¿Por qué los niños se vuelven agresivos?

04 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López
Los niños no nacen siendo agresivos, sino que aprenden a serlo. Por ello, es importante que cuidemos el entorno en el que son educados y lo que ven. ¿Por qué los niños se vuelven agresivos?

A veces, los niños se vuelven agresivos, pero ¿por qué? Muchos padres se preguntan a qué se debe esa agresividad en sus hijos, pero quizás la respuesta esté más cerca de lo que piensan. La violencia en algunos niños se está volviendo cada vez más frecuente y es importante plantearse a qué se debe.

Los niños pueden tener conductas agresivas con sus padres, hermanos, compañeros de clase, etc. Antes de decir que un niño es agresivo y responsable de su comportamiento, es importante entender las razones por las que el pequeño puede tener esa agresividad.

De esta forma, podremos ayudarle a que detenga esos comportamientos. Si sabemos a qué se debe esa agresividad, será más fácil evitar que se convierta en un niño agresivo.

¿Por qué los niños se vuelven agresivos?

Ningún niño nace agresivo, sino que aprende a serlo. Lo bueno es que, igual que puede aprender a serlo, también puede desaprender estos comportamientos. Son distintas las razones por las que un chico puede volverse violento, y existen factores que hacen que unos niños se vuelvan más violentos que otros.¿Cuáles pueden ser?

Niño con el puño levantado dispuesto a pegar debido a que se ha vuelto agresivo.
  • Pobreza.
  • Ver violencia en la televisión.
  • Jugar a videojuegos violentos.
  • Tener en su entorno adultos violentos y agresivos.
  • Malos tratos en casa, aunque solo sea un mero observador.

Causas por las que los niños se vuelven agresivos

Comportamientos como dar golpes, burlarse o usar palabras para hacer daño a los demás son conductas que muestran la agresividad infantil. Cuando los niños persisten en ellas, pueden provocar sufrimiento en otros, además de su rechazo.

Muchos expertos coinciden en que la frustración facilita la violencia y puede ser el desencadenante de conductas agresivas en los pequeños. El que un niño se pueda comportar en un momento dado de forma agresiva es normal; el problema surge cuando no sabe cómo controlar esa agresividad.

Los niños necesitan oír de sus padres una riña o palabras como “cálmate” o “no hagas eso”. Necesitan el control de sus progenitores; al igual que estos le enseñan a hablar, caminar o comer, también necesitan que los enseñen a controlar su comportamiento violento. Algunas razones que favorecen la aparición de conductas agresivas pueden ser

El entorno en el que es educado

El entorno en el que un niño crece, es educado y se desarrolla es muy importante.Si el pequeño crece en un ambiente de violencia, ya sea en casa o en el barrio, será más propenso a tener conductas agresivas.

Si su grupo de amigos tiene conductas violentas, el niño acabará repitiéndolas para ser aceptado en el grupo. Hay que tener mucho cuidado y controlar estos aspectos para evitar dicha agresividad.

La televisión o los videojuegos

En los tiempos actuales en los que estamos inmersos en la tecnología, esta tiene una gran influencia en los niños, por eso es muy importante que los padres controlen lo que ven o a qué juegan sus hijos.

Los niños más pequeños no son capaces de diferenciar la realidad de la fantasía, por lo que si ven violencia en la televisión, pueden intentar imitarla. Por ejemplo, en una película en la que los “buenos” se vuelven malos para obtener lo que quieren, los niños, siguiendo esta premisa, pueden utilizar la violencia para conseguir lo que quieren.

¿Cómo evitar que los niños se vuelvan agresivos?

Muchas veces, no sabemos muy bien por qué un niño se ha vuelto agresivo, pero podemos fomentar algunas fortalezas que ayuden a evitar que los pequeños se vuelvan violentos, como:

  • Pasar tiempo con la familia y amigos que los quieren y valoran.
  • Establecer normas y disciplinas que los ayuden a saber qué pueden o no hacer.
  • Dar ejemplo como padres.
  • Enseñar a los niños a autorregularse.
  • Fomentar el sentimiento de pertenencia a un grupo.
  • Educación emocional, empatía y asertividad.
  • Tolerancia.
  • Vínculo de apego con sus padres.
  • La conciencia.
  • El respeto a él mismo y a los demás.
    Niña gritando porque no comprenden que le pregunten por qué los niños se vuelven agresivos.

¿Cómo controlar la conducta agresiva de los niños?

¿Cómo podemos los padres controlar las conductas agresivas que tienen nuestros hijos?

No devolver su agresividad con más agresividad

Las conductas agresivas, como cualquier otra conducta, pueden aprenderse por imitación u observación de los padres. Por esta razón, es muy importante que no respondamos a sus comportamientos violentos con más violencia.

Dar ejemplo, pues ellos se relacionarán con los demás igual que lo hacen con sus padres

Si los niños tienen una relación de calma con sus padres, se relacionarán igual con sus amigos o compañeros. En cambio, si la relación con sus padres está basada en la violencia, esta será su forma de actuar con los demás.

Mantener el equilibrio y el consenso entre los padres

Otra cosa importante a tener en cuenta es que los padres debemos estar de acuerdo en la forma de educar a nuestro hijo, para no darle mensajes contradictorios. Uno de los progenitores no puede permitirle todo y el otro nada. Esto, al final, lo acabará confundiendo y terminará rebelándose con comportamientos agresivos.

En definitiva, los niños se vuelven agresivos por distintas razones y son varios los factores que influyen en que esta agresividad se vea intensificada. Es importante que, si nuestros hijos tienen conductas agresivas, nos paremos a analizar qué puede estar ocurriendo para que estas se produzcan y, así, ponerles solución.

Los padres somos sus modelos y sus guías, y ellos nos necesitan para saber lo que está bien y lo que no lo está. Recuerda que un niño no nace agresivo, se hace agresivo.

  • Bernal, L. V. L. (2010). Agresividad en niños y niñas, una mirada desde la psicología dinámica. Revista Virtual Universidad Católica del Norte, 1(31), 274-293. https://revistavirtual.ucn.edu.co/index.php/RevistaUCN/article/view/45/99
  • Velázquez, H. A., Cabrera, F. P., Morales Chaine, S., Caso-López, A. C., & Torres, N. B. (2002). Factores de riesgo, factores protectores y generalización del comportamiento agresivo en una muestra de niños en edad escolar. Salud mental, 25(3), 27-40.
  • Zárate, L. O., & Luna, E. R. (1999). Comportamiento agresivo en niños preescolares. Enseñanza e Investigación en Psicología, 4(2), 327-339.