No dar el pecho a mi bebé no me convierte en mala madre

mama dando el biberón

La lactancia materna siempre será recomendable. Sin embargo, el no querer dar el pecho o sencillamente, el no poder por las razones que sean, no nos convierte en malas madres. Nadie tiene pues derecho a señalarte, y quien lo haga lo llevará a cabo desde el más profundo desconocimiento y la falta total de respeto.

Vivimos en una sociedad muy compleja donde nadie parece estar a salvo. La mamá que, por ejemplo, elige alargar la lactancia más allá de los 6 meses o incluso amamantar en tándem a dos hijos de edades diferenciadas, a veces, es vista con malos ojos. Al igual que esa mujer que consciente de que su bebé no se alimenta como debe, se ve obligada a dejar el pecho para pasar al biberón. Cuando otros la ven y desconocen su historia personal, se atreven a etiquetarla de “mala madre” porque opta por la leche artificial.

Nada es más rápido y más cruel que el juicio ajeno. No podemos olvidar que las mujeres de hoy en día disponen de todo tipo de información y toman sus decisiones de forma madura y consciente. Así pues, si no se da el pecho es por una razón que solo le concierne a ella, a su familia y al pediatra que supervisa en todo momento la salud de los pequeños.

No hay que criminalizar a las madres. Cada persona es muy libre de tomar su propia decisión en lo que se refiere a la crianza de sus hijos. Con una adecuada supervisión todo bebé crecerá como debe, en felicidad, salud y en tranquilidad.

En “Eres mamá” te proponemos reflexionar sobre el tema y darnos tu opinión al respecto.

La opción de no dar el pecho

mama dando el biberón

La mejor opción, la más recomendable es sin duda la leche materna. Sin embargo, una parte de las mamás elegirán la leche artificial por muy diversas razones. El centro hospitalario, por su parte, tiene la obligación de respetar y asesorar a las madres en cualquiera de las opciones que hayan tomado.

Queda claro que cada madre tiene sus razones, pero por lo general, las podemos resumir en las siguientes dimensiones.

No es que no quiera, es que no puedo

Padecer una enfermedad determinada, seguir un tratamiento médico o padecer mastitis en un momento dado, puede hacer que nos veamos obligadas a dejar de amamantar.

  • Asimismo, también hay niños que tras pasar un tiempo hospitalizados o en las incubadoras no terminan de coger el pecho. Aunque lo más común en estos casos es que la leche materna no sea la adecuada y el bebé se quede con hambre. En estos casos, es nuestro pediatra quien nos recomienda pasar al biberón lo antes posible.

mama dando el biberón

En muchos de estos casos es común que la mamá sienta cierta tristeza al no poder disfrutar de esta etapa tan hermosa, de ahí que nunca debamos etiquetar a la ligera. En muchos casos el no poder dar el pecho puede vivirse como algo traumático.

He elegido pasar directamente a la leche artificial

En una encuesta realizada en el 2014 sobre Hábitos de Lactancia se pudo constatar que una buena parte de las mujeres que no deseaban iniciar la lactancia materna era por haber pasado por malas experiencias con un hijo anterior.

  • Para evitar que el nuevo bebé pase por lo que su hermano mayor, se opta por la leche materna en lugar del pecho para que no pase hambre en ningún momento. Temen pues que se vuelva a suceder lo mismo.
  • Otras mujeres prefieren antes la leche artificial que la materna, y en otros casos, debido a la rápida incorporación al mundo laboral se elige recurrir cuanto antes a los biberones que a la dependencia del pecho, de ese modo, el papá también asume una parte colaborativa importante.

No dar el pecho a mi bebé no me convierte en mala madre

No te preocupes, tu hijo crecerá en salud aunque no reciba la leche materna

Sabemos que desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) se insta a defender y a llevar a cabo la lactancia materna. Sin embargo, optar por la leche artificial no quiere decir que sea menos bueno, que nuestros hijos vayan a desarrollar más infecciones, enfermedades o que lleguen a padecer desnutrición y que tengan menos coeficiente intelectual. No es así.

  • Ser madre es mucho más que dar el pecho. Los niños van a estar bien alimentados en todo momento y no sufrirán carencia alguna. No hay que sentirse culpable en ningún momento por elegir la leche artificial.
  • Lo importante es contar con el apoyo del especialista en todo momento para poder tomar la mejor decisión en cada caso.
  • No obstante, algo que recomiendan muchos expertos es dar el calostro durante los primeros días a nuestro bebé. Este líquido es increíblemente rico en proteínas, vitaminas y anticuerpos de los que el recién nacido debería beneficiarse. Es algo recomendable pero no obligatorio.

Más tarde, podemos pasar al biberón con total naturalidad. A su vez, es importante que la madre se sienta respaldada tanto por su familia como por los propios especialistas.