Mi bebé tiene el sueño cambiado

¿Tu bebé se pasa las noches despierto? Acostúmbralo a tus horarios con ayuda de los siguientes hábitos para revertir su sueño cambiado.

El descanso de los bebés es toda una preocupación para los padres. Si bien al principio es normal que se despierten en las noches, con el tiempo deberían ir adquiriendo hábitos de sueño más regulares. En caso de que esto no ocurra y el pequeño tenga el sueño cambiado, es recomendable tomar medidas para solucionarlo en el corto plazo.

Durante las primeras semanas de vida, los recién nacidos pasan apenas 5 o 6 horas despiertos. Es habitual que se despierten en las noches, sobre todo para dormir. Conforme pasan los días, las horas de vigilia van en aumento. Para el primer año de vida, el bebé dormirá entre 14 y 15 horas diarias.

En el camino, sin embargo, los padres pierden muchas horas de descanso debido al sueño cambiado del pequeño. Si esto se extiende por un plazo prolongado o si reaparece en alguna etapa de la niñez temprana, es recomendable tomar cartas en el asunto para preservar el bienestar del pequeño y de su familia.

La importancia del sueño en los bebés

No es ningún descubrimiento que el buen descanso es un factor clave para la salud de toda persona. Por supuesto, esto aplica absolutamente para los bebés.

Hay tres razones fundamentales por las que el sueño durante los primeros años de vida se vuelve esencial. Primero, porque estimula el apetito; asimismo, es una manera de afianzar el conocimiento en sus mentes; por último, porque al dormir se producen las llamadas hormonas de crecimiento, encargadas de este proceso.

Por supuesto, es sumamente importante ofrecerle las circunstancias apropiadas para que el bebé descanse sin problemas. Esto incluye el afecto maternal, la creación de hábitos y otros detalles más que explicaremos a continuación.

Varios hábitos pueden colaborar a revertir el sueño cambiado del bebé.

¿Qué hacer cuando un bebé tiene el sueño cambiado?

Si un bebé duerme durante el día y se despierta durante las noches, de seguro los padres están frente a un problema. Esto puede traer consecuencias muy negativas para su salud, y tampoco es lo más aconsejable para el pequeño. En primer lugar, porque ese ritmo no le brinda ninguna ventaja; en segundo, porque los ruidos y la luz diurna pueden interrumpir su descanso con demasiada frecuencia.

Entonces, lo mejor es adelantarse al problema y crear hábitos de sueño tempranos. Estos son algunos consejos que pueden ser de ayuda en esta misión.

Ambientes iluminados durante el día

Incluso cuando el pequeño duerma, trata de que la habitación esté más iluminada que durante las noches. De esta manera, su organismo no se confundirá y reducirá la producción de melanina, la hormona del sueño.

En cambio, al llegar la noche, trata de disminuir la iluminación y de generar ambientes silenciosos que hagan sentir al bebé que ha llegado la hora de descansar.

Haz que coma por las tardes

Para evitar que se despierte para alimentarse muchas veces por las noches, dale de comer durante las tardes. Si está dormido, despiértalo con paciencia y calma y mantenlo despierto estimulándolo y jugando con él.

Por supuesto, no debes obligarlo a que coma. Pero dado que los recién nacidos suelen alimentarse cada 2 o 3 horas, es muy probable que haga una toma cuando le des la oportunidad. Esto, además, permitirá que tu pecho produzca más leche y hará que el bebé coma más tranquilo, dado que no tendrá desesperación; así disminuirá sus cólicos y gases.

“Hay tres razones fundamentales por las que el sueño durante los primeros años de vida se vuelve esencial: estimula el apetito, es una manera de afianzar el conocimiento en sus mentes y, por último, porque al dormir se producen las llamadas hormonas de crecimiento”

No dejarlo dormir durante el día

A medida que tu bebé crezca, pasará más horas despierto durante cada día y esto no se limitará a la alimentación. Este hecho tiene que ser una herramienta a tu favor: tú serás quien decida en qué momentos puede dormir y cuándo no.

Por lo tanto, procura que el pequeño duerma lo menos posible durante las tardes. Si toma siestas, que no se extiendan por más de dos o tres horas, según lo que haya descansado la noche anterior. Si duerme en exceso por las tardes, da por hecho que se te aproxima una noche difícil.

El sueño cambiado de los bebés afecta la vida de los padres.

Diferencia entre el día y la noche

Para que su organismo aprenda a dicernir entre un momento del día y el otro, puedes acostumbrarlo a ciertas actividades en cada uno de ellos. Por ejemplo, durante las tardes quédate en lugares bien ventilados e iluminados o sal a dar un paseo.

En cambio, para las noches, deja las actividades relajantes como los baños, las lecturas y las caricias en la cama. Vas a ver que, con paciencia y constancia, lo asimilará.

Tener un ritmo de vida adecuado que permita revertir el sueño cambiado será beneficioso para el bebé. Además de que su reloj circadiano se amoldará poco a poco, el hecho de tener padres menos somnolientos y de mejor humor repercutirá positivamente en cada aspecto de su vida.

Ya lo sabes: con ayuda de los hábitos, exposición a la luz solar y una alimentación no demasiado distanciada en el tiempo, podrás acostumbrar a tu bebé para que duerma por las noches. El sueño cambiado dejará de ser tu angustia si implementas los consejos y te enfocas en este cambio de horarios.

Categorías: Mi bebé no se duerme Etiquetas:
Te puede gustar