Qué hacer cuando uno de los dos no quiere tener más hijos

Gladys 18 marzo, 2016

Qué hacer cuando uno de los dos no quiere tener más hijos. En este post te explicamos distintos panoramas sobre esta situación.

Una de las diferencias más fuertes que puede enfrentar una pareja tiene que ver con el número de hijos  que quieren tener. Al tratarse de una decisión que deben tomar los dos, será difícil llegar a un acuerdo, ya que uno tendrá que ceder. Si atraviesas por una situación como esta, queremos ayudarte a superarla.

Posibles causas de los problemas por tener más hijos o no

Durante la etapa del noviazgo no es difícil imaginar la familia que formarás junto a tu pareja. Ambos fantasean con la vivienda que habitarán, dicen si tendrán o no mascotas y hablan del número de hijos que criarán.

¿Cuatro, dos, ninguno? Lo cierto es que una vez que están casados, las expectativas de cada uno pueden cambiar y quizá alguno de los dos ya no quiera tener más hijos.

Esto sucede básicamente porque ya no se trata solo de imaginar, sino de enfrentar la realidad, sus responsabilidades y  los gastos de la casa. Así que si antes soñabas tener cuatro hijos, es posible que ahora que conoces todo lo que se necesita para mantener una casa, pienses en que no tendrán capacidad de mantener una familia tan grande, y deban cambiar sus planes.

A pesar de la variable económica, que la mayoría de las veces determina la cantidad de hijos que tendrá una pareja, hay mujeres u hombres que se resisten a la idea de no tener todos los hijos que soñaban desde jóvenes. Puede que uno acepte la realidad, pero quizás el otro persista en su intento de tener una gran familia, aunque sepa que no cuenta con los recursos para su manutención.

La situación económica de las parejas tiene gran influencia sobre la cantidad de hijos que deciden tener, por lo que debes pensar qué hacer si tu pareja no quiere tener más hijos.

Cuando se le da la bienvenida al primer hijo, todavía no se perciben las diferencias entre los criterios de la paternidad, pero cuando uno de los dos comienza a proponer que ya es hora de encargar el segundo hijo, es posible que el otro no esté preparado y comiencen a surgir las dificultades en el matrimonio.

Cuando tú quieres, pero tu esposo no quiere tener más hijos

Qué hacer cuando uno de los dos no quiere tener más hijos 3

La psicóloga familiar Viviana Briceño advierte que en muchas ocasiones, después del primer hijo, la madre quiere que la familia siga creciendo; mientras que es probable que el padre se detenga a evaluar si la situación económica es apta para traer otro hijo al mundo y prefiera postergar la decisión.

“Los problemas surgen desde el momento en que la mujer quiere embarazarse, pero su esposo manifiesta su desacuerdo. La visión de uno quiere imponerse sobre el otro para demostrar quién tiene la razón. Ambos olvidan que concebir un hijo requiere de algo más que ganas: la condición indispensable es una familia estable y en armonía”, aclara la especialista en planificación familiar.

En estos casos, la mujer puede aventurarse a concebir otro hijo, desestimando la opinión de su pareja, creyendo que el nuevo bebé traerá la alegría que necesita la casa; pero el efecto del embarazo puede ser el contrario: incrementar las desavenencias e incluso producir una ruptura familiar.

Antes que dinero, un nuevo bebé necesita una familia estable y en armonía.

Es posible también que mamá no esté preparada para tener otro hijo, y se sienta presionada por su esposo para concebir otro. Las consecuencias de esto serían negativas y podrían desencadenar en un rechazo de la mujer hacia las tareas relacionadas con la maternidad.

Si eres mamá y atraviesas por una situación parecida a la descrita, lo más aconsejable es mantener una comunicación abierta y sincera y llegar juntos a la decisión más acertada para ambos. Una que no obligue a nadie a hacer algo que no desea, ni a renunciar a algo que ansía.

Cómo superar el desacuerdo en torno a los hijos

Qué hacer cuando uno de los dos no quiere tener más hijos 2

Las razones para concebir hijos y para no tenerlos son inmensas, de acuerdo a cada familia. La clave está en que tu esposo y tú hagan todo lo que esté en sus manos para que un asunto tan especial como ser padres no se convierta en un problema.

Escucha al otro e intenta entender su perspectiva. Hablen de las circunstancias que deberían rodear el nacimiento de un bebé.

Acuerden fechas para tener otro bebé. Si llegado el momento, no están dadas las condiciones, sean comprensivos y mientras tanto disfruten del hijo que ya tienen y de la relación de pareja.

Tengan presente que ser padres no puede ser una obligación, es una responsabilidad muy grande que debe ser asumida y deseada por los dos.

La decisión de traer niños al mundo es exclusiva de la familia, así que no podemos decirte qué hacer, pero sí nos atrevemos a aconsejarte que los hijos se planifican cuando la pareja está en su mejor momento. Así que cultiva tu relación y verás que será más fácil tomar decisiones en conjunto.

Te puede gustar