12 alimentos para bebés que se pueden congelar

Los alimentos para bebés que se pueden congelar deben seleccionarse en función de sus propiedades nutricionales y sensoriales. En este artículo, presentamos los que más nutren y conservan la textura y sabor.
12 alimentos para bebés que se pueden congelar
María Patricia Piñero

Escrito y verificado por la nutricionista María Patricia Piñero.

Última actualización: 12 julio, 2023

Cuando se trata de la alimentación de nuestros bebés, siempre nos esforzamos por brindarles lo mejor. Buscamos opciones saludables, nutritivas y convenientes para nuestro ritmo de vida. Una excelente alternativa en este sentido es congelar los comestibles que preparamos para ellos. Pero, ¿sabes cuáles son los alimentos para bebés que se pueden congelar y que resultan más beneficiosos?

En este artículo, te presentaremos los 12 alimentos que se comportan de manera óptima durante el proceso de congelación.

Además, abordaremos preguntas fundamentales como: ¿cuánto tiempo podemos mantenerlos congelados?, ¿existen alimentos que presenten dificultades al congelarlos?, y en caso de haber problemas, ¿cómo podemos resolverlos? También te brindaremos instrucciones precisas para descongelarlos de forma correcta.

Alimentos nutritivos para congelar y alimentar a tu bebé

La comida congelada en casa tiene grandes ventajas para alimentar al bebé. Por un lado, nos ahorra mucho tiempo, ya que alivia la carga de lavar, pelar, retirar semillas, cortar, cocinar y triturar cada vez que preparamos las pequeñas porciones de comida para el bebé.

Por otro lado, la congelación es una forma segura de mantener la comida libre de bacterias que pueden enfermar y conserva mejor las propiedades nutritivas que otros métodos de conservación. Adicional, se puede controlar cada ingrediente en la receta haciéndolas más saludables y accesibles para nuestro presupuesto.

1. Brócoli

El brócoli crudo es un vegetal que se comporta bien al congelarse, y cocido, lo hace mucho mejor. Así, cocinar al vapor y luego triturarlo hasta lograr un puré es una excelente idea para mantenerlo congelado.

Un estudio publicado en la revista Food Science and Technology International explica que las características del brócoli congelado son similares al del vegetal fresco. También retiene antioxidantes, vitamina C y glucosinolatos beneficiosos para la salud.

2. Zanahoria

La zanahoria es uno de los mejores representantes de los betacarotenos (precursores de vitamina A) para el bebé. Además, al cocinarse al vapor, triturarse y luego congelarse, conserva sus propiedades nutritivas y de textura. Así se explica en un estudio publicado en la revista LWT-Food Science of Technology.

3. Espinacas

Las espinacas son fuentes de nutrientes como vitamina A, vitamina K, hierro y carotenoides antioxidantes. Se pueden convertir en purés y congelarlas. A pesar de ser hojas, se comportan bien en la congelación, y en vez de perder propiedades, las conserva o se concentran.

El American Institute for Cancer Research encontró que, congelar espinacas no causa pérdidas en el contenido de betacarotenos, retiene el folato y parte de la vitamina C. Eso sí, hay que cocinarlas al vapor, en microondas o salteadas antes de congelarlas. Nunca hervidas en agua.

4. Calabaza

La calabaza es de esos vegetales que no pueden faltar en la dieta del bebé. Su color la delata como una excelente fuente de carotenos antioxidantes y vitamina A.

La Universidad Estatal de Michigan considera que la congelación mantiene la calidad de este vegetal, tanto en su forma fresca como cocida. Recomienda ablandarla al vapor, en agua hirviendo, en olla a presión o al horno. Luego retirar la corteza y triturar. Se debe empacar en recipientes resistentes y congelar. ¡Recuerden que los carotenoides no se modifican con la congelación!

5. Guisantes

Los guisantes son legumbres tiernas que tienen buenas cantidades de vitamina K y fibra, lo cual mejora el estreñimiento en los niños. Se pasan por vapor durante unos minutos para luego aplastarlos y conservarlos en el congelador.

Un estudio comparativo publicado en la revista Journal of The Science of Food and Agriculture , advierte que las propiedades de los guisantes congelados dependen de su calidad. ¡Así que debes escoger los mejores!

6. Carnes

Las carnes de cualquier tipo, como las de res, pollo, pavo, pescado y otras, son la fuente principal de proteínas de alta calidad para el bebé. Contienen casi todos los aminoácidos esenciales para su crecimiento, así como minerales y vitaminas.

En un estudio divulgado en la revista Foods, reconocen que la congelación es la mejor manera de conservar la carne sin que se afecte su textura. Aun así, sí altera un poco el sabor.

La podemos congelar en forma de cubos previamente cocidos y luego agregarla a las cremas y purés de verduras. También se pueden conservar molidas o picadas muy finas.



7. Cubos de papillas de verduras

Las papillas de verduras son una opción saludable y sabrosa para introducir nuevos sabores en la dieta. Así que no podemos excluirlos de los alimentos para congelar para bebés.

Se pueden hacer con ingredientes frescos como zanahorias, puerro, apio y calabaza. Después de cocinarlos, lo pasas por el colador, lo dejas enfriar, envasas en cubos y los congelas. Son ideales para diluir purés o para añadir sabor a otros alimentos cocidos.

8. Fresas

Sabemos que las fresas tienen una vida media muy corta cuando están frescas. Así que es una lástima desaprovechar su potencial antioxidante por una mala conservación. Una buena alternativa es ponerlas a congelar, de preferencia de forma entera.

