Anemia después del parto

La anemia es una patología bastante común después del parto que puede causar una gran fatiga a la flamante madre. Profundizaremos sobre sus causas, sus signos, sus efectos secundarios y cómo tratarlos.

Convertirse en madre es una de las experiencias más desafiantes y gratificantes. No obstante, debes saber que, entre las posibles consecuencias que acompañan al nacimiento del bebé, la anemia después del parto es una de las más frecuentes en muchas mujeres.

La anemia posparto se refiere a la deficiencia crónica de hierro tras la llegada del pequeño. Este problema se debe al hecho de que, al final del embarazo, el cuerpo femenino gasta mucho hierro por el desarrollo y crecimiento del feto.

Por esa razón, es necesario que tengas en cuenta algunos signos de advertencia de esta patología para poder prevenirla, como pueden ser la fatiga, la debilidad o la irritabilidad.

Anemia después del parto

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer produce más sangre para apoyar el crecimiento del bebé. Si no cuenta con suficiente hierro, es posible que el cuerpo no pueda producir la cantidad de glóbulos rojos necesaria para generar la cantidad adicional de sangre.

En todo caso, aquellas mamás que sufren anemia durante la lactancia deben saber que no hay contraindicación para tomar suplementos dietarios o alimentos que contengan hierro durante esta etapa.

Hay varios factores que contribuyen a la anemia después del parto; en ocasiones, puede ser difícil determinar la causa específica de cada mujer. Sin embargo, la más obvia es la pérdida de sangre que se experimenta durante el nacimiento, que generalmente se corrige cuando pasan unos días.

Por otro lado, para otras mamás, la anemia posparto puede ser una dolencia crónica que puede tener otras causas. Además, se debe tomar en consideración que la anemia posparto es un trastorno que también puede afectar a aquellas mujeres que no han padecido esta afección durante el embarazo.

La anemia después del parto suele generar mucho cansancio en las mamás.

Causas de la anemia después del parto

En la mayoría de los casos, el motivo por el que las mujeres sufren anemia después del parto es una combinación de las siguientes condiciones:

Dieta pobre

La anemia después del parto puede ser difícil de manejar porque, aunque las mamás obtienen suficiente hierro en la su dieta, la hemorragia posparto puede durar semanas y es complicado agregar ese extra.

Disminución de la absorción de hierro

Algunas mujeres ya tienen dificultades para absorber hierro debido a ciertas afecciones intestinales, como la enfermedad celíaca, la enfermedad inflamatoria intestinal o la enfermedad de Crohn.

Estas complicaciones, combinadas con la dificultad para mantener una buena dieta justo después del nacimiento del bebé, pueden causar la anemia posparto.

“Una mujer que acaba de dar a luz es como un árbol hermoso que está floreciendo”
—Peter Jackson—

Signos de la anemia después del parto

Asegúrate de hablar con el médico si alguna vez te sientes abrumada o si alguno de los siguientes signos y síntomas de la anemia después del parto se vuelven inmanejables para ti. Estos son los que pueden significar una deficiencia de hierro:

  • Tristeza o depresión.
  • Mareos o aturdimiento.
  • Falta de aliento.
  • Latido cardíaco rápido.
  • Dolores de cabeza.
  • Irritabilidad o cambios de humor.
  • Pérdida de apetito sexual.
  • Palidez en la piel.

Efectos secundarios de la anemia en el posparto

La anemia posparto puede ocasionar los siguientes problemas secundarios de salud:

  • Aumenta el riesgo de depresión postnatal.
  • Te hace vulnerable a infecciones frecuentes del tracto urinario.
  • Puedes sufrir fatiga excesiva y agotamiento.
  • Síndrome insuficiente de leche durante la lactancia.
  • Puede afectar la calidad de la leche materna.

 

Una buena dieta durante el embarazo ayuda a prevenir la anemia después del parto.

Tratamiento para la anemia posparto

Estos son algunos pasos que puedes seguir para mantener a raya la anemia posparto:

  • Asegúrate de llevar una dieta rica en hierro. Además, agrega fuentes que contengan vitamina C, ya que estimula la absorción de hierro en el cuerpo.
  • También puedes evitar comer alimentos ricos en calcio, porque inhiben la absorción de hierro.
  • Consulta al médico y comienza a tomar suplementos de hierro.
  • El médico puede recomendar hierro intravenoso.
  • En un escenario extremo, el médico puede aconsejar una transfusión de sangre. La forma de tratamiento varía de paciente a paciente, según los niveles de hierro y el estado de salud.

Por último, recuerda que la anemia después del parto se puede tratar con una dieta sana y equilibrada, rica en hierro y en vitamina C. Ciertamente, debes saber que mantener los niveles de hierro adecuados en el embarazo ayuda a prevenir la anemia después del parto, sea este natural o mediante cesárea.

Categorías: Posparto Etiquetas:
Te puede gustar