Que no nos separen: piel con piel durante los primeros meses de vida

Valeria 14 agosto, 2016

El método canguro o el contacto piel con piel es una técnica practicada habitualmente con los recién nacidos con el fin de que esa primera impronta física llena de calidez, favorezca el inicio de la lactancia y el vínculo entre la madre y el hijo. Sin embargo, numerosos estudios nos recomiendan seguir practicando este método de forma continuada.

Los expertos en neonatología lo llaman “kangaroo care”. Fue a principios de los años 70 cuando en Bogotá, un país con una tasa de mortalidad increíblemente elevada en esta época, se descubrió que algo tan sencillo como colocar al recién nacido sobre el pecho de su madre, elevó de forma notable la supervivencia de los más pequeños.

Con el método canguro se mejoraba el ritmo cardíaco, el patrón de respiración y la saturación de oxígeno. El método canguro (llamado así por cómo los marsupiales llevan en sus bolsas a las crías) funcionaba, así que no tardó en extenderse esta práctica a varios hospitales de Estados Unidos y, seguidamente, al resto del mundo.

Ahora bien, existe un aspecto a tener en cuenta. Siempre se habla de los beneficios piel con piel durante las primeras horas de vida, y de que es una técnica increíblemente adecuada para los bebés prematuros. Sin embargo, no debemos olvidar un aspecto interesante: si alargamos el “método canguro” durante los primeros meses de vida, favorecemos aún más el vínculo con nuestro hijo y su adecuada maduración

Seguidamente, te ofrecemos toda la información.

Piel con piel para dar la bienvenida al recién nacido

Dicen que no hay nada tan misterioso como nacer. Si nos detenemos un instante en poner la mirada atrás para intentar recordar nuestro propio nacimiento, nos damos cuenta de que todo queda entre nebulosas. No lo conseguimos. Sin embargo, son muchos los neurólogos y neonatólogos que nos indican que nacer puede ser algo muy traumático, que puede dejarnos huella.

piel con piel bebé

  • Dejamos un entorno tranquilo y seguro para ser arrancados a veces de forma abrupta. Al segundo, varias manos empiezan a manipularnos, a cortarnos el cordón umbilical y a lavarnos, mientras, nos preguntamos dónde está ella. Dónde está esa madre de la que hasta no hace mucho, formábamos parte.
  • La primera hora después del nacimiento es sagrada y pertenece a la madre y al hijo. Es un protocolo indispensable que deben implementar todos los hospitales por las siguientes razones:

Beneficios del “método canguro” tras el parto

  • Se propicia con más armonía y menos estrés la transición desde la vida fetal al exterior, a nuestro mundo. Es una bienvenida más cálida y llena de amor.
  • Uno de los mayores beneficios que se han encontrado del contacto piel con piel es la mejor tasa de saturación de oxígeno y la regulación de la temperatura corporal del bebé.
  • Tampoco podemos olvidar que se reducen los efectos negativos de la separación entre la madre y el hijo. Este hecho tan común genera un alto nivel de estrés en el cerebro de un niño, algo que podemos evitar de una forma tan sencilla, maravillosa y complaciente como colocando piel con piel a los principales protagonistas.
  • Los bebés, además, nacen con la habilidad instintiva para encontrar el pecho e iniciar así la lactancia. El contacto piel con piel promueve esta conducta tan natural, algo que debe ponerse en marcha nada más nacer.
  • Aunque el parto haya sido por cesárea, es necesario poner en práctica el método canguro. Ahora bien, todos sabemos que esto no siempre se pone en práctica en los centros hospitalarios, puesto que tras una cesárea es común que el bebé vaya al nido y la mamá vaya a reanimación. Es algo que se debe mejorar en la medida que las condiciones sean propicias.
piel con piel bebé

Piel con piel durante los siguientes meses y también con papá

El poder del calor de la piel, del olor, de esa cálida cercanía donde bombean dos corazones a la vez no tiene comparación con nada más. Los bebés no solo necesitan leche materna o un biberón para crecer en armonía y felicidad. El alimento no es todo.

  • Para madurar con normalidad se necesita cercanía, caricias y seguridad. Un entorno afectuoso es la herramienta más increíble para favorecer la conexión neuronal de un cerebro que está construyendo su realidad en base a lo que siente, a lo que percibe y a lo que el mundo le ofrece.
  • Así pues ¿por qué privar a un niño de nuestra piel si es lo que más le ayuda a regular el estrés y a obtener seguridad? La propia lactancia ya genera esa unión y ese vínculo excepcional, pero si una familia lo desea, podemos alargar ese contacto durante meses.
piel con piel bebé

Se sabe que el contacto piel con piel, ya sea de la mamá o del papá mejora las habilidades cognitivas de un niño y su madurez emocional. Así pues, vale la pena propiciarlo haciendo partícipe como decimos a nuestras parejas o incluso, por qué no, a los hermanitos mayores si es posible. Para ello, basta con seguir estas rutinas.

Cómo poner en práctica el método canguro

  • Nos desnudaremos el pecho, quitándonos la camisa o el sujetador.
  • El bebé llevará su pañal y si lo queremos un gorrito.
  • Colocamos al niño en posición vertical sobre nosotros, para después cubrirlo con una mantita.
  • Permite que el bebé descanse. Es su tiempo, es vuestro tiempo, disfruta del aquí ahora y de escuchar su respiración.
  • Resultaría adecuado hacerlo entre 4 y 5 horas por semana.

No dudes entonces en alargar la experiencia piel con piel tanto como lo desees y os sea posible.

Te puede gustar