¿Qué hacer si el bebé se atraganta comiendo?

Francisco María García · 13 junio, 2018
En muchas situaciones cuando damos de mamar a nuestros bebés, o cuando comienzan a comer solos, surge la preocupación de un posible atragantamiento. Casi siempre será el bebé solo el que se recupere, pero en otros casos comienzan las dudas y temores. El primer paso debe ser mantener la calma.

Una de las situaciones de mayor angustia que viven los padres es cuando el bebé se atraganta. Esto se puede dar más usualmente de lo que se cree, ya que el bebé aún está aprendiendo a deglutir. Por ello, es importante saber qué hacer si el bebé se atraganta comiendo.

Ante todo, es indispensable mantener la calma; la mayoría de las veces, los bebés son capaces de recuperarse de un atragantamiento por sí mismos.

Aunque la reacción de todo padre es soplar su cara, este método no es recomendado. Al hacerlo, el bebé cortará su respiración por un acto reflejo, lo que hará que le cueste aún más reponerse.

¿Por qué se atragantan los bebés?

En la etapa lactante, sobre todo desde el nacimiento hasta los seis meses, el atragantamiento es producto del dispensador de alimento. Por lo general, los bebés suelen succionar enérgicamente, lo que aumenta el flujo del líquido, bien sea que se alimente a través de biberón o mediante el seno materno.

Ante cualquiera de estos casos, es importante tratar de controlar la dosificación de la leche. En el biberón es más sencillo, porque se puede controlar a través de la tetina; en el caso de la leche materna, la madre puede sacarse un poco de leche previamente a alimentar a su bebé. De esta forma, disminuye el flujo de líquido.

Otra causa de atragantamiento en recién nacidos o niños pequeños tiene que ver con problemas estomacales o gastrointestinales. Cuando los bebés sufren de reflujos gastrointestinales, constantemente están regurgitando leche, lo que en muchos casos provoca atragantamiento.

Cuando los niños alcanzan los seis meses de edad, se inician en la ingesta de alimentos sólidos. En esta etapa, es importante evitar ofrecer pedazos muy grandes o duros que puedan causar atragantamiento. De igual forma, jamás se debe dejar solo a un niño mientras come.

Si el bebé se atraganta comiendo, se debe mantener la calma.

¿Qué hacer si el bebé se atraganta comiendo?

Si el bebé se atraganta comiendo, se debe mantener la calma y analizar qué es lo que ha producido el problema. Si se trata de un lactante, lo más probable es que el ahogo se deba una rápida succión de leche; en este caso, se debe incorporar un poco al bebé para que tosa y sea capaz de desahogarse por sí solo.

Cuando a pesar de la tos el atragantamiento continúa, hay que colocar al bebé boca abajo, ubicar su mentón en la base entre el dedo pulgar e índice y llevar su cabeza ligeramente hacia abajo; el resto de su cuerpo debe estar más elevado que su cabeza. Esta medida busca que, por simple gravedad, el líquido salga y el bebé se desahogue.

“La mayoría de las veces, los bebés son capaces de recuperarse de un atragantamiento por sí mismos”

El siguiente paso consistirá en dar unas palmadas entre los omoplatos del niño. Esta medida es aplicada también cuando se sospecha que la obstrucción es debido a un trozo de alimento. Si la crisis continúa, será preciso colocar boca arriba al bebé y presionar con los pulgares en el centro de pecho.

En todo momento es importante asegurarse de que el bebé mantiene su aliento y no ha perdido la consciencia. De igual manera, se debe monitorear el color de su boca; una línea morada alrededor de los labios indica que el bebé no puede respirar. En este caso, al igual que si las maniobras no funcionan, lo recomendable será acudir de inmediato a urgencias.

Es recomendable evitar recostar totalmente al bebé durante la lactancia.

¿Cuáles podrían ser las consecuencias de un atragantamiento?

Lo primero que ocurre una vez que las maniobras no cumplan su propósito, es que el bebé pierde la conciencia; esto se debe a la falta de aire. Ante esta situación, deberá aplicarse respiración boca a boca para tratar de recuperar su conciencia. Es importante conseguir que el bebé vuelva en sí, porque este estado puede llevar a la fatalidad.

Aunque el ahogo por ingesta de alimento es siempre una posibilidad en los bebés, es importante prevenir cualquier accidente. Cuando se trata de un lactante, lo ideal es que sea alimentado en una postura a medio sentar; en ningún momento debe estar completamente recostado.

Si el bebé está en etapa de iniciación de comida, se debe comenzar por alimentos suaves; que le sea fácil disolver o triturar con sus encías. Finalmente, también es importante ofrecerle agua, para que le ayude a tragar.