Ser críticos con lo que nos dicen nuestros hijos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la psicóloga María Alejandra Castro Arbeláez el 28 abril, 2019
María Matilde · 28 abril, 2019
No podemos creer todo lo que nuestros hijos nos cuentan, debemos ser críticos con lo que ellos no dicen. En este artículo te orientamos sobre cómo hacerlo.

Es innegable que debemos escuchar a nuestros hijos siempre y prestarles toda nuestra atención cuando nos quieran contar algo. Ahora bien, no siempre todo lo que nos dicen es cierto, con lo cual, debemos, poco a poco, ir aprendiendo a ser críticos con lo que nos dicen nuestros hijos.

¿Qué nos dicen nuestros hijos?

Lo que los hijos les cuentan a sus padres y madres estará estrechamente vinculado con las características de la relación paternofilial que exista entre ellos. Hay hijos que pueden hablar sobre muchos temas con sus padres y madres, y otros que no tanto.

De todas maneras, es responsabilidad de los padres propiciar una buena relación padres e hijos y una fluida comunicación con ellos para que compartan cómo están, qué hacen, con quién andan, qué intereses tienen, qué necesitan, qué sienten…Ser críticos con lo que nos dicen nuestros hijos.

Y aunque la comunicación pueda ser buena y fluida, los padres deberán tener ciertos recaudos cuando escuchan lo que sus hijos les dicen. En ocasiones, los hijos pueden ocultar la verdad a sus padres o tergiversarla.

Esto dependerá de la edad de nuestros hijos, y puede deberse a muchas causas, como que ellos sientan que no están haciendo lo correcto o no lo hagan, que se estén juntando con personas que puedan estar influyendo de forma negativa en sus comportamientos y actitudes, y se propicien conductas de riesgo relacionadas con drogas, alcohol o conducción temeraria. O con otras causas, como el desempeño y rendimiento escolar.

Con lo cual, debemos ser siempre muy críticos con los que nos dicen nuestros hijos y no creernos todo. Si bien todo es relativo y depende de muchos factores, como su edad, su personalidad, su grupo de pares…, debemos escucharlos con atención, cariño y respeto, pero poner siempre en tela de juicio todo lo que nos cuentan.

Aprendiendo a ser críticos: ¿debemos creer todo lo que nos dicen nuestros hijos?

Os dejamos a continuación algunos consejos para que aprendamos a ser críticos con aquello que nuestros hijos nos dicen:

  • Pedir siempre más información de la que nos proporcionan, para poder comprobar o cotejar la verdad de aquello que nos dicen.
  • Hablar, preguntar y comunicarse con sus amigos y compañeros de colegio. Ellos también nos proporcionarán información para poder corroborar y creer que lo que nos dicen nuestros hijos es verdad.
  • Llegar a acuerdos y negociar con ellos para que nos proporcionen datos objetivos sobre, por ejemplo, sus notas escolares o la ubicación de dónde están y con quién están cuando salen.Ser críticos con lo que nos dicen nuestros hijos.
  • Por más embarazoso que pueda parecer un tema, debemos hablar de todo con ellos. Tanto si se trata de drogas, sexo, novios o novias, salidas, formas de divertirse, bromas, miedos, vergüenzas, modas. Mientras más confianza tengan en que puedan hablar de todo con los padres, más tranquilos se sentirán de poder contar la verdad.
  • Estar siempre en contacto con otros adultos, ya sean padres y madres de sus amigos, como con todo el personal del centro educativo al que acudan, o los sitios que frecuenten para hacer deporte, practicar algún hobby o tocar un instrumento.

En definitiva…

Para que podamos ser críticos con los que nos dicen nuestros hijos, es fundamental que nuestra comunicación con ellos sea constante, fluida, profunda, y que esta comunicación esté basada en una confianza mutua. 

  • Bernal, A., Rivas, S., Urpi, C. (2012). Educación familiar: infancia y adolescencia. Editorial Pirámide. Madrid.