos de papá o mamá.
  • Nuestro bebé se ha pasado 9 meses en nuestro vientre, protegido, aislado de ese mundo exterior que le parece tan amenazante. Dejarlo en una cuna, es interpretado por él como un abandono.
  • Es necesario saber también que cada niño va a tener necesidades específicas . Habrá bebés que cojan la cuna con normalidad y habrá otros más dependientes, con más necesidad de contacto físico.

Así pues, no te preocupes si tu bebé se duerme solo en los brazos. Ello no quiere decir que el día de mañana vaya a tener más problemas de autonomía . No tiene nada que ver. Hasta los 6 meses basta con que esperes a que se quede bien dormido, para después, dejarlo en la cuna.

Estrategias para que nuestro bebé se duerma en la cuna

Tal y como hemos señalado con anterioridad, lo más importante es asentar hábitos en el niño lo antes posible. Para ello, es conveniente tener en cuenta los siguientes consejos:

1. Enseñarle a dormir en la cuna no significa renunciar al afecto

Si necesitaba no practicar el colecho, nuestro niño debe acostumbrarse a dormir en la cuna. Bueno para nosotros como padres y será adecuado para que él o ella vaya tomando hábitos y rutinas . No dudes en establecer las conductas de siempre:

  • Un buen baño antes de dormir. Aunque se requieren más estudios sobre el tema, un metaanálisis señala que un baño tibio antes de acostarse puede mejorar el sueño y disminuir el tiempo de inicio del sueño.
  • Dale de comer sin forzarlo demasiado, no hace falta que batallemos con él a estas horas si vemos que no le apetece .
  • Déjalo en la cuna mientras lo acaricias con afecto durante el tiempo que sea necesario hasta que cierre los ojos. Hazle notar que estás ahí.
Some figure
Acarícialo con amor hasta que logre conciliar el sueño.

2. Delimitarle poco a poco el punto de dormir

Es importante bañarlo, acurrucarlo, cantarle, tocar música tranquila o leerle en voz alta. En cualquiera de estos casos, se proporcionará un punto final definido cuando sales de la habitación, simbolizando la hora de dormir.

Establecer estas rutinas previas a la hora de dormir es muy importante para una buena higiene del sueño. Además, como señala un artículo publicado en Sleep medicine reviews,  la rutina a la hora de acostarse es clave en la promoción no solo de un sueño saludable, sino también del desarrollo y bienestar general en la primera infancia.

Sin embargo, no se debe sobreestimular al bebé, ya que puede dificultar que se tranquilice para conciliar el sueño. Así que procura empezar estas actividades en una habitación tranquila y con poca luminosidad. En este sentido, también recomendamos los móviles de cuna; ya que son útiles para tranquilizar y relajar a los pequeños.

[/atomik-leer-también]

3. Respeta los tiempos de sueño con la edad

Como bien explica un artículo publicado por la Universidad Pública de Navarra, se deben respetar también las distintas etapas del pequeño porque cada una de ellas marcan el comportamiento y la actitud que tendrá el niño a la hora de irse a la cama.

Recién nacido

  • Durante los primeros días del pequeño, los padres deben conducirlo a la cuna de dormir, no dormirlo en brazos o balancearlo en la sillita.
  • Eso sí, hay que intentar que no se duerma mientras esté comiendo. Para ello, prueba acariciarle, hablarle, etc.
  • Procura levantar al niño al despertarse, y colocarlo en la cuna cuando esté somnoliento.
  • Las tomas nocturnas deben ser breves y lo más tranquilas, con una luz muy tenue (o sin ella) y sin hablarle.
  • Si el niño llora por la noche, ve a su habitación y acompáñalo hasta que se duerma sin encender la luz. 

2-5 meses

  • No despiertes al bebé para darle de comer. Espera hasta que él se siente listo.
  • Si mi bebé se duerme en brazos, cuando el niño tenga 3 meses, se debe contemplar la posibilidad de cambiarlo de habitación. 

5-12 meses

  • Lo más normal durante esta etapa es que el niño se despierte por las noches. Cuando esto empieza, prueba ofreciendo un objeto de transición, como un peluche para que le acompañe.
  • Dejar abierta la puerta de la habitación.

A partir de 12 meses

  • Si el niño ha padecido de alguna enfermedad reciente por la que ha necesitado mayor atención, es posible que tenga que ser reeducado una vez que esta desaparezca para volver a dormir solo.
  • Cuando el niño empiece a llorar, espera un par de minutos antes de entrar en la habitación.
  • No utilizar la cama para actividades que no sean dormir. 
  • No realizar siestas prolongadas.
  • Evitar la actividad física 1 o 2 horas antes de descansar.
  • Evitar costar al pequeño con hambre y tener precaución con los excesos de líquidos.
  • Si se presenta rabietas , la actitud de los padres debe ser firme, actuar con rapidez y seguridad para acostarlo y hablar con él.

