Mi bebé es de esos… ¡Tiene mucho genio!

Valeria 19 agosto, 2016

No sabemos muy bien de dónde sacan su genio los bebés. Con poco más de 10 meses, algunos, apuntan comportamientos desafiantes, nos arañan, golpean y siempre parecen frustrados. A pesar de que muchas madres y padres se desesperen ante estas conductas, hay que dejar algo claro: son etapas normales que hay que saber gestionar.

Durante el embarazo es muy común que soñemos sobre cómo será nuestro hijo. Imaginamos a un bebé tranquilo que duerme sus horas sin interrupción, que llora lo mínimo, que nos atiende con sonrisas y que engulle con ganas todo aquello que le damos de comer.

Ahora bien, tras su nacimiento y a los pocos meses descubrimos que nuestro niño apunta maneras. Muchas familias buscan alguna justificación genética con frases como “tiene tanto genio como su padre, tiene el mal dormir de su abuelo, o se enfada casi tanto como la abuela“.

No es lo adecuado. Cada niño tiene, lo creamos o no, un temperamento propio que hay que saber entender, gestionar y canalizar ya durante los primeros meses. Lejos de desesperarnos, hay que alimentarse de ingenio, paciencia y amor y entender que tu bebé, tiene genio pero también un gran potencial que debes descubrir.

A continuación, en “Eres Mamá” te explicamos cómo identificar al bebé hiperdemandante y cómo trabajar con él.

Los rasgos que pueden definir la personalidad de un bebé

La personalidad de las personas es un constructo tan complejo como dinámico. Hay una base biológica (en ocasiones, dependiendo de la actividad de nuestros neurotransmisores desarrollaremos cierta extroversión o un carácter más relajado o introvertido). Existe sin duda el factor ambiental, el educacional y el de nuestra propia experiencia.

Ahora bien, cuando hablamos de bebés la cosa se vuelve más elemental. Un bebé de 8 o 10 meses aún no ha interactuado con el mundo, aún estamos educándolo y no ha hecho más que asomarse al mundo. ¿Entonces, de dónde le viene el genio? De ese cerebro único y particular que tiene una forma muy especial de relacionarse con aquello que le rodea. Generalmente, los niños con mucho genio son hiperdemandantes.

cerebro-flores

Veamos ahora qué pistas podemos atender para comprender si nuestro niño es hiperdemandante o no.

Actividad

Hay bebés increíblemente activos. Todo lo miran, lo tocan, a veces incluso reaccionan con rabia intentado romper o simplemente golpeando.

En cambio los hay que aún siendo curiosos, tienen un nivel de actividad más calmado, más relajado.

Regularidad

Para ver si nuestro bebé es hiperdemandante atiende sus hábitos. En ocasiones, aún siguiendo las mismas rutinas te es imposible conseguir que duerma la siesta. Se despierta mucho por las noches, te cuesta mucho hacer que coman y, generalmente, suelen ser también los niños más complicados a la hora de retirarles el pañal.

Bebés que no se adaptan a los cambios

En ocasiones, acabas asumiendo que es imposible salir de casa con tu bebé. Cuando vais de excursión, de compras o de visita el bebé se desespera y nunca deja de llorar. No acepta los cambios y reacciona incluso de forma agresiva.

Intensidad de sus emociones

Para un bebé hiperdemandante no hay términos medios. Lloran con intensidad o ríen a placer, sus emociones se desbordan y a veces, hasta pasan de un estado a otro en pocos segundos. Todo ello nos revela sin duda lo complicado que es para ellos gestionar su mundo emocional.

bebe-travieso

Cómo tratar a mi bebé si tiene mucho genio

Lo bebés con genio suelen mostrar un mayor pico de intensidad emocional cuando tienen 10 o 12 meses. Es cuando se abren al mundo con mayor seguridad y su curiosidad se incrementa de forma exponencial. Si no consiguen algo, se frustran. Si no los coges cuando ellos quieren, gritan. Si les niegas algo, te tiran del cabello.

Para gestionar estos comportamientos es necesario que reflexionemos y apliquemos estas estrategias:

Nunca le gritaremos ni perderemos la calma

  • Un niño hiperdemandante lo que desea es ante todo atención. Entiende que esto no es ningún problema de personalidad, y que generalmente, este nivel tan elevado de ansiedad, lloros, frustraciones y malas noches termina pasando con el tiempo. Ahora bien, hay que actuar con acierto y mucho cariño.
  • Un niño con genio, que grita y que golpea nunca deberá ser tratado mediante más gritos o con más nerviosismo. Lo que conseguimos es empeorar aún más la situación. Actúa con calma, cercanía y con contundencia señalando que nunca debe pegar o romper cosas. 
  • Los bebés entienden mucho más de lo que pensamos, así que un “NO” a tiempo y una correcta indicación de la conducta impropia en cada momento hará que poco a poco lo vaya asumiendo.

Canalicemos su energía mediante estímulos o juegos

  • Entiende además que estrategias como la no atención o el dejar que lloren cuando están frustrados nunca sirve de nada.
  • Los niños con mucho genio, suelen demandar mucho de nosotras como madres. Es necesario saber entender qué quieren en cada instante, controlar su rabia y canalizar su energía de diversos modos. Generalmente son niños muy curiosos, así pues, intenta darles continuos estímulos y oportunidades de aprendizaje.
niña en un árbol con mucho genio

Este tipo de conductas agresivas suelen desaparecer con el tiempo siempre y cuando sepamos actuar frente a ellas. Si un niño se sabe atendido y querido en cada momento, será más receptivo ante nuestras indicaciones. Deben entender que las conductas basadas en el golpe o en romper cosas no son útiles. Ofréceles nuevos canales para aplacar toda su energía: juegos visuales e interactivos, actividades al aire libre…

Te puede gustar