Suplementos nutricionales durante la lactancia - Eres Mamá

Suplementos nutricionales durante la lactancia

Los suplementos nutricionales acompañan el embarazo de muchas mujeres, en especial porque durante esta etapa se vuelve necesaria una óptima nutrición; sin embargo, durante el posparto son muchos los hábitos que modificamos. En tal sentido, surge la interrogante de cuándo terminar de tomar suplementos, por ejemplo, ¿es necesario continuar consumiendo estos productos durante la lactancia?

En ocasiones, las madres que han decidido amamantar a sus hijos se preguntan si su alimentación regular puede contener todos los nutrientes que necesita el nuevo bebé. Al respecto, se sabe que a veces la insuficiencia de vitaminas como la A y la C es común en la dieta de la lactante, lo cual tiende a disminuir considerablemente cada vez que el bebé es alimentado.

Es normal que tengamos dudas sobre qué comer durante la lactancia y si en ocasiones nos adelantaremos a tomar suplementos nutricionales. En este particular, es preciso admitir que durante este período surge una mayor demanda de nutrientes en el organismo de la mujer, esta vez con una intensidad un tanto mayor que en el transcurso de la gestación.

d547c1b062866930af8c42b6d8349c2e

¿Debemos tomar suplementos nutricionales durante la lactancia?

La dieta de la mujer que amamanta está muy definida, por lo general se indica que se eviten ciertos alimentos y que se fortalezca el consumo de otros. Como sabemos, las necesidades nutricionales de la mamá aumenta en el periodo de lactancia, por eso no se recomienda el inicio de dietas estrictas, en especial aquellas que involucran la reducción del consumo de calorías por debajo de las 1800 al día.

En casos de que la madre agote sus reservas de manera relevante, es posible que necesite realizar una modificación en sus hábitos alimenticios y en ocasiones es obligatoria la incorporación de suplementos especialmente diseñados para mujeres en etapa de lactancia. De acuerdo a los estudios de los nutricionistas, es conveniente que se evalúe la situación particular de cada mujer, en especial porque la composición de la leche materna solo incluye algunos nutrientes.

Según la explicación de los expertos, la producción de leche materna no afecta los niveles de proteínas, hierro, carbohidratos o calcio. Es decir, aun cuando la madre no ingiera suficientes alimentos que le aporten dichos nutrientes, la calidad de su leche no disminuye considerablemente; no obstante, si afecta la carencia de vitaminas hidrosolubles en la dieta.

Entre las vitaminas que pueden verse afectadas por una dieta insuficiente durante la lactancia se encuentran las vitaminas A, B, C y D, puesto que estas se disuelven fácilmente en el agua que sirve para producir la leche materna. De manera que, cuando existe carencia en la reposición de dichas vitaminas, las reservas se agotan cada vez que el bebé es alimentado, y por lo tanto la madre comienza a experimentar deficiencias nutricionales.

Qué suplementos tomar

No obstante, los nutricionistas afirman que pese a la disminución de los nutrientes esenciales para producir la leche materna, no siempre se indica la administración de suplementos nutricionales.

Esta acción se aplica especialmente en casos de desnutrición o situaciones donde la madre sea intolerante a los alimentos que le aporten los principales nutrientes; también se aconseja la incorporación de suplementos a base de vitamina B12 en mujeres que llevan cualquier tipo de dieta vegana, puesto que su principal fuente se halla en los alimentos de origen animal.

beneficiolactar-p

La alimentación de la gestante así como de la madre que amamanta es motivo de interés para los especialistas, puesto que constituye un elemento muy importante en el desarrollo del bebé y la salud de la madre. Por lo tanto, conviene que los doctores hagan recomendaciones específicas de cómo debería ser la dieta de la madre durante la lactancia, así como aquellas indicaciones sobre los nutrientes que no deben descuidarse en esta etapa.

No obstante, algunos especialistas recomiendan que se incorporen pequeñas dosis de suplementos a base de hierro y otros de yodo en escalas aproximadas de 200mcg diarios. Estos minerales son beneficiosos para el recién nacido y también contribuyen a la recuperación de la madre en la etapa de posparto.

Otras recomendaciones nutricionales se basan en la obligación de recuperar la energía que se pierde durante la lactancia, es decir un promedio de 70 kcal por cada 100 ml de leche. Si consideramos que durante el día, una mujer produce un aproximado de 750 ml de leche, para producir esta cantidad ella requiere al menos un consumo energético de 700 kcal.