2 años

  • Si el bebé se duerme en brazos, hay que mantener la calma y comprender que es capaz de dormir por sí solo.
  • Evitar la televisión y las historias de suspenso.
  • Los padres deben descansar. 

4. Dale una prenda que lleves tu olor para dormir

Una técnica muy adecuada para que el bebé coja la cuna sin traumas y concilie el sueño en ella, es dejando a su lado alguna prenda que lleve nuestro olor, nuestro perfume. De este modo le conferiremos seguridad. Basta con dejarlo en la cuna y acariciarlo para hacerle saber que estamos con él.

Deja esa prenda bajo su cabecita y ten paciencia hasta que le venza el sueño. El olfato es uno de los sentidos más desarrollados en los bebés menores de 6 meses, así pues, tenemos esta magnífica oportunidad que vale la pena aprovechar.

5. Haz de la cuna un lugar agradable

Mientras el bebé esté despierto, pon juguetes en su cuna para que se divierta un ratico. Ten cuidado con el tamaño de estos porque se los puede llevar a la boca. Asegúrese de que los juguetes sean aptos para su edad.

  • Ubica los juguetes a su alcance y anima a tu bebé a tocarlos y explorar sus texturas.
  • Los juguetes hacen de la cuna un lugar cómodo y divertido para el bebé.
  • No dejes los juguetes todo el tiempo en la cuna para que el niño no la asocie como un espacio de juego solamente. La función de los juguetes es darle un toque agradable a la cuna, pero esta no debe perder su verdadera finalidad: la de ser un sitio de descanso.

6. Ayuda a tu bebé a adaptarse a la cuna

Si a tu bebé le cuesta dormir todas sus siestas en la cuna, ayúdalo a adaptarse poco a poco a ella. Para ello, permítele dormir una siesta donde normalmente lo hace (en tu cama, por ejemplo) y las otras en la cuna. Con el tiempo y la adaptación del bebe, ve acostumbrándolo a dormir todas sus siestas en la cuna.

7. Acuesta al bebé en la cuna durante la noche

Una vez que el niño se adapte a realizar sus siestas en la cuna, comienza a colocarlo en ella durante la noche. Si le cuesta quedarse dormido, busca otras alternativas de apoyo que le den tranquilidad, como una prenda con tu olor, cántale una canción de cuna, acarícialo, etc.

8. Lleva al bebé a la cuna cuando esté somnoliento

Para facilitar que tu bebé asocie la cuna con el sueño, no esperes a que se duerma para acostarlo en la cuna, más bien, acuéstalo cuando esté somnoliento. Así, el bebé se quedará dormido mientras está en la cuna, lo cual le permitirá asociarla con el descanso.

9. Dale tiempo

Es posible que al acostarlo somnoliento el bebé se active otra vez, pero ten paciencia, dale tiempo para que se relaje nuevamente. Tu tranquilidad puede ser suficiente para que se quede dormido. Acarícialo y hazle sentir que está en un lugar seguro.

No fuerces conductas, la clave está en la paciencia y el afecto

Hay papás y mamás que llegan a desesperarse al ver que sus bebés solo se duermen en los brazos; que al llevaras a la cuna despiertan y ya no vuelven a conciliar el sueño. Esta ansiedad acaba proyectándose en el propio niño.

Some figure
Transmítele tranquilidad a tu bebé para que se sienta cómodo en tus brazos.

Lo creamos o no, el sueño no es una conducta que se pueda enseñar como quien inicia a la lectura a un niño. El sueño es una conducta instintiva , y durante los primeros meses un bebé solo se dormirá cuando se sienta seguro, cuando no sienta miedo.

Semana a semana estos miedos irán desapareciendo porque irá madurando, porque poco a poco su necesidad de apego no será tan íntima. Así pues, no hay que preocuparse. No pasa nada si haces las siestas con él o si una noche duerme contigo en la cama. Con el tiempo, irá reclamando su espacio y regulando su sueño.

Si mi bebe se duerme en brazos, no le debo dejar llorar

Con todo, está claro que tú también tienes que sentirte tranquila y en calma. Si tienes dudas, crees que tu bebé no duerme bien, te gustaría encontrar alternativas o ayuda, no tengas miedo de buscar personas especializadas que te puedan dar alguna solución o consejo.

En ningún caso la solución trata de dejar al bebé llorando; ya que esto significa siempre un reflejo de necesidad, y su necesidad es buscar a alguien que le acoja entre sus brazos.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.