Los juegos de construcción en el aula

23 marzo, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la maestra Azucena Fernández
Los juegos de construcción en el aula siempre son bien recibidos por niños de todas las edades. No solo son muy divertidos, sino que, además, aportan muchas ventajas para los alumnos.

Los juegos de construcción en el aula entusiasman a los niños, ya que crean, imaginan, unen piezas, desunen, resuelven problemas y vuelven a empezar. Desde que tienen un año hasta que empieza la adolescencia, cambiando un poco la estructura del juego y la dificultad, la diversión no cesa. Pueden pasar horas dedicados a lo que para ellos es solo «jugar».

Además, los juegos de construcción en el aula desarrollan varias capacidades en los niños. Vamos a ver a continuación los beneficios de estos juegos en el aula.

Perfeccionan las habilidades motoras finas

Las habilidades motoras finas son la capacidad de hacer movimientos utilizando los músculos pequeños de nuestras manos, muñecas y dedos. Utilizamos estas habilidades al coger cosas, agarrar o escribir, por ejemplo.

La especialista en Desarrollo Humano y Estudios Familiares Yvonne Caldera y sus colegas realizaron un estudio y comprobaron cosas muy significativas. Observaron las actividades de construcción de 51 niños en edad preescolar y descubrieron un patrón: los niños que mostraron más interés en la construcción crearon estructuras más sofisticadas. También se desenvolvieron mejor en una prueba estandarizada de inteligencia espacial.

El mismo patrón ha sido reportado por otros estudios (Oostermeijer en 2014). Puede parecer que los niños con habilidades espaciales avanzadas estaban más motivados para los juegos de construcción en el aula. Pero hay buenas razones para pensar que el juego de construcción tiene efectos en el desarrollo.

Un estudio experimental reciente probó los efectos del juego con bloques estructurados: el juego en el que los niños reproducen una estructura a partir de un modelo o plano.

Un grupo de niños de 8 años participó en dicho estudio. Se realizaron cinco sesiones de 30 minutos de juego estructurado con bloques. Después, todos los niños mostraron mejoras en la rotación mental.

Además, los escáneres cerebrales revelaron cambios en la forma en la que sus cerebros procesaban la información espacial. Los niños en un grupo de control no mostraron estos cambios (Newman en 2016).Los juegos de construcción en el aula.

El juego de construcción estructurado en el aula puede mejorar la flexibilidad cognitiva

La «flexibilidad cognitiva» es la capacidad de cambiar el enfoque de un estímulo relevante a otro de forma rápida. Es muy importante, por lo tanto, para el desarrollo.

Sara Schmitt (Universidad de Purdue) y sus colegas realizaron en 2018 un estudio con juego estructurado con bloques. Para ello, eligieron algunos niños de una clase al azar.

En las primeras sesiones, las tareas eran relativamente sencillas. Por ejemplo, «construir una torre». A medida que los niños se familiarizaban con los materiales, se les pedían tareas más exigentes. Por ejemplo, «copiar la estructura que se ve en la imagen».

Al finalizar el estudio, los niños que habían participado en juegos de bloques estructurados mostraron mejoras en la flexibilidad cognitiva.

Estimulación de la resolución creativa y divergente de problemas

Los psicólogos reconocen dos tipos principales de problemas:

  • Los problemas convergentes: solo tienen una solución correcta.
  • Los problemas divergentes: se pueden resolver de varias formas.

Los niños pueden unir bloques (piezas) de varias formas, así que el juego de construcción es un juego divergente. El juego divergente con juegos de construcción puede preparar a los niños para pensar de forma creativa. También puede ayudarlos a resolver mejor los problemas divergentes.

La Doctora Debra Pepler (psicóloga en la Universidad York) y la Doctora Hildy Ross (psicóloga Universidad de Waterloo) realizaron un experimento en 1981.  Presentaron a niños de educación infantil dos tipos de materiales de juego:

  • Algunos niños obtuvieron materiales para el juego convergente (piezas de rompecabezas).
  • A otros se les dio materiales para juegos divergentes (formas de espuma en forma de bloque).
  • A todos los niños se les dio tiempo para jugar.
  • Después, se puso a prueba su capacidad para resolver problemas.

El resultado concluyó que los niños que jugaban con bloques de espuma (juegos divergentes de construcción) se manejaban mejor en problemas divergentes. Además, demostraron más creatividad en sus intentos de resolver los problemas.

El juego de construcción cooperativo ayuda a los niños a mejorar sus habilidades sociales

Las investigaciones sugieren que los niños se vuelven más sociables. También amplían su inteligencia emocional social utilizando juegos de construcción cooperativa.

Se comprobó que niños con autismo que asistían a sesiones de grupos de juego de construcción demostraron una mejora social comparándolos con niños entrenados en el uso social del lenguaje (Doctora Lauren Owen, Universidad de Sheffield, 2008).

Otras investigaciones sobre niños con desarrollo social normal sugieren lo mismo. Los que trabajan en proyectos cooperativos con estos juegos forman amistades de más calidad.Los juegos de construcción en el aula.

Mejoras en el desarrollo de habilidades de ingeniería con el juego de construcción en el aula

Es sencillo observar cómo los juegos de construcción pueden enseñar grandes lecciones sobre arquitectura e ingeniería. Un constructor que crea estructuras a pequeña escala tiene que cumplir las mismas leyes físicas que los demás.

Los estudios sugieren que los alumnos aprenden mejor sobre las fuerzas físicas cuando las experimentan de primera mano. El juego de construcción ofrece oportunidades excelentes de aprendizaje para que los niños desarrollen una comprensión intuitiva de las fuerzas mecánicas.

Así que, teniendo en cuenta todo esto, podemos decir que los juegos de construcción son una excelente inversión educativa para el aula. Los LEGOs son los favoritos para mucha gente, pero podemos investigar un poco y buscar otros también atractivos y útiles.

Por ejemplo, las tablas de madera KEVA Contraptions Plank Set son muy recomendables. También los ladrillos modulables KAPLA resultan muy apropiados para niños a partir de 3 años.