Tu hijo necesita tenerte cerca para conciliar el sueño

Mónica · 9 abril, 2017

Cuando nace un bebé el sueño se convierte en uno de los ejes de su desarrollo. Además, para la madre el sueño también es necesario. La clave para que ambos podáis dormir las horas necesarias es estar cerca uno del otro, y te explicamos el porqué.

Tu bebé necesita tenerte cerca para conciliar el sueño, y también para que este dure.

Tu bebé ha pasado mucho tiempo dentro de tu barriga, y no se ha separado ni un solo minuto  ahora necesita tocarte, olerte y escuchar el latido de tu corazón, para recordar precisamente eso, cuando estaba dentro de ti y era totalmente feliz.

sueño2

El sueño de tu bebé es necesario para su desarrollo

Al dormir con ellos quitamos razones para que se pongan a llorar, porque ya no nos tienen que llamar, con su llanto.

Cuando un bebé está cerca de su madre y su padre, son todo ventajas:

  • Regula mejor su temperatura
  • Son más estables los niveles hormonales
  • Se estabiliza el ritmo cardíaco
  • Mejora la respiración
  • Fortalece el sistema inmunitario
  • Aumenta la producción de enzimas

Por esta razón, los niños que pasan más tiempo en contacto con los padres, tienen mejor salud, cogen menos enfermedades, y una mejor ganancia de peso.

Mejora la lactancia materna

Es sencillo, cuando tienen hambre, ya tienen a mamá para ofrecerles el pecho enseguida y muchos bebés no llega siquiera a arrancar a llorar.

Por esta razón, los bebés que duermen con los padres toman pecho por más tiempo.

La realidad es que son bebés que toman más leche materna en el tiempo y que, además, hacen más tomas nocturnas al estar la madre siempre cerca, y esto es beneficioso para el bebé.

Es cierto que son más despertares, pero también es cierto que los bebés amamantados se duermen antes, y la mamás también, es simplemente un proceso natural del cuerpo.

 sueño3

El método canguro

En la mayoría de hospitales, tanto nacionales como internacionales, usan precisamente esta técnica. Es el llamado”método canguro”, que se ha demostrado beneficioso.

Porque los bebés cogen más peso, tienen ritmos cardíacos más estables, están más tranquilos, tienen mejor estado de salud y pueden irse antes del hospital.

Los cuidados del Método Canguro son para todos los bebés, prematuros o a término, sanos o enfermos. Es la mejor manera de recibir y cuidar al bebé.

Básicamente consiste en proporcionar contacto piel con piel, lactancia materna a demanda y proveer de los cuidados que necesiten madre y bebé.

Un niño sano necesitará tan solo el contacto con su madre y su alimento.

Si el bebé es prematuro o de bajo peso o sufre alguna dolencia, el contacto piel con piel será la base de los cuidados médicos que se le deba proporcionar.

¿En qué consiste el colecho?

En países como en Japón, donde el colecho es la norma, el índice de muerte súbita del lactante es uno de los más bajos del mundo.

Se puede hacer desde dormir en la misma cama, como tener una cuna especialmente diseñada para ir adosada a la cama familiar, o bien usar una cuna convencional sin uno de los lados.

La comodidad de no tener que levantarse de la cama, sobre todo en época de frío, hace que la madre y el bebé normalmente vuelvan a dormirse casi enseguida.

De hecho, muchas veces la madre no sabe exactamente cuántas veces se ha despertado, porque en realidad, no se ha llegado a despertar del todo.

El desarrollo neuronal ocurre en su máximo esplendor en la fase de sueño menos profunda, con lo que al practicar colecho, no solo se le da más leche materna, que es ideal para su protección fisiológica, sino que se está potenciando su desarrollo mental.

Como tienen el alimento cerca, como sincronizan su respiración con la de los padres y como se sienten seguros porque sus cuidadores están más cerca imposible, los bebés que colechan con los padres duermen mejor.

Esto significa que descansan mejor, por el día tienen más energía, están más activos y en consecuencia se desarrollan mejor.

La raza humana, durante toda nuestra historia desde que éramos unos primates que vivíamos en cuevas, ha practicado el colecho. Es solamente en los últimos 150 años, con la llegada de casas con varias habitaciones, que se separa a los bebés para que duerman lejos de sus padres.

En conclusión, si realmente tanto la mamá como el bebé queréis dormir, no dudéis en hacerlo juntitos.