Aunque un trabajo publicado en la revista Italian Journal of Food Science, revela que también se pueden conservar como puré hasta un tiempo máximo de 12 meses. Dado que al descongelar estas últimas su textura puede ser más líquida que en forma de puré, se aconseja un tiempo menor de congelación.

Otra recomendación que nos da un estudio publicado por la Università Politecnica delle Marche es que, sin importar el tiempo de almacenamiento, hay que congelarlas a muy bajas temperaturas para no perder su valor nutricional.

9. Mangos

Los mangos también son ricos en fibra, carotenoides, vitamina C y vitamina A. Se puede congelar en pequeños trozos frescos o en forma de puré. Solo que no te olvides de pasarlo por un colador fino para retirarle parte de la fibra que puede causar problemas de masticación en el bebé.

10. Maíz tierno

El maíz tierno encanta a los bebés por su textura suave y el sabor dulce. Su versión congelada es una gran idea para tenerlo a mano y darle más variedad a la dieta. Es rico en fibra, carotenoides y azúcares como fuente de energía. Se puede cocinar y luego pasar por un procesador para convertirlo en puré.

Un estudio publicado en la revista International Journal of Molecular Science señala que, como método de conservación, la congelación favorece una mejor calidad sensorial y nutricional del maíz.



11. Cubos de yogur

Además de congelar yogur en porciones individuales, un buena idea es hacer paletas de yogur congelado para bebés. Puedes agregar un puré de frutas antes de congelarlo, eso le pondrá un toque extra de sabor mientras enriquece su valor nutricional en vitaminas y minerales.

12. Puré de legumbres

Las legumbres figuran como la principal fuente de proteína vegetal. Su valor en fibra, vitaminas del complejo B y minerales, son razones para anotarlas dentro de los alimentos para congelar para el bebé.

Además, cuentas con una gran variedad, como los garbanzos, las lentejas y los frijoles. Las puedes cocinar y triturar hasta obtener un puré suave. Luego, congelas en porciones individuales.

Como hemos visto, son varios los alimentos que podemos congelar para el bebé, pero ¿por qué no todos son aptos para congelar? Ya lo respondemos.

¿Por qué no todos los alimentos se pueden congelar?

No siempre conviene congelar cualquier alimento, ya que a muchos de ellos la congelación le afecta el sabor, el color y la textura hasta el punto que se hacen incomestibles.

Parte de la explicación se expone en un trabajo divulgado en Trends in Food Science & Technology. Resulta que, los cristales de hielo que se forman cuando se congela el agua interior del alimento son tan grandes, que rompen por completo la célula y pierden la textura. Por eso aconsejan cocinarlos, sobre todo cuando se trata de vegetales.

Hay otro grupo de vegetales como la berenjena, el plátano, el aguacate, las manzanas y las papas, que contienen unas enzimas llamadas fenolasas. Estas oxidan a los polifenoles del vegetal y lo oscurecen, causando rechazo del vegetal.

¿Cómo evitarlo?

La Universidad de Minessota recomienda blanquear los vegetales pasándolos por vapor durante 2 o 3 minutos. El calor desactiva las fenolasas.

Otra forma de inactivar la enzima es agregando ácido ascórbico (vitamina C), jugo de limón o sumergir la fruta pelada y sin semilla en agua avinagrada. La mezcla de agua azucarada y jugo de limón también resulta efectivo para desactivar la fenolasa.

¿Cuánto tiempo se pueden congelar?

El tiempo de congelación recomendado varía de acuerdo con el tipo de alimento y las condiciones de almacenamiento. Por ejemplo, la organización Food Safety de los Estados Unidos señala que las carnes pueden durar hasta 12 meses, pero las sopas con verduras solo de 2 a 3 meses.

En general, se sugiere mantener los alimentos en el congelador máximo por 3 meses para que no pierdan calidad y sabor. Etiqueta cada alimento congelado con la fecha de congelación y rota el inventario para usar los más antiguos primero.

¿Cuál es la forma correcta para descongelar?

La descongelación de los alimentos para bebés debe mantener la calidad y seguridad del alimento. Se aconseja descongelar en el refrigerador, de manera lenta.

Evita descongelar a temperatura ambiente, ya que puede propiciar el crecimiento de bacterias que causan enfermedades. Una vez que se descongelen, se deben consumir dentro de las primeras 24 horas y no volver a congelar, en caso de no usarse todo.

Los alimentos congelados son una buena opción para alimentar al bebé

Los alimentos congelados hechos en casa apoyan la seguridad alimentaria del bebé de una forma nutritiva y saludable. Con este artículo te damos la oportunidad de seleccionar aquellos donde la congelación no afecta ni la nutrición ni las características sensoriales para que el bebé los rechace.

Si tienes dudas con respecto a otros alimentos, coméntale al nutricionista para que te ayude sobre la mejor forma de congelarlos.

Te podría interesar...
¿Deben tomar los niños alimentos congelados?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
¿Deben tomar los niños alimentos congelados?

A los padres nos preocupa que los niños tomen alimentos congelados, precocinados y ultraprocesados. Hablamos de los pros y contras de estos.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



El contenido de Eres Mamá es solo para fines educativos e informativos. En ningún momento sustituye el diagnóstico, el consejo o el tratamiento de un profesional. Ante cualquier duda, es recomendable la consulta con un especialista de confianza.