Anemia después del parto

La anemia es una patología bastante común después del parto que puede causar una gran fatiga a la flamante madre. Profundizaremos sobre sus causas, sus signos, sus efectos secundarios y cómo tratarlos.
Anemia después del parto
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 19 marzo, 2022

Convertirse en madre es una de las experiencias más desafiantes y gratificantes. No obstante, debes saber que, entre las posibles consecuencias que acompañan al nacimiento del bebé, la anemia después del parto es una de las más frecuentes en muchas mujeres.

La anemia posparto se define como la presencia de valores de hemoglobina menores a 110 gramos por litro en la primera semana posterior al parto o menores a 120 gramos por litro en la octava semana según estudios. Generalmente se debe a la combinación de sangrado durante el parto junto con la deficiencia crónica de hierro tras la llegada del pequeño.

Este problema se debe al hecho de que, al final del embarazo, el cuerpo femenino gasta mucho hierro por el desarrollo y crecimiento del feto. Por esa razón, es necesario que tengas en cuenta algunos signos de advertencia de esta patología para poder prevenirla, como pueden ser la fatiga, la debilidad o la irritabilidad.

Anemia después del parto

Durante el embarazo, el cuerpo de la mujer produce más sangre para apoyar el crecimiento del bebé. Si no cuenta con suficiente hierro, es posible que el cuerpo no pueda producir la cantidad de glóbulos rojos necesaria para generar la cantidad adicional de sangre, generando anemia durante el embarazo.

La anemia en el embarazo es uno de los factores determinantes en la aparición de anemia postparto, ya que la deficiencia de hierro se tiende a prolongar. Por desgracia, este tipo de anemia es muy común y se estima que aparece hasta en el 50 % de las madres europeas y estadounidenses de acuerdo con algunas investigaciones.

En todo caso, aquellas mamás que sufren anemia durante la lactancia deben saber que no hay contraindicación para tomar suplementos dietarios o alimentos que contengan hierro durante esta etapa. Sin embargo, siempre es necesario consultar con un médico de confianza antes de ingerir cualquier medicamento.

Hay varios factores que contribuyen a la anemia después del parto; en ocasiones, puede ser difícil determinar la causa específica de cada mujer. Sin embargo, la más obvia es la pérdida de sangre que se experimenta durante el nacimiento, que generalmente se corrige cuando pasan unos días.

Por otro lado, para otras mamás, la anemia posparto puede ser una dolencia crónica que puede tener otras causas. Además, se debe tomar en consideración que la anemia posparto es un trastorno que también puede afectar a aquellas mujeres que no han padecido esta afección durante el embarazo.

La anemia después del parto suele generar mucho cansancio en las mamás.

Causas de la anemia después del parto

En la mayoría de los casos, el motivo por el que las mujeres sufren anemia después del parto es una combinación de las siguientes condiciones:

Dieta pobre

La anemia después del parto puede ser difícil de manejar porque, aunque las mamás obtienen suficiente hierro en la dieta, la hemorragia posparto puede durar semanas y es complicado agregar ese extra.

La carencia de hierro dietético es una de las causas más frecuentes de anemia, tal y como afirma un estudio publicado en la revista The Medical Clinics of North America.

Disminución de la absorción de hierro

Algunas mujeres ya tienen dificultades para absorber hierro debido a ciertas afecciones intestinales, como la enfermedad celíaca, la enfermedad inflamatoria intestinal o la enfermedad de Crohn.

Estas complicaciones, combinadas con la dificultad para mantener una buena dieta justo después del nacimiento del bebé, pueden causar la anemia posparto.

No obstante, es necesario tener en cuenta que la ingesta de vitamina C ha demostrado ser capaz de mejorar la absorción del hierro. En el caso de que esto no sea suficiente, será necesario recurrir a la administración intravenosa.

