Terapia de pareja: razones para tomarla - Eres Mamá

Terapia de pareja: razones para tomarla

Matrimonio en terapia de pareja

Una terapia de pareja es un tipo de terapia en la que ambos compañeros sentimentales participan, poniendo atención en su interacción y en las dificultades específicas que ellos están viviendo. Esta les puede ayudar a mantener su relación cuando las cosas no van bien.

Podemos decir, que un terapeuta funciona como un tipo de árbitro, que intervendrá para asegurar que sea un “juego justo”. Si sientes que tu relación está teniendo problemas y no encuentras salida, lee aquí las razones por las que deben buscar este tipo de ayuda.

La comunicación se ha vuelto un problema

Mucho hemos hablado en Eres Mamá sobre la importancia de la comunicación para todas las parejas. En un matrimonio, esto se convierte en algo mucho más importante.

Cuando en pareja no se pueden comunicar de forma correcta es necesario buscar un “terreno neutral” en el que ambos puedan hablar abiertamente de lo que sienten, necesitan y piensan. Con la terapia de pareja aprenderán a crear el ambiente perfecto para  compartir ideas y escucharse.

Esto los preparará para que en el futuro sean capaces de resolver sus dudas y problemas sin ayuda externa.

Están pensando en un divorcio

divorcio

Si vienen teniendo problemas en diferentes áreas y han mencionado la palabra divorcio, ¡cálmense! Deben pensarlo dos veces antes de tomar esta decisión. No es tarde aún para buscar ayuda profesional. Salir impulsivamente de una relación no es la solución a menos que se estén viviendo circunstancias excepcionales.

Claro que habrá situaciones donde el divorcio es la alternativa, pero al menos deben darse la oportunidad de mejorar su relación.

Necesitan lidiar con trastornos mentales

Si alguno de los dos sufre de algún tipo de trastorno psicológico o algún tipo de depresión, deben ir juntos un profesional inmediatamente. Un médico o un especialista en salud mental pueden administrar tratamientos y consejos médicos, pues necesitarás de todo esto para aprender a lidiar con esta situación.

Es muy difícil lidiar con un compañero de vida que sufre de depresión por lo que permitir la entrada de un especialista será de gran ayuda. Facilitará el entendimiento y ayudarará a aclarar todas las dudas posibles.

Problemas de fidelidad

Si descubriste que tu pareja te traicionó o tú fuiste infiel, una terapia de pareja les puede ayudar.

Es una situación llena de tensión, ansiedad y puedes sentir la necesidad de tener una tercera parte imparcial y neutral para discutir con lujo de detalles el problema.

A través de la terapia podrán entender si la relación tiene futuro o si la infidelidad fue un síntoma más de que no queda nada.

Resolución de conflictos e infelicidad

conflictos

¿Sientes que es extremadamente imposible o difícil resolver conflictos o algunas cuestiones o dudas? En ese caso puede ser buena idea acudir a terapia de pareja. Ya sea que tengan desacuerdos en la forma en que viven o que uno critique constantemente al otro, los conflictos deben parar por el bien de la familia.

El especialista les facilitará las herramientas y estrategias útiles para solucionar conflictos. Hay varios factores, algunos suprimidos, por los cuales se empiezan a sentir así en relación al matrimonio. Un terapeuta te puede hacer aflorar tus emociones más profundas, encontrando entonces, un modo de ayudar a tu pareja desde la raíz del problema.

Incompatibilidad

Si has lidiado con varios problemas sexuales u otros que puedan llevarte a pensar que eres incompatible con tu pareja, antes de querer dejarlo todo, sería buena idea tomar terapia para ver qué se puede mejorar.

Cuando se casaron o decidieron unirse, las cosas no eran tan malas por lo que no todo está perdido. Podrían estar más unidos de lo que imaginan.

La terapia de pareja está hecha para mejorar su pareja

No es necesario considerar la terapia solo cuando tengan problemas severos. Hay muchas situaciones en las que tomar terapia de pareja es excelente idea para evitar situaciones más complejas, por ejemplo:

  • Aumento de las discusiones
  • Insatisfacción sexual
  • Dificultades para definir la educación de los hijos
  • Incapacidad de resolver conflictos
  • Dudas personales

En la terapia se trabaja para descubrir en donde las cosas están yendo mal y buscar soluciones. No creas que será una fórmula mágica que irá a arreglar todo, es un canal para entender mejor las dificultades y trabajar sobre ellas.