6 tipos de cunas para bebés

Fernando Clementin 9 junio, 2018
Una de las compras más bonitas que deben hacer los padres es la cuna para su bebé. No obstante, puede llegar a generarnos más dudas de las que creemos. ¿Qué alternativas encontraremos?

El descanso es un aspecto fundamental a lo largo de toda la vida, debido a los procesos que se dan en nuestro organismo en ese momento. En los primeros años de vida, las horas de sueño son muchas más; por lo tanto, es fundamental saber elegir entre los distintos tipos de cunas para bebés.

Durante el embarazo, y quizás también en los primeros meses de vida del pequeño, deberás ir invirtiendo en materiales, ropa y muebles para su crianza. Lógicamente, todos tus esfuerzos recaerán en que no le falte nada a tu pequeño.

Dentro de todo esto, la cuna juega un papel fundamental. Será uno de los elementos que más use tu pequeño y qué más incidirá en su calidad de vida. ¿Cómo elegir la adecuada?

Tipos de cunas para bebés: ¿Cómo elegir?

Entre los diversos detalles que debemos tener en cuenta al elegir una cuna, están los siguientes:

  • Tamaño.
  • Comodidad.
  • Seguridad.
  • Adaptabilidad a los ambientes del hogar.
  • Vida útil (por el crecimiento del bebé).
  • Precio.
  • Material y calidad del mismo.

6 tipos de cunas para bebés

1. Cunas colecho

Estas cuentan con tres barandas: una en el respaldo, otra en los pies y la última a un lado. El costado descubierto, en tanto, debe situarse mirando hacia la cama de su mamá.

Se trata de una cuna ideal para los primeros meses de vida. Mientras que el bebé no pierde el contacto necesario con su madre, ella no sacrifica la comodidad para su descanso; esto, de hecho, es esencial para mantener su salud y aprovechar los momentos para dormir.

Las cunas colecho son de tamaño medio, dado que, justamente, están destinadas a bebés de pocos meses. Generalmente, cuentan con un sistema para sujetarlas a las camas de los padres y se puede regular su altura.

La cuna será uno de tus primeros gastos al hacer la compra si eres una madre primeriza.

2. Cuna funcional

Hoy por hoy, una de las alternativas más aclamadas en cuanto a tipos de cunas para bebés. Además de ser seguras, estas traen cajoneras incluidas tanto en su parte inferior —debajo del colchón— como en el respaldar o los pies.

Constituyen una gran manera de ahorrar espacio y, por lo tanto, dinero. Cuando tienes un bebé, notarás que todo espacio de almacenamiento con el que cuentes vale oro. Son ideales para guardar ropa, elementos como cambiadores y pañales y también juguetes. De hecho, algunas incluyen un cambiador encima de los cajones.

3. Cuna clásica

En este caso, nos referimos a la típica cuna de madera que tantas veces hemos visto. Su principal beneficio es que tienen una vida útil de muchísimos años; si vas a tener más hijos, la inversión seguro que valdrá la pena. Por otro lado, son seguras y también cómodas. Muchas de ellas, además, permiten quitar los barrotes para transformarlas en cama. Así, la progresión de tu hijo desde la cuna a la cama individual será más placentera para él.

Para quienes deseen llevar a su hijo a la habitación en la que se encuentran, existen muchos modelos con ruedas. Con ellos, podrás mover la cuna del bebé sin demasiado esfuerzo; lo más importante: ¡no se despertará!

“La cuna juega un papel fundamental: será uno de los elementos que más use tu pequeño y qué más incidirá en su calidad de vida”

4. Cunas plegables

Este tipo de cunas son ideales para los viajes. Se trata de una cuna plegable, hecha con caños reforzados que se ensamblan en cualquier momento y se desarman para guardarlos en un estuche muy práctico. Vienen de diferentes tamaños: desde las cunas moisés para los más pequeños, que puedes transportar fácilmente incluso estando armada; o la cuna tradicional desmontable, que puedes armar en apenas minutos.

5. Cunas convertibles

En la actualidad, puedes conseguir cunas con barandas y cabezales desmontables que se transforman en cama. Los diseños son muy variados, y todos verdaderamente bonitos.

Por un lado, están las camas cuna, que usan el mismo colchón para formar una cuna con un asiento luego del respaldo, o la cuna convertible, que puedes transformar en una cama normal o un sofá con tan solo mover o quitar sus piezas.

Adosar la cuna a la cama es una opción innovadora dentro de las formas de dormir en colecho.

6. Practicuna

Como su nombre lo indica, estas cunas se destacan por su funcionalidad. Están hechas con tela impermeable, lo que las hace fáciles de lavar y muy livianas para mover. Además, cuentan con redes y bordes redondeados, por lo que el pequeño no tendrá riesgo alguno de lastimarse. Suelen contar con cambiador desmontable y puedes usarlas como corralito para que tu bebé juegue en ellas.

Como verás, las opciones en cuanto a tipos de cunas para bebés son muchas; ni hablar de los diseños, que hoy por hoy son novedosos y llamativos. Solo resta evaluar cada opción con base en los puntos detallados al principio y listo, ¡ya tendrás el lugar de descanso de tu bebé resuelto!

Te puede gustar