Claves para luchar contra el miedo a la oscuridad

Casi todas las madres del mundo tuvieron que luchar contra el miedo a la oscuridad que sintieron sus hijos en algún momento de su infancia. Para los expertos, este temor forma parte del desarrollo infantil, razón por la cual no se convierte en motivo de preocupación en general; sin embargo, lidiar con este proceso implica largas noches de no dormir bien y niños dependientes de sus padres.


Es común que los padres acepten que sus pequeños se queden a dormir con ellos cuando están asustados en la noche; por lo general no se toman muchas medidas al respecto, aunque en ocasiones se torna en batallas interminables. Saber que es un comportamiento natural, nos permite ser más considerados con ellos, pero para lograr mejores resultados es preciso adecuar herramientas que nos ayuden a superarlo en familia.

Se tiene entendido que niños entre los tres y los cinco años son los más propensos a sentir miedo por la oscuridad; considerando lo pequeños que son, es de imaginar que se deben aplicar medidas correctas para evitar su sufrimiento. Es un error creer que debemos dejarlo pasar sin actuar para ayudarlo, porque un simple temor sin fundamento podría convertirse en una fobia más adelante.

Niña con miedo a la oscuridad

¿Cómo ayudarlo a superar el miedo a la oscuridad?

Lo principal que debemos tratar en estos casos es la confianza de los niños; en gran medida, el temor de los niños a la oscuridad se produce por desconocimiento sobre lo que no pueden ver. Pero, nosotros como padres podemos ayudarles a perder ese temor mostrándoles que pueden confiar en que están seguros en su habitación y hogar en general.

Otro aspecto a tomar en cuenta es la tolerancia ante la situación; es decir, conviene tomar en serio lo que está pasando porque su miedo a la oscuridad es verdadero. Por lo tanto, es nuestro deber apoyarlos, escuchar su problema y hablarles con sencillez sobre las condiciones reales del lugar donde se encuentran.

Algunas claves para lidiar con este problema infantil son sencillas de cubrir, siempre y cuando nos enfoquemos en resolverlo a plena luz del día; es decir, evitar que llegue la noche para tener que luchar con el mismo tema que tenemos pendiente. Existen muchas maneras de ayudarles a vencer el temor; recordemos que es una voluntad de ellos mismos, no se resuelve el problema obligándolos a quedarse en la oscuridad.

c133630a2e272d7697cc42fc77561ee4

Consejos para ayudar a tu hijo a vencer el miedo a la oscuridad

Queremos contribuir con estos consejos para que tu hijo comience a vencer el miedo a la oscuridad de una manera sana y divertida. En ocasiones son nuestras propias costumbres las que empeoran el problema, por eso somos nosotros mismos quienes estamos en posición de solucionarlo; estas claves podrían ayudarte.

  • Habla con ellos por medio de un lenguaje sencillo, explícales que la casa es segura y que puede sentirse confiado de dormir en la oscuridad. Cerciórate de escuchar su versión, que te diga a qué le teme en particular y démosle una explicación que lo reconforte
  • Si ya tenemos una idea de las cosas que le asustan, tratemos de evitar que durante el día y sobre todo cuando se acerca la noche, tenga contacto con aquello a lo que teme
  • Puede ser un error muy común el dejar la luz encendida como medida; sin embargo, nuestro propósito debe ser que pueda dormir en la oscuridad. De manera que, se recomienda el uso de lámparas o sistemas que permitan mantener una luz tenue durante toda la noche
  • Con frecuencia los niños crean monstruos imaginarios que se ocultan por la casa; tratemos de identificar cuál es el lugar que más temor le genera e indiquemos que no hay ningún problema allí. Démosle una explicación convincente de porqué el monstruo no puede ingresar la casa
  • Expertos han diseñado juegos que ayudan mucho en esta etapa; por medio de una actividad divertida, podemos retarlos a realizar movimientos en la oscuridad. Juegos que impliquen estar vendados para que desarrollen confianza al andar sin usar la vista, son siempre recomendados en estos casos.

 

Categorías: Niños Etiquetas:
Te puede gustar