Los grandes beneficios de las uvas durante el embarazo

01 Diciembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el nutricionista Saúl Sánchez Arias
Las uvas contienen potentes antioxidantes en su composición capaces de reducir el envejecimiento prematuro y de proteger la salud cardiovascular

Las uvas son el fruto obtenido de la vid, prolífico tanto en Asia como en Europa (aunque también puede encontrarse en menor cantidad en el resto de continentes). Ya en la Antigüedad, tanto griegos como romanos disfrutaban en sus comidas de las propiedades de este delicioso fruto, tanto en su presentación natural acompañado de pan, como en vino.

Desde entonces, se ha asociado la existencia de ciertos beneficios para la salud de la mujer embarazada al consumo de uvas. Al igual que muchas frutas, las uvas contienen una serie de componentes vitamínicos que ciertamente resultan beneficiosos para el organismo. Ahora bien, descubramos un poco más acerca de la relación entre sus nutrientes y su influencia durante el embarazo.

Valor nutricional de las uvas

En primer lugar, las uvas aportan una generosa cantidad de antioxidantes que ayudan a prevenir o retardar el envejecimiento del cutis, según un estudio publicado en Biofactors. Además tiene otros nutrientes importantes como la vitamina B3, fósforo, calcio, magnesio y potasio. Un racimo de uvas aporta la cantidad necesaria para el organismo y además, pueden resultar un buen aperitivo o ”snack” entre comidas.

Muchas futuras mamás experimentan ansias durante el período de gestación por comer algún alimento específico, generalmente dulces y golosinas, aunque también provoca comer otros alimentos en grandes cantidades. A estos ”ataques de gula” se les conoce popularmente como antojos. En este sentido, si deseas alimentarte sanamente, las uvas son una opción más que recomendable para matar esos antojos.

¡OJO! Tanto médicos como nutricionistas indican que no hay razones para restringir la ingesta de este fruto a las mujeres embarazadas a menos que la paciente se le haya diagnosticado diabetes gestacional. Esto se debe a que las uvas tienen un alto contenido de glucosa y aportan muchas calorías.

Las uvas son excelentes para el sistema cardiovascular, el flujo sanguíneo en general y, por supuesto, el sistema inmunológico.

Para la doctora Isabel Navas (médico ginecología-obstetra) el consumo de uvas debe hacerse moderadamente ya que: “Nada en exceso es bueno, y esto incluye las frutas. Frena tu consumo si notas que estás consumiendo más de un kilo de uvas al día”.

Por otra parte, la acidez que suele presentarse durante los primeros meses de gestación puede agravarse por el consumo excesivo de uvas, y esto no se trata de un mito, sino de una realidad. Si este es tu caso, entonces te recomendamos que las comas con moderación hasta que superes esos molestos síntomas (que suelen desaparecer en el segundo trimestre del embarazo).

En líneas generales, las uvas son una buena fuente de nutrientes que pueden beneficiar tanto a la madre como al bebé.

Razones para disfrutar de las uvas

Las uvas son un buen alimento para el organismo

  1. FIBRA. Las uvas son ricas en fibra, así que son una merienda ideal para combatir el estreñimiento. Y es que, de hecho, estas pequeñas frutas son consideradas por muchos como un laxante natural. 
  2. DIURÉTICO. Asimismo, funcionan como un diurético y facilitan la reducción de retención de líquidos y la inflamación en piernas y pies que suelen presentarse en las mujeres en estado de gravidez.
  3. VITAMINA B9. Por si fuera poco, las uvas tienen ácido fólico –sobre todo las rojas– un elemento vitamínico que ha demostrado actuar directamente en la división y multiplicación celular durante el desarrollo embrionario. Por esta razón es que los médicos recomiendan aumentar la dosis de ácido fólico a las embarazadas, con el objetivo de prevenir la espina bífida y cualquier alteración del sistema nervioso en el feto.
  4. EMBELLECEDOR. Las uvas son una excelente loción para atenuar las manchas en la piel que pueden aparecer en algunas mujeres, debido a los drásticos cambios hormonales. Así que es buena idea cortar una uva por la mitad, y frotarla con cuidado sobre la piel afectada. 

Recuerda que puedes escoger entre las distintas presentaciones de las uvas que el mercado ofrece:

  • Racimo.
  • Zumo.
  • Pasas. (que no se trata de, ni más ni menos, que la uva deshidratada)

¡Las pasas también son buenas!

Muchas madres se preguntan si, una vez deshidratadas las uvas pueden conservar todas sus propiedades. Para responder a esta interrogante, te presentaremos los beneficios de las pasas a continuación.

  • FIBRA. Las pasas son un excelente antídoto contra el estreñimiento, así que resulta muy beneficioso incluirlas en las meriendas con otros frutos secos o con yogurt.
  • ENERGÍA. La glucosa y calorías de la uva se potencian cuando son convertidas en pasas. De esta manera aportan más energía a las madres.
  • CALCIO Y HIERRO. La presencia de hierro y calcio en las pasas las convierte en un alimento indispensable para ayudar en el desarrollo del sistema óseo del feto, que recibirá todos los nutrientes del vientre de su madre. Por otra parte,el consumo de uvas pasas es beneficioso para el desarrollo de la cavidad ocular del feto.

Incluye uvas en la dieta durante el embarazo

Teniendo en cuenta toda información, podemos recomendarte que optes por las uvas como aperitivos, en cantidades moderadas. Adicionalmente, te recomendamos alternar con otras frutas para evitar la monotonía en tu dieta diaria.

No olvides que además de los complejos vitamínicos que te recetará tu doctor, una alimentación equilibrada será la mejor garantía de que el cuerpo genere todos los nutrientes que requiere el feto para formarse sanamente. Recuerda que ya no sólo eres responsable por tu vida sino por la de otro ser humano que viene en camino.

  • Li YR., Li S., Lin CC., Effect of resveratrol and pterostilbene on aging and longevity. Biofactors, 2018. 44 (1): 69-82.
  • Valentin M., Mazeau PC., Zerah M., Ceccaldi PF., et al., Acid folic and preganancy: a mandatory supplementation. Ann Endocrinol, 2018. 79 (2): 91-94.