Los comportamientos que pueden ser señales del autismo

Es natural que como padre o madre no quieras pensar que tu hijo tiene un problema de cualquier tipo, pero cuando nos referimos al autismo, es mejor detectarlo rápido, en la medida de lo posible, antes de los 18 meses de edad. Es necesario tener presentes cuáles son las más evidentes señales del autismo.

Si esto no sucede y el autismo se identifica en una edad más tardía, no pierdas los ánimos, el tratamiento se puede realizar en cualquier etapa y se pueden reducir sustancialmente los efectos de este desorden y ayudar a tu hijo a crecer y aprender mejor.

¿Qué es el autismo?

Antes de mencionar cuáles son las principales señales del autismo hay que empezar por conocer en qué consiste esta condición.

Al compartir signos con otras condiciones que afectan el normal desarrollo de los niños, el autismo se puede confundir fácilmente, sin embargo, en términos sencillos, el autismo implica un grupo de desórdenes en el desarrollo cerebral y sus características están determinadas por diferentes niveles.

El autismo puede manifestarse en dificultades para interactuar socialmente, para producir el lenguaje verbal y no verbal y otro de sus principales signos es la ejecución de comportamientos repetitivos.

Las señales del autismo en los niños más pequeños:

Las siguientes son acciones que los niños con autismo no suelen realizar:

  • No hace contacto visual (cuando le hablas, cuando lo alimentas o juegas con él).
  • No sonríe cuando otras personas cercanas a él le sonríen.
  • No responde cuando alguien lo llama por su nombre o cuando escucha una voz familiar.
  • No sigue visualmente los objetos que le muestras.
  • No usa gestos para comunicarse (como mover las manos para saludar y para despedirse).
  • No mira a los objetos que le señalas con tus manos y otras partes de tu cuerpo.
  • No suele hacer sonidos para llamar tu atención cuando quiere o necesita algo.
  • No responde como se espera a los abrazos o los gestos de afecto.

Nothing compares...

  • En la hora del juego, no imita o responde a tus movimientos o a las expresiones faciales que diriges hacia él.
  • No levanta sus manos cuando quiere que lo alces.
  • No juega con otras personas ni demuestra interés o alegría durante la hora del juego.
  • No pide ayuda cuando no está en capacidad de realizar alguna acción por sí mismo.

Signos de alerta a los que deberías prestar atención según la edad

A los 6 meses. No sonríe con frecuencia ni demuestra expresiones de alegría y gozo.

A los 9 meses. No produce sonidos, sonrisas o expresiones faciales para comunicarse.

A los 12 meses. No responde a su nombre, no produce balbuceo (la primera etapa de la comunicación oral), no responde a gestos y acciones como señalar o coger algún objeto.

A los 16 meses. No ha producido aún ninguna palabra

A los 24 meses. No ha construido sus primeras oraciones (por lo general compuestas por al menos dos palabras)

Señales del autismo en niños mayores de dos años

Pearl's Silent Wish

  • Parece desinteresado o no tiene conciencia de que otras personas se encuentran a su alrededor.
  • No sabe cómo interactuar con otras personas, jugar o hacer amigos.
  • Prefiere que las personas no lo toquen, lo alcen o le demuestren afecto.
  • No suelen involucrarse en juegos grupales, no imitan a niños de su misma edad ni usan los juguetes de una forma creativa.
  • Tiene dificultades para hablar sobre sus sentimientos.
  • Parece que no escuchara cuando otras personas le hablan.
  • No comparte sus logros o intereses con las personas que son más cercanas a él.
  • Habla con un tono de voz poco común o con un ritmo que no es muy entendible.
  • Repite las mismas palabras o frases una y otra vez.
  • Cuando se le hace una pregunta, la repite, no da una respuesta clara.
  • Se refiere a sí mismo hablando en tercera persona.
  • Comete muchos errores gramaticales o de vocabulario cuando habla.
  • Tiene dificultades para comunicar sus necesidades o deseos.
  • No ejecuta instrucciones simples.
  • No comprende el tono con el que se expresan las oraciones.
  • Evita el contacto visual.
  • Usa expresiones faciales que no están de acuerdo con lo que está diciendo.
  • Su comportamiento es un tanto robótico porque no suelen hacer muchos gestos al comunicarse.
  • No tiene una postura corporal adecuada.
  • Sigue una rutina muy rígida.
  • Tiene dificultades para adaptarse a los cambios en la forma en que hace las cosas.
  • Ordena las cosas de una forma demasiado estricta.
Categorías: Educación Etiquetas:
Te puede gustar