Las siestas de media mañana en los niños, ¿son realmente necesarias?

Mervis Romero 13 agosto, 2018
Las siestas de media mañana en los niños no solo les sirven para recuperar la energía, sino que también ayudan a que se fortalezca su memoria. Por eso, es necesario conocer cuánto tiempo deberían descansar y cuál es el mejor horario para dormir.

Una breve siesta en la tarde nos repone las energías. Sin embargo, las siestas de media mañana en los niños son esenciales, pues permiten el sano crecimiento de los pequeños. Ahora, quizá te preguntarás cuánto tiempo deben durar esos reposos o hasta qué edad deben tus hijos dormir en el día. Un breve repaso de esta información puede ayudarte.

¿Hasta qué edad son necesarias las siestas de media mañana?

Mientras más pequeños sean los niños, más horas de sueño precisan. Lo más recomendable es que, hasta los dos años de edad se realicen tres siestas al día. Estas pueden dividirse de la siguiente manera:

  • A media mañana: para los bebés de entre 4 y 9 meses, cada siesta debe durar al menos 3 horas.
  • Una siesta después del almuerzo: a medida que el niño vaya creciendo, puede ir disminuyendo las horas de sueño. No obstante, esta siempre será importante.
  • Otra después de haber jugado por la tarde: al igual que la primera, solo es necesaria para los bebés menores de 1 año de edad.

Cabe destacar que, hasta los 5 años, todavía es imprescindible mantener las dos siestas al día o, en su defecto, una de al menos una hora.

No debes pensar que si tu hijo duerme durante el día no logrará dormir de noche. Esta creencia es falsa, pues la siesta puede ayudarlo a relajarse y a dormir mejor al anochecer. Además, no se despertará con tanta frecuencia en las noches a causa de las pesadillas.

Por diversos motivos, los peluches son los juguetes preferidos de los niños.

Beneficios de las siestas de media mañana en los niños

Estas siestas no solo permiten que los niños se relajen, sino que también les ayuda a recuperar las energías perdidas durante el día. Como consecuencia, estarán de buen humor, no se sentirán cansados ni padecerán de hiperactividad.

Además, puedes aprovechar para tranquilizarte, pues este descanso prevendrá las posibles rabietas que pudieran presentar. Incluso te permitirá a ti descansar y realizar otras actividades que necesites.

Otro beneficio es que, al dormir a sus horas correspondientes, estarán más dispuestos a consumir los alimentos que les proveas. Así, crecerán sanos y fuertes.

Por otra parte, mientras duermen, se grabará en su memoria lo que han aprendido en el día. Esto resultará en niños con una gran inteligencia y una buena capacidad de memoria.

¿Cómo lograr que duerman su siesta?

Aunque a la mayoría de los niños les gusta la hora de la siesta, también hay algunos que, a pesar de que lo necesitan, no quieren irse a la cama. Esto puede ser debido a que prefieren seguir jugando y sienten que si se acuestan a dormir están perdiendo el tiempo.

Aún así, los síntomas que muestran cuando necesitan dormir evitará que te engañen. Por ejemplo, pueden estar muy irritables, bostezan constantemente, se restriegan sus ojos y manifiestan un interés intenso por el biberón.

“Hasta los 5 años, todavía es imprescindible mantener las dos siestas al día o, en su defecto, una de al menos una hora”

Este es el momento para acostarse, pues si esperas mucho tiempo, después les va a costar quedarse dormidos. Es importante mantener una buena disciplina y un horario fijo, para que su hora de dormir sea satisfactoria.

Un buen lugar para dormir

Para que no esté quedándose dormido en cualquier lugar, debes acostumbrarlo a tomar su siesta en su cama. De esta manera, siempre buscará a descansar en el mismo lugar.

En ese sentido, procura que el ambiente de la casa sea tranquilo y sin mucho ruido. De todos modos, está bien que se acostumbre a algunos sonidos, sobre todo si tiene otros hermanos.

Para que tu pequeño aprenda a diferenciar entre el sueño de la noche y las siestas de día, puedes dejar la habitación iluminada. No necesariamente con la lámpara encendida; solo basta dejar la ventana o la puerta entreabierta para que entre luz.

Tener un buen horario

Las siestas de media mañana en los niños deberían durar 45 minutos o una hora. Sin embargo, si solo dormirá una vez al día, lo recomendable es que sea en el lapso de la tarde y que se prolongue máximo 2 horas.

Además, tienes que establecer un programa diario y esforzarte por cumplirlo. Así, lograrás que su reloj biológico se acostumbre; entonces, tendrá sueño todos los días y en el mismo horario.

Otra cosa que puede ayudar a los pequeños a tomar su siesta es colocarle música relajante. No obstante, toma en cuenta que cada niño es diferente. Debes conocer a tu bebé y ver qué le funciona a él para evitar el insomnio.

Finalmente, recuerda que las siestas de media mañana en los niños pequeños son muy importantes y beneficiosas. Pero cuidado: el exceso de sueño será contraproducente. Por lo tanto, esfuérzate por mantener un buen horario para que tus hijos duerman.

Te puede gustar