Seguridad alimentaria en embarazadas

Marta Guzmán · 24 septiembre, 2019
La seguridad alimentaria en embarazadas es fundamental para prevenir enfermedades de transmisión alimentaria como la listeriosis o la toxoplasmosis.

Es importante tomar ciertas medidas de seguridad alimentaria en embarazadas, medidas básicas de higiene y evitar el consumo de algunos alimentos para prevenir riesgos que, aunque poco frecuentes, pueden tener consecuencias negativas para el feto o la mujer gestante. Sigue leyendo el artículo si te encuentras embarazada para saber cuáles son estas medidas.

La seguridad alimentaria en embarazadas

Durante la gestación, la mujer embarazada está expuesta a algunas enfermedades de transmisión alimentaria que pueden tener graves consecuencias para el feto.

  • La listeriosis: es una enfermedad causada por la bacteria llamada listeria monocytogenes, capaz de sobrevivir y reproducirse en los alimentos. Si bien esta infección es poco frecuente, para las embarazadas tiene un particular riesgo ya que, en caso de que se produzca, puede ser grave para el feto o el recién nacido.
  • La toxoplasmosis: es otra enfermedad causada por el parásito toxoplasma gondii, que se encuentra en muchas fuentes de alimentos, como también en las heces de los gatos, teniendo igualmente graves consecuencias para la salud del futuro bebé.

Estos y otros riesgos de transmisión alimentaria se pueden prevenir si se adoptan las recomendaciones de higiene y las precauciones de consumo que se indican a continuación.

Recomendaciones de higiene alimentaria

Lávate bien las manos

Para garantizar una buena seguridad alimentaria en embarazadas, lávate las manos con jabón y agua caliente, al menos durante 20 segundos, antes y después de manipular los alimentos, tras contactar con cualquier material sucio (pañales, residuos, animales) y especialmente después de usar el cuarto de baño.Mujer embarazada siguiendo los consejos de seguridad alimentaria en embarazadas mientras cocina.

Limpia y lava bien…

  • Las superficies de trabajo en las que vayas a apoyar los alimentos.
  • El interior del frigorífico regularmente y siempre tras un derrame.
  • El menaje de cocina (recipientes, tablas, aspas de batidora, cubiertos, vajillas, etc.), así como trapos y esponjas.
  • Cuando termines de manipular alimentos crudos (pescado, carne, pollo, etc.), a continuación lava y desinfecta la tabla de utensilios utilizados.

Seguridad alimentaria en embarazadas: separa y protege los alimentos

Dentro y fuera del frigorífico:

  • Mantén separados los alimentos crudos de los listos para consumir, evitando el contacto entre ellos.
  • Es importante que tengas los alimentos en recipientes tapados, preferentemente de cristal hermético. Guárdalos el menor tiempo posible.

Conserva los alimentos adecuadamente

  • Procura consumir los alimentos nada más cocinarlos.
  • No dejes los alimentos para el consumo a temperatura ambiente. Guarda en la nevera cuanto antes los alimentos perecederos y los cocinados que no vayas a consumir enseguida.
  • Para evitar que se reproduzca la listeria, gradúa la temperatura del frigorífico a 4ºC como máximo.
  • No descongeles los alimentos a temperatura ambiente. Se recomienda la descongelación en el frigorífico o, si son piezas pequeñas, en el microondas o en el cocinado directo.
  • Lee las etiquetas de los alimentos envasados y respeta las condiciones de conservación y caducidad indicadas.

Precauciones que tienes que tener con algunos alimentos

Seguridad alimentaria en embarazadas: lava bien las frutas y verduras

Las frutas y verduras pueden haberse contaminado, principalmente por contacto con la tierra y los excrementos animales (gatos, roedores, etc). Para evitar este riesgo:

  • Corta primero las partes dañadas.
  • Lava bien las verduras y las frutas bajo el chorro de agua del grifo. Este lavado es recomendable aunque se vayan a pelar, pues con ello se evita que la contaminación que arrastra el cuchillo pase al alimento.Mujer embarazada cocinando siguiendo los consejos de seguridad alimentaria.
  • Para consumir verdura cruda (lechuga, tomate, espinacas, pepino, zanahoria, etc.) y fruta fresca sin pelar (uvas, cerezas, fresas, albaricoque, etc), se recomienda sumergirlas durante 5 minutos en agua potable con unas gotas de lejía («apta para la desinfección del agua de bebida») y después aclararla con abundante agua corriente.
  • Lava también las hierbas aromáticas fresca (albahaca, perejil, etc) y los brotes de semillas (soja).

Cocina los alimentos completamente

Para asegurar una buena seguridad alimentaria en embarazadas, es importante guisar, cocer, asar o freir los alimentos completamente, evitando que queden poco hechos en su interior. En particular, los de origen animal tales como hamburguesas, pollo y otras carnes, pescados, mariscos y huevos, así como los que utilice de ingredientes en otros platos (macarrones, empanadas, pizza, etc).

  • Las carnes cocinadas no deben quedar sonrosadas en su interior.
  • Cuando cocines carnes de aves, comprueba, además, que se separa fácilmente la carne del hueso.
  • Cuando cocines pescado, comprueba que la espina central se despega fácilmente y el color de su carne ha cambiado (blanca, generalmente)
  • Al cocinar alimentos fluidos, como sopas, cremas, salsa o guisos, espera al menos hasta que hierva.
  • Si utilizas el microondas, cubre los alimentos con la tapa y asegúrate de que el tiempo y potencia seleccionados son los necesarios para un completo cocinado o calentamiento.
  • Si conservas restos de comida en la nevera, antes del consumo, recaliéntalos bien; espera hasta que hiervan o humeen y salgan muy calientes.
  • AECOSAN. Alimentación segura durante el embarazo. Agencia española de seguridad alimentaria y nutrición.
  • Gobierno de Cantabria. La seguridad alimentaria durante el embarazo.
  • U.S Food&Drug Administration. Seguridad Alimentaria para futuras mamas.