¿Hay ventajas legales de tener hijos estando ya casados?

Francisco María García · 27 junio, 2019
Debido al desconocimiento de la legislación aplicable, hay parejas que se casan cuando van a tener un hijo, pensando en posibles beneficios legales. ¿Cómo se regula esto en la práctica?

En España, al igual que en muchos otros países, cada vez más parejas deciden hacer su vida juntos y tener hijos sin casarse. Y es que, a pesar de ser una tradición social que se desarrolla en la civilización humana desde hace miles de años, el matrimonio hoy parece haber pasado de moda.

Hay parejas que se niegan a casarse por una cuestión de principios: no quieren sentirse atados a la otra persona por un asunto legal que nada tiene que ver con su compromiso personal. Actualmente, las leyes reconocen la unión de dos personas que conviven y tienen una relación afectiva estable, aunque no estén casadas. La figura legal es la de pareja de hecho.

Sin embargo, a pesar de que la ley protege este tipo de unión y la asimila en muchos aspectos al matrimonio, existen algunas diferencias importantes. Pero ¿qué pasa con los hijos? Muchas parejas que han convivido felices durante años deciden formalizar su unión ante la ley antes de tenerlos porque piensan que el matrimonio los protegerá de mejor manera.

A continuación, veremos algunos elementos y preguntas frecuentes para analizar si verdaderamente existen ventajas legales de tener hijos estando ya casados.

Matrimonio y pareja de hecho

De forma general, las leyes en España actualmente han ido equiparando estos dos tipos de unión. Sin embargo, las parejas de hecho, aunque tengan hijos en común, no tienen el vínculo legal que otorga ciertos derechos al cónyuge.¿Hay ventajas legales de tener hijos estando ya casados?

El matrimonio es una institución legal que se inscribe en el Registro Civil. La pareja de hecho debe inscribirse en los Registros de Uniones de Parejas de Hecho.

Para que las parejas de hecho puedan acceder a los derechos que otorga de forma automática el matrimonio, es necesario que cumplan ciertos requisitos. Entre otros, deberán haber convivido durante uno o dos años ininterrumpidamente, y tendrán que acreditarlo a través de una declaración con testigos. Estos requisitos dependerán de la regulación de cada Comunidad Autónoma.

Principales diferencias legales

Una de las principales diferencias entre matrimonio y unión de hecho se produce en caso de ruptura. Cuando dos personas están casadas, para que la separación tenga efectos legales, deberán tramitar el divorcio, lo que implica un proceso judicial y un gasto que puede ser importante. La pareja de hecho solo deberá firmar su disolución en el registro.

En cuanto al tema económico, el matrimonio genera, por defecto, un régimen económico que puede ser de separación de bienes o no. En el caso de la pareja de hecho, el régimen económico es voluntario.

En el matrimonio, en caso de ruptura, el juez será el encargado de determinar el reparto de bienes y la pensión compensatoria . En la pareja de hecho todo dependerá del pacto que hicieron al comienzo.

Existe una igualdad de derechos, en general, en los permisos laborales que la Seguridad Social reconoce como licencias retribuidas. Por ejemplo, en caso de maternidad o paternidad, o en caso de fallecimiento o enfermedad grave del cónyuge o pareja.

Por otra parte, la pensión de desempleo sí otorga más beneficios al cónyuge que se queda sin trabajo que a la pareja de hecho. De igual manera, solo estando casado se podrá pedir el subsidio por ayuda familiar.

Ventajas de tener hijos estando casados

Los hijos que tenga una pareja casada, en unión de hecho o incluso soltera, tendrán básicamente los mismos derechos. No existen diferencias legales significativas para ellos, ni ayudas económicas específicas.¿Hay ventajas legales de tener hijos estando ya casados?

La legislación prioriza la protección de los menores y aplica el principio de igualdad en estos casos. La única condición es la inscripción del nacimiento para que el padre reconozca su paternidad. En caso de adopción, la ley ha sido modificada y la pareja de hecho podrá adoptar con los mismos requisitos que la pareja casada.

Sin embargo, sí existen algunas diferencias para los padres. La primera es el procedimiento a través del cual deberán solicitar la custodia, el régimen de visitas y la pensión de alimentos en caso de ruptura. Esta diferencia es más de forma que de fondo, pues un juez decidirá en los dos casos lo que sea mejor para el menor.

La diferencia más significativa se da, sin duda, en caso de fallecimiento de uno de los padres. Si no estaban casados, a menos que se haya dispuesto lo contrario expresamente mediante testamento, el superviviente no heredará nada, solo lo harán los hijos.

La pensión de viudedad tampoco se podrá cobrar a menos que se cumpla con ciertos requisitos especiales. En definitiva, si un miembro de la pareja fallece, el superviviente quedará mucho más protegido en caso de estar casados.