“Una mujer que acaba de dar a luz es como un árbol hermoso que está floreciendo”
—Peter Jackson—

Pérdida de sangre durante el nacimiento

Las mujeres tienden a perder una cantidad variable de sangre durante el parto o en una cesárea. En la mayoría de los casos, la pérdida sanguínea es muy limitada y no genera mayores complicaciones. Sin embargo, la hemorragia puede ser tan profusa que disminuya la hemoglobina sérica, generando la anemia después del parto.

Además, cuando la pérdida sanguínea se combina con los factores mencionados con anterioridad, la probabilidad de padecer anemia aumenta de forma exponencial. Por fortuna, la afección suele ser leve en la mayoría de los casos y no genera mayores complicaciones.

Signos de la anemia después del parto

Asegúrate de hablar con el médico si alguna vez te sientes abrumada o si alguno de los siguientes signos y síntomas de la anemia después del parto se vuelven inmanejables para ti. Estos son los que pueden significar una deficiencia de hierro:

  • Tristeza o depresión.
  • Mareos o aturdimiento.
  • Falta de aliento.
  • Latido cardíaco rápido.
  • Dolores de cabeza y en el pecho.
  • Irritabilidad o cambios de humor.
  • Pérdida de apetito sexual.
  • Palidez en la piel.
  • Fatiga o debilidad crónica.
  • Manos y pies fríos.

Efectos secundarios de la anemia en el posparto

La anemia posparto puede ocasionar los siguientes problemas secundarios de salud:

  • Aumenta el riesgo de depresión posnatal, según una publicación de Caspian Journal of Internal Medicine.
  • Te hace vulnerable a infecciones frecuentes del tracto urinario.
  • Puedes sufrir fatiga excesiva y agotamiento.
  • Síndrome insuficiente de leche durante la lactancia.
  • Puede afectar la calidad de la leche materna.

 

Una buena dieta durante el embarazo ayuda a prevenir la anemia después del parto.

Tratamiento para la anemia posparto

Estos son algunos pasos que puedes seguir para mantener a raya la anemia posparto:

  • Asegúrate de llevar una dieta rica en hierro. Además, agrega fuentes que contengan vitamina C, ya que estimula la absorción de hierro en el cuerpo.
  • También puedes evitar comer alimentos ricos en calcio, porque inhiben la absorción de hierro.
  • Consulta al médico y comienza a tomar suplementos de hierro.
  • El médico puede recomendar hierro intravenoso.
  • En un escenario extremo, el médico puede aconsejar una transfusión de sangre. La forma de tratamiento varía de paciente a paciente, según los niveles de hierro y el estado de salud.

Cuida la dieta para prevenir la anemia

Por último, recuerda que la anemia después del parto se puede tratar con una dieta sana y equilibrada, rica en hierro y en vitamina C. Ciertamente, debes saber que mantener los niveles de hierro adecuados en el embarazo ayuda a prevenir la anemia después del parto, sea este natural o mediante cesárea.

Te podría interesar...
Anemia en el embarazo
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Anemia en el embarazo

La anemia en el embarazo es una complicación frecuente en las mujeres durante la gestación. Te enseñamos cómo reconocerla, sus causas y su tratamie...



  • DeLoughery TG., Iron deficiency anemia. Med Clin North Am, 2017. 101 (2): 319-332.
  • He H., Qiao Y., Zhang Z., Wu Z., et al., Dual action of vitamin C in iron supplement therapeutics for iron deficiency anemia: prevention of liver damage induced by iron overload. Food Funct, 2018. 9 (10): 5390-5401.
  • Milman N. Postpartum anemia I: definition, prevalence, causes, and consequences. Ann Hematol. 2011 Nov;90(11):1247-53.
  • Butwick AJ, McDonnell N. Antepartum and postpartum anemia: a narrative review. Int J Obstet Anesth. 2021 Aug;47:102985.
  • Milman N. Postpartum anemia II: prevention and treatment. Ann Hematol. 2012 Feb;91(2):143-54.
  • Azami M, Badfar G, Khalighi Z, Qasemi P et al. The association between anemia and postpartum depression: A systematic review and meta-analysis. Caspian J Intern Med. 2019 Spring;10(2):115-124.