Paladar ojival o estrecho en niños: ¿hay que tratarlo?

El paladar ojival en niños es una alteración en la forma de esta estructura. Te contamos por qué se produce y cómo se trata.
Paladar ojival o estrecho en niños: ¿hay que tratarlo?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 30 Mayo, 2021.

Última actualización: 30 Mayo, 2021

El paladar ojival en niños es una problemática que puede aparecer durante el periodo de la infancia. Detectarlo y corregirlo de manera temprana evita complicaciones futuras en la boca adulta.

Tratar esta anomalía cuando los huesos maxilares se están desarrollando es más fácil, rápido y eficaz. De ahí la importancia de abordarlo en la niñez.

Aquí te contamos en qué consiste un paladar ojival en niños, sus causas y cómo se detecta. Además de cómo se puede solucionar este problema.

¿Qué es el paladar ojival en niños?

El paladar es la porción superior de la cavidad bucal y tiene forma abovedada. Se divide en dos porciones:

  • Paladar duro: es la parte anterior de esta estructura. Está formado por tejido óseo (los huesos maxilar superior y palatino) cubierto de mucosa.
  • Paladar blando: corresponde a la parte posterior. Está constituido por tejido muscular.
    Ortodoncia interceptiva para el paladar ojival o estrecho.

Durante el desarrollo de los huesos, si las estructuras óseas no se forman de manera correcta y el ancho del paladar queda demasiado estrecho, estamos ante un paladar ojival. Así, el techo de la boca será muy profundo y su curvatura muy pronunciada.

A su vez, esta deformación en la anatomía oral puede ocasionar problemas de oclusión como mordidas cruzadas, dientes apiñados o mal posicionados. Esto afecta la sonrisa de los pequeños y las funciones de la boca, por lo que debe tratarse lo antes posible.

Causas

El origen del paladar ojival en niños puede obedecer a causas genéticas o a factores externos que afectan el desarrollo óseo. Entre estos últimos, los siguientes hábitos disfuncionales son los causantes más frecuentes:

  • Respiración bucal: es común en pequeños con problemas respiratorios, como obstrucciones nasales crónicas, vegetaciones o tabique desviado. Esto hace que utilicen la boca para respirar en vez de hacerlo por la nariz.
  • Succión de dedo: la costumbre repetitiva e impulsiva de chuparse el dedo afecta el normal crecimiento del hueso, pues la presión del pulgar contra el paladar y los dientes deforma la zona.
  • Uso prolongado de chupete y biberón: la persistencia de este tipo de succión después de los 2 años de edad, como en el ejemplo anterior, afecta el normal crecimiento del maxilar.

¿Cómo se diagnostica el paladar ojival en niños?

Los padres pueden detectar problemas para respirar en sus niños y ser conscientes de los hábitos disfuncionales que se acaban de mencionar. Pero la detección y diagnóstico de esta anomalía la realiza el dentista en la consulta odontológica.

Por eso, es fundamental llevar a los pequeños desde edades tempranas a controles odontológicos frecuentes. Además, las consultas con el ortodoncista desde los 6 años ayudan a detectar cualquier problemática en la mordida del niño a tiempo.

Tratamiento del paladar ojival en niños

Tratar un paladar ojival en niños es lo ideal pues, como ya mencionamos, durante la infancia el hueso aún está creciendo y las terapéuticas son más sencillas, rápidas y efectivas.

Lo más conveniente es intervenir tan pronto como se detecte el problema. Con preferencia, los tratamientos se realizan desde los 6 o 7 años, aunque hasta los 12 suele haber tiempo para actuar de manera oportuna.

La terapéutica de elección es la ortodoncia interceptiva. Esta aprovecha la maleabilidad ósea de la infancia para guiar el crecimiento del hueso.

El aparato que se utiliza es un disyuntor palatino o expansor. El mismo se ancla en los molares superiores y en el centro posee un aditamento que permite realizar fuerza hacia los lados. Así se ensancha el maxilar superior de manera gradual. El tiempo de uso depende de cada caso clínico y la cantidad de expansión necesaria, pero en general se emplean de 7 a 12 meses.

Eliminar los hábitos o factores que causan la estrechez del paladar también es vital para que el tratamiento sea integral y se eviten las recidivas. Muchas veces es necesario el trabajo en equipo con otorrinolaringólogos y logopedas.

Ortodoncia para el paladar ojival en niños.

Cuando se ha logrado la expansión esperada, el paladar del niño continúa creciendo de manera normal. En algunos casos, la terapéutica necesita combinarse con un tratamiento de ortodoncia posterior. Como ya mencionamos, el paladar ojival en niños suele provocar otros problemas de oclusión, como apiñamientos, malposiciones dentarias y mordidas cruzadas, que también deben ser corregidos.

Las consultas con el ortodoncista son fundamentales

Ya te contamos lo importante que es llevar a tu pequeño al odontólogo desde edades tempranas. Detectar un paladar ojival en niños de manera precoz permite intervenir de inmediato y evitar complicaciones y tratamientos más difíciles.

Si un paladar estrecho se deja sin tratar en la niñez, cuando el hueso ya termina de formarse, las intervenciones son mucho más dificultosas, largas, incómodas y costosas. La ortodoncia interceptiva solo se puede utilizar durante la infancia, por lo que en los adultos las terapéuticas combinan la cirugía del maxilar y la ortodoncia.

Como verás, las soluciones en adultos son mucho más agresivas y dolorosas, por lo que visitar al ortodoncista de manera regular, desde los 6 años, es lo más aconsejable.

Un diagnóstico a tiempo y el tratamiento oportuno no solo evitarán problemas futuros, sino que también ayudarán a que tu pequeño tenga una sonrisa saludable y una boca funcional durante su infancia.

Te podría interesar...
10 señales de que tu hijo necesita ortodoncia
Eres MamáLeerlo en Eres Mamá
10 señales de que tu hijo necesita ortodoncia

Existen señales de que tu hijo necesita ortodoncia a las que deberás estar atento para intervenir cuanto antes. Entérate aquí de cuáles son.