La separación de los padres, todo un reto para los hijos

La separación de los padres afecta en gran medida a los niños. En el siguiente artículo, te damos algunos tips para que la ruptura cause la menor cantidad de problemas posible.

Sin duda alguna, la separación de los padres es todo un reto para los hijos, ya que nadie puede sustituir el amor de sus progenitores. Es muy importante para los pequeños de la casa que ambos estén involucrados en su educación y desarrollo, a pesar de una eventual ruptura.

Cuando esto ocurre, hay que tener presente que se trata de un tema que debe ser compartido con otras personas adultas. En ese sentido, no es lo correcto mostrar el resentimiento y la negatividad contra el otro delante de los niños; esto solamente los perjudica.

A pesar de que en algunos momentos pueda parecer que los niños y las niñas pueden manifestar más afecto por uno de los dos, no debes tomártelo como algo personal. Asimismo, procura comprender y respetar las necesidades de tu hijo en este momento tan delicado.

El niño debe entender la situación

Es importante que exista actitud y voluntad negociadora y de escucha. Debes considerar la capacidad del niño para comprender las situaciones familiares y para expresar su parecer y su sentir.

La separación de los padres puede ser vivida por tu hijo con mucha intensidad emocional; entonces, es necesario que como padres lo ayudéis a entender ciertos puntos:

1.- La decisión de separarse es un tema exclusivamente de adultos

Él no es el responsable de la situación y tampoco puede hacer nada para cambiarla. Los padres pueden sentirse tristes, rabiosos o decepcionados por la situación; igualmente, el pequeño también puede sentirse así y es importante poder escucharle.

2. El niño no ha perdido, en ningún caso, ni al padre ni a la madre

Hay que propiciar, tanto por un lado como por el otro, que el niño pueda mantener una relación positiva con ambos padres. Esta actitud positiva le ayudará mucho a adaptarse a la nueva etapa con más tranquilidad.

La separación de los padres debe hacerse pensando en el bienestar de los niños.

3. Una relación de pareja se basa en el amor, el respeto y un proyecto en común

Si estos componentes no permanecen, separarse es una oportunidad de poder iniciar una nueva etapa más enriquecedora para todos.

“Los padres deben comprender y respetar las necesidades de tu hijo en este momento tan delicado”

La separación de los padres, todo un reto para los hijos

Todo cambio conlleva una cierta tensión con la aparición de algunas reacciones. Es evidente que las respuestas a la ruptura serán diferentes según la edad de los hijos en el momento de producirse.

En ese sentido, queremos describirte cómo afecta la separación de los padres en las distintas etapas de la niñez y en la adolescencia:

Para niños de entre 0 y 6 años

En esta primera etapa, es frecuente que los niños sufran alteraciones del sueño, tendencia a la regresión, sentimiento de responsabilidad respecto de la ruptura o agresividad expresada hacia uno de los padres.

Será fundamental asegurar al pequeño que no será abandonado por el padre o la madre que pueda no tener la custodia y garantizarle que ambos continuarán ocupándose de él.

Debe tener claro que él no es el responsable de la ruptura. Es bueno que conozca los lugares en los cuales vivirán ambos padres y que sepa cuándo los podrá ver.

Para niños de entre 6 y 8 años

Es frecuente que se hagan preguntas más elaboradas y que muestren un estado de tristeza. Los problemas pueden manifestarse en el rendimiento escolar o mediante agresividad o conflictos con los padres.

Es clave tomar el tiempo necesario para poder responder y pedir ayuda especializada en aquellos casos que sea necesario. Te recomendamos mostrar, constantemente, signos de afecto e intentar comprender al niño para que exprese sus inquietudes y se reafirme la idea de que los padres seguirán estando a su lado.

Para niños de entre 8 y 12 años

En estas edades, puedes encontrarte, a menudo, con situaciones desagradables, en las cuales los pequeños escondan sus sentimientos y se puedan llegar a enfrentar al padre o la madre que ha tomado la decisión de separarse.

En estos casos, hay que animarlos para que expresen sus sentimientos y que no se sientan mal por hacerlo. Es necesario que mantengan el contacto con el padre o la madre menos presente o ayudarlos a que continúen con los hábitos y las actividades que tenían en su vida cotidiana.

La separación de los padres es un tema muy angustiante para los niños.

¿Cómo afecta a los adolescentes?

En la etapa de la adolescencia, los hijos tienden a refugiarse en el apoyo constante de los compañeros. Es frecuente ver como estos se acercan al progenitor que consideran más tolerante y que menos confronta las conductas asumidas por el adolescente.

En esta fase, es necesario discutir abiertamente la ruptura y la nueva organización familiar. Además, habrá que tener muy en cuenta la opinión en los temas que le afecten para ayudarle a determinar las propias necesidades.

En definitiva, la separación de los padres es todo un reto para los hijos. En estos casos, se recomienda que ambos continúen haciéndose cargo de los niños con los mínimos cambios. Para ellos, será fundamental seguir manteniendo una relación constante.

Categorías: Entiende mejor a tu hijo Etiquetas:
Te puede gustar