8 claves para dar más independencia a los hijos adolescentes

La adolescencia es un periodo crítico en el que los chicos comienzan a querer mayor independencia. Pero ¿sabes cómo ofrecerla sin sobrepasar los límites?
8 claves para dar más independencia a los hijos adolescentes
Mara Amor López

Escrito y verificado por la psicóloga Mara Amor López el 19 julio, 