El test de la casa: una ventana al mundo emocional del niño

29 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Elena Sanz Martín
A los niños les encanta dibujar y las casas son uno de los elementos más recurrentes en sus creaciones. Pero ¿sabes toda la información que se puede obtener de estos dibujos?

Dibujar es una de las actividades preferidas por los niños, y quien haya pasado tiempo con ellos sabrá que la casa es uno de los elementos más recurrentes en sus dibujos. No obstante, algo tan aparentemente sencillo y trivial puede proporcionarnos importantes e interesantes datos sobre el mundo emocional del pequeño. Por ello, vamos a conocer en profundidad en qué consiste el test de la casa y qué datos puede revelarnos.

El test de la casa se incluye dentro de los denominados test proyectivos, más específicamente, dentro de los gráficos o expresivos. Esto significa que los dibujos realizados por el niño nos abren una ventana a su inconsciente, a sus vivencias más íntimas.

Lo característico de estos test es que la persona desconoce qué se está evaluando con ellos y cómo, por lo tanto, el nivel de resistencia o manipulación que presenta es mínimo. Especialmente, en el caso de los niños, para quienes dibujar es algo tan natural y cotidiano.

Niño haciendo el test de la casa.

¿Qué es el test de la casa?

El test de la casa consiste simplemente en pedirle al niño que dibuje una casa como a él mejor le parezca. Es importante no realizar ningún comentario que pudiese influir en su dibujo y permitir que realice la actividad de manera totalmente libre.

Cuando finalice, habremos de fijarnos en varios aspectos de su creación que nos informarán sobre las emociones del pequeño, su personalidad y sus relaciones sociales.

¿Cómo interpretar el Test de la Casa?

Para obtener datos relevantes a partir del dibujo, tenemos que fijarnos en la forma, el tamaño, los colores y los elementos que componen la casa. No obstante, es importante resaltar que los resultados deben corroborarse posteriormente por otro tipo de pruebas. Además, ha de interpretarse de forma global y no podemos tomar el significado de un elemento como algo determinante.

Tamaño

Las casas grandes suelen ser dibujadas por niños abiertos, extrovertidos y sociables. Niños alegres que sienten su hogar como un lugar acogedor y repleto de bienestar. Por el contrario, las casas pequeñas indican que el chico es tímido, reservado o introvertido y que puede sentir cierto nivel de ansiedad social.

Por otro lado, cuando la casa es significativamente alta, puede indicar una necesidad del niño por crecer rápidamente y emanciparse. Igualmente, si esta es demasiado baja, puede indicar que el pequeño siente angustia, opresión o preocupación.

Puertas y ventanas

Las puertas y ventanas representan la relación del niño con su entorno, su apertura al exterior. De este modo, si no se dibuja la puerta o esta es muy pequeña, es probable que el niño desee aislarse y alejarse del entorno y de las relaciones sociales. Algo que quedaría reforzado si la puerta está cerrada o presenta un candado o cerradura.

Por otro lado, si la puerta es grande y está abierta, será indicativo de que el niño es amigable y disfruta de las relaciones. Incluso, puede tener tendencia a depender excesivamente de los demás.

Por su parte, las ventanas grandes muestran a un niño abierto y con gran disposición por explorar y aprender. Mientras que las pequeñas pueden indicar cierto recelo, prudencia y desconfianza en las relaciones con los demás.

Niños dibujando y haciendo el test de la casa.

Techo y chimenea

El techo representa la creatividad y la fantasía. Así, los techos grandes, abuhardillados o que sobresalen de las paredes indican gran capacidad imaginativa. Por el contrario, una casa sin techo será señal de escasa creatividad. Además, si las tejas se dibujan de forma detallada, estaremos ante una personalidad más racional y lógica. Si el techo es plano, puede haber una sensación de opresión debido a una crianza excesivamente rígida.

Por su lado, la chimenea y el humo que de ella sale son un símbolo de las relaciones familiares. Así, si estos elementos están presentes, indicarán que el pequeño percibe el hogar como un lugar cálido y acogedor y que se goza de buena comunicación familiar. Su ausencia denotará un hogar frío o falto de comunicación.

La utilidad del test de la casa

Los anteriores son solo algunos de los numerosos aspectos en los que hemos de fijarnos para interpretar el test de la casa puesto que, para obtener datos fiables, es necesario interpretar todos los elementos en conjunto.

Además, si bien se trata de un test orientativo que puede proporcionar información interesante y valiosa, es importante corroborarla posteriormente con otros instrumentos más objetivos.