Niños que duermen con sus padres: 11 claves para que prefieran su cama

¿Tus hijos solo quieren dormir contigo y no sabes cómo hacer para que prefieran su cama? ¡Tranquila! Te vamos a ayudar con esta tarea.
Niños que duermen con sus padres: 11 claves para que prefieran su cama
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López.

Última actualización: 12 febrero, 2022

Si te sientes desanimada porque tus hijos no quieren dormir solos en su cama, ¡relájate! Es normal que los pequeños se nieguen a estar solos de noche y esto ocurre por muchas razones. Pero no te preocupes, al final necesitarán su propio espacio para descansar. Igualmente, vamos a darte algunas claves para abordar el tema con ellos y lograr que prefieran su cama. ¡No te lo pierdas!

El sueño de los niños madura con el tiempo

Si tienes niños pequeños habrás podido comprobar que, a medida que pasa el tiempo, logran grandes avances con respecto al descanso nocturno. Pasan de despertar cada hora a dos para comer a dormir toda la noche de un tirón, sin que tengas que hacer absolutamente nada.

Del mismo modo, aunque ahora necesiten sentirte cerca para conciliar el sueño o mantenerlo, más adelante podrán (y querrán) hacerlo solos y cada cual dormirá en su cama.

En muchas ocasiones, el miedo a la oscuridad, a los monstruos o a otros personajes fantásticos hace que los niños se sientan desprotegidos y que demanden a sus padres. Esto es muy común hasta los 6 o 7 años, pues todavía mantienen un pensamiento mágico y tanto los terrores como las pesadillas son bastante frecuentes.

Por eso, no debes alarmarte de que tu pequeño todavía quiera dormir en la cama grande. No obstante, si esto produce algún tipo de inconveniente y deseas resolverlo, te acercamos algunas claves para ayudar a los niños a que prefieran su cama.

La importancia de la rutina antes de dormir.

Claves para que los niños prefieran su cama

Para muchos niños el momento de pasar a su habitación no representa un problema, pero a otros los afecta bastante. Por ese motivo, presta atención a los siguientes consejos y aplica el que mejor se adapte a tus circunstancias.

1. Crea el hábito de dormir en su cama desde edades tempranas

Para facilitar su proceso de adaptación es importante que, desde pequeños, los niños sepan cuál es su sitio para dormir.

2. Prepara bien al niño para que se vaya a dormir tranquilo

Podemos ayudar a los pequeños a dormir mejor y a que no tengan tantas interrupciones de su sueño. Para eso, es conveniente tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • No darles cenas copiosas ni ricas en azúcares.
  • Evitar que realicen actividades estimulantes en las horas cercanas al momento de dormir.
  • Moderar la ingesta de líquidos.
  • Mantener el entorno con una temperatura templada.
  • Asegurar que la cama sea cómoda.

3. Utilizar luces u objetos quitamiedos

Los niños pueden tenerle miedo a la oscuridad, pero hay luces o peluches luminoso que pueden ayudarles a manejar el temor cuando se encuentran solos en su habitación.

4. Promover la autonomía del niño durante el día

Es importante que durante la jornada dejes al niño realizar algunas actividades por sí mismo, como vestirse, ordenar su habitación o comer. De esta forma, aumentará su autonomía y su autoconfianza.

Así mismo, proporciónale momentos a solas, en los que no estés en la escena principal. Esto lo puede ayudar a no ser tan dependiente y a mejorar su actitud a la hora de dormir.

5. Establecer una rutina antes de ir a la cama

Las rutinas o los rituales antes de dormir pueden ayudar al niño a anticipar lo que vendrá. Por ejemplo, cenar, lavarse los dientes, ponerse el pijama, leer un cuento y recibir un abrazo de papá y de mamá.

6. Ayudarles a afrontar sus miedos antes de irse a dormir

Podemos utilizar diferentes estrategias para ayudar a nuestros hijos a enfrentar sus temores antes de dormir. A modo de ejemplo, te damos algunas ideas:

  • Utilizar un cuento en el que un niño vence sus miedos.
  • Pedirles que se paseen por la habitación a oscuras para que vean que no pasa nada y felicitarlos por el logro.
  • Invitarlos a dibujar o a escribir sus miedos y echarlos en una caja tapada, para que no salgan de ahí.

7. Evitar ceder la cama

Si el niño tiene pesadillas o se despierta por otros motivos y acude a la cama de los papás, lo mejor es evitar que permanezca ahí.

En el caso de acceder a su pedido, se le transmite que ante determinadas circunstancias puede dormir ahí. Y así, se corre el riesgo de que el niño utilice este argumento para intentar dormir con sus padres con mayor frecuencia.

8. Retirar poco a poco los apoyos a la hora de dormir

Si queremos que los niños prefieran su cama es importante que les retiremos poco a poco los apoyos para dormir.

Para esto, es recomendable que al principio nos tumbemos un poco a su lado en su cama, leamos juntos un cuento, pactemos un tiempo para despedirnos y lo cumplamos.

9. Confiar en que el niño es capaz de ir a dormir solo

Si los niños ven que sus padres confían en que podrán dormir solos, al final lo conseguirán. La actitud de los progenitores en esto es muy importante y es necesario tomar conciencia de que el infante crece y necesita su espacio.

10. Buscar y averiguar si en la vida del niño hay algunos factores que le producen estrés

También, hay que observar si existe algún factor en la vida del niño que le produzca estrés. Pues esta sensación acrecienta los temores y la intranquilidad y dificulta la posibilidad de conciliar el sueño cuando se queda solo.

11. Promover un vínculo positivo con los niños

Un niño con muchos miedos e inseguridades puede manifestar un apego inadecuado con sus padres. Por esta razón, es importante desarrollar un vínculo sólido y positivo con los hijos, para que se sientan tranquilos y que puedan irse a la cama en paz y con calma.

Sobre las claves para que los niños prefieran su cama podemos decir…

Como has visto, estas claves pueden ayudarte a la hora de que tus hijos prefieran su cama. Ante todo, necesitas constancia, paciencia y mucho amor.

Hay niños que enseguida están preparados para irse a su habitación, mientras que a otros les cuesta más. Con estas pautas el proceso de transición será algo más sencillo. Anímate a ponerlas en marcha y ya verás como, poco a poco, este cambio será todo un éxito.

Te podría interesar...
Mi hijo no quiere dormir solo, ¿qué hago?
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Mi hijo no quiere dormir solo, ¿qué hago?

¿La hora de ir a la cama es una pesadilla? Seguramente eres de las madres que se preguntan: mi hijo no quiere dormir solo, ¿qué puedo hacer?