3 remedios caseros para el dolor de oído en niños

Te vamos a enseñar una serie de remedios caseros que pueden contribuir a reducir el dolor de oído en los niños antes de tomar medidas farmacológicas.
3 remedios caseros para el dolor de oído en niños
Saúl Sánchez Arias

Escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias.

Última actualización: 09 diciembre, 2021

El dolor de oído puede llegar a ser muy molesto y frecuente en la infancia, ya sea por procesos inflamatorios o infecciosos. En ciertas ocasiones, es la causa de los llantos que no cesan y por eso, conviene plantearse una serie de remedios caseros para aliviarlo. De todos modos, cuando la intensidad del dolor es alta y no cede con las medidas naturales, es necesario consultar con el médico.

Antes de nada hay que saber que ciertas prácticas cotidianas pueden llegar a generar molestias en el oído, como rascarse el conducto auditivo, el uso de los bastoncillos (o hisopos) y también, la entrada de agua durante un baño en la piscina. Todos estos factores pueden irritar la piel del conducto o la membrana timpánica y lo mejor es ponerle solución al problema cuanto antes.

Remedios para aliviar el dolor de oído

Los siguientes remedios que te vamos a presentar pueden ayudar a paliar el dolor de oído. Ahora bien, si este no cesa o se repite a lo largo del tiempo, es conveniente visitar al especialista para que realice las pruebas pertinentes.

nina pequena se sostiene la cara dolor de oidos angustia llanto

1. Secar con un secador

La aplicación de calor sobre el conducto auditivo puede suponer un alivio. Es necesario que el aire no esté muy caliente y que se aplique a cierta distancia de las orejas, durante no más de 2 a 3 minutos. La aplicación nunca debe ser directa para evitar quemaduras y el objetivo es secar el oído externo.

Por medio del aire seco es posible evaporar el líquido que ha quedado acumulado en el interior del oído y de esta forma, reducir la sensación molesta o dolorosa.

2. Colocar aceite de lavanda en el conducto auditivo externo

Cabe la opción de aplicar de forma tópica unas gotas de aceite de lavanda o de extracto de flor de caléndula para aliviar el dolor de oído en los niños. Existen ciertas evidencias al respecto, tal y como comenta una revisión sistemática elaborada por la Colaboración Cochrane.

También se podría plantear como medida preventiva la suplementación de ciertas vitaminas. En concreto, el déficit de vitamina d puede incrementar el riesgo de padecer enfermedades de tipo respiratorio, como la otitis. Por lo tanto, la inclusión en la pauta nutricional de un complemento de este micronutriente podría resultar beneficioso. Ahora bien, en cualquier caso conviene consultarlo primero con el especialista y no medicar al niño sin el consentimiento médico.

3. Aplicar en el oído unas gotas de jengibre en agua

El jengibre es una de las especias con más propiedades beneficiosas que existen. Es capaz de favorecer la pérdida de peso y también, de colaborar en el control de ciertos mecanismos inflamatorios y oxidativos.

Así mismo, podría reducir el riesgo de desarrollar algunas infecciones, como las respiratorias, cuando se lo ingiere en infusiones. Así lo afirma un estudio publicado en Clinical Nutrition ESPEN.

Para combatir el dolor de oído basta con mezclar un poco de polvo de jengibre en agua, dejar reposar unos minutos. Luego, escurrir y aplicar un par de gotas sobre la zona dolorida. Cabe mencionar que este remedio casero no cuenta con evidencias a nivel científico que lo sustenten. 

Otras precauciones necesarias para aliviar el dolor de oído en niños

Es posible prevenir el dolor de oído si se adoptan una serie de medidas de precaución, como evitar la entrada de agua en el conducto auditivo cuando los niños se bañan en las piscinas o en el mar. Para ello, existen una serie de tapones que resultan muy eficaces y que se adaptan con facilidad a esta cavidad.

Asimismo, el hábito de limpiar las fosas nasales con agua de mar puede resultar beneficioso, pues evita que se acumulen suciedades y gérmenes. Esto se traduce en una menor tasa de infecciones y en un control más eficiente de los mecanismos inflamatorios del organismo.

Finalmente, está desaconsejado el uso de bastoncillos o hisopos para retirar la cera del oído externo por el riesgo de lesiones traumáticas en este órgano.

¿Cuándo acudir al médico?

medica mujer pediatra examina oidos de nina pequena otoscopio otoscopia dolor de oidos otitis

Si el dolor de oído se vuelve un problema frecuente y cada vez más intenso, puede llegar a ser necesario acudir al médico para obtener un diagnóstico preciso. En este caso, es pertinente descartar alguna patología infecciosa, como la otitis, la cual requiere otro tipo de tratamientos.

Existen remedios caseros para combatir el dolor de oído

Como puedes ver, existen algunos remedios caseros sencillos que pueden ayudar al niño a mejorar la sensación dolorosa del oído. Resultan bastante eficaces y son poco invasivos, por lo que vale la pena probarlos.

Ahora bien, tampoco son una solución para todos los dolores de oído, pues en algunos casos es necesario recurrir a otros tratamientos.

Por último, recuerda que para mantener un buen estado de salud es necesario mantener hábitos adecuados desde las primeras etapas de la vida. Comer bien, hacer ejercicio con regularidad, dormir al menos 7 horas cada noche y exponerse a la luz solar son acciones determinantes a futuro. Estas costumbres también reducen las probabilidades de sufrir dolencias o infecciones en en organismo.

Te podría interesar...
Cómo evitar la otitis en bebés
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Cómo evitar la otitis en bebés

La otitis es una infección que causa inflamación en diferentes secciones del oído. Suele afectar a un alto porcentaje de niños, por lo que tomar me...