20 preguntas para ayudar a los niños a conocerse mejor

Fernando Clementin 8 abril, 2018
Los padres actúan como guías de sus hijos en muchos momentos de su vida. Durante la niñez, plantearles preguntas que provoquen la reflexión es sumamente positivo para su maduración.

Como seres en crecimiento y formación, los niños aún enfrentan la tarea de conocerse a sí mismos. Esto implica identificar sus rasgos, defectos, virtudes y preferencias, entre muchas otras cosas. Para motivar su autoaceptación y capacidad de entendimiento, es necesario ayudar a los niños a conocerse mejor.

Si bien la creación de la identidad propia es un proceso que finaliza en la adolescencia, ya en la niñez es importante que los niños actúen de acuerdo a su modo de pensar. Así, podrán seguir sus creencias y pensamientos ante las diversas circunstancias que afronten desde esa temprana edad.

Para esto, es fundamental el rol de quienes lo rodean. Esto incluye a docentes y padres, por supuesto. Desde casa, se puede ayudar a un niño a entenderse mejor con simples preguntas ante diferentes situaciones de la vida diaria.

De este modo, el niño comprenderá los sentimientos que cada escenario le genera. Además, podrá identificar falencias e intentar corregirlas a futuro. Verdaderamente, se trata de un ejercicio muy constructivo y que puede ofrecer enormes beneficios desde la niñez.

Otros beneficios de ayudar a los niños a conocerse mejor

  • Autoaceptación.
  • Crecimiento de su autoestima.
  • Mejores relaciones con los demás.
  • Desarrollo del pensamiento independiente.
  • Decisiones más cerebrales y menos intuitivas.
  • Autocontrol: Capacidad de comprender y manejar las emociones.
  • Coherencia: Capacidad de actuar de acuerdo a los ideales personales.

15 preguntas para ayudar a los niños a conocerse mejor

Es importante dejar que ellos elaboren sus propias respuestas, debido a que la clave de la actividad es propiciar esa autoreflexión. En primer lugar, se puede comenzar con preguntar ‘genéricas’ para que el pequeño evalúe sus características personales:

1.- ¿Cuáles son tus fortalezas?

2.- ¿Cuáles son tus miedos? ¿Qué harías si no los tuvieras?

Debes tomarte tiempo para ayudar a los niños a conocerse mejor hablando con ellos.

3.- ¿Qué te gusta hacer para divertirte?

4.- ¿Qué haces cuando tienes un problema? ¿Hay alguien que te pueda ayudar a resolverlo?

5.- ¿Dónde te sientes más seguro?

6.- Si pudieras pedir un deseo, ¿cuál sería?

Ante una situación frustrante

Luego de fallar en un examen, por ejemplo, es posible preguntarle qué le pasó, cómo se sintió al conocer sus errores y qué le motiva este suceso en su vida. Así, aprenderá que el fracaso es una posibilidad más en la vida y, asimismo, desarrollará tolerancia a la frustración. También le servirá para hacerlo mejor la próxima vez.

7.- ¿Por qué te ha ido mal?

8.- ¿Te sentías nervioso o muy presionado?

9.- ¿Te sientes con ganas de trabajar duro para revertir los resultados?

10.- ¿De qué manera crees que podrías hacerlo?

“El pensamiento ‘yo soy este cuerpo de carne y huesos’ es el origen de todos los demás pensamientos. Por eso, si miro hacia adentro y me pregunto: ‘¿Dónde está ese yo?’, todos los pensamientos (también el pensamiento del “yo”) desaparecerán, y el autoconocimiento brillará espontáneamente”
—Ramana Maharshi—

Ante malas conductas

Conocerse a sí mismo le permitirá a un niño comprender y explicar conductas impulsivas en momentos de enojo. En esos momentos, podemos hacerle preguntas sobre el por qué de sus actitudes y respuestas; también es posible que elabore reacciones alternativas a la que finalmente acabó demostrando.

11.- ¿Por qué lo hiciste?

12.- ¿En qué te ayudó ese comportamiento?

13.- ¿Cómo te sientes ahora?

Para propiciar el autoconocimiento

La formación de lo que uno es como persona, de acuerdo a diversos estudios, depende de factores dependientes del contexto en el que vive. Por ejemplo: la familia, la cultura, el género, las amistades y las demás relaciones con sus pares.

Entonces, el autoconcepto de los niños será el resultado de su relación con el entorno, sus características innatas y sus experiencias de vida. Todas ellas irán moldeando los pensamientos y modos de comprender las cosas del infante.

Ayudar a los niños a conocerse mejor es bueno para que reconozcan sus virtudes y defectos.

Similares a las planteadas en el inicio, existen otras preguntas para ayudar a un niño a entenderse mejor y ver así sus puntos fuertes y débiles. Algunas de ellas son:

14.- ¿En qué te crees diferente al resto?

15.- Si tuvieras que decirte algo lindo, ¿qué te dirías?

16.- ¿Cuál es la característica que más te gusta de ti mismo?

17.- ¿Cuál es tu recuerdo más feliz?

18.- ¿Qué te gusta hacer cuando estás triste? ¿Llorar y gritar te consuelan?

19.- ¿Cuál es tu logro más importante? ¿Qué te gustaría conseguir en el futuro?

20.- ¿Qué te preocupa y qué te causa ilusión?

Puede que al principio tu pequeño se vea saturado ante tantas prerrogativas y no sepa bien qué contestar. Es importante darle tiempo para elaborar las respuestas en su mente.

Asimismo, también es fundamental que encuentres el momento adecuado para este diálogo. Así, el niño se sentirá en un ambiente calmo, relajado y en confianza para ofrecer los pensamientos más sinceros que se le vengan a la mente. Inténtalo: al ayudar a los niños a conocerse mejor estarás contribuyendo en gran medida a su formación integral como persona.

Te puede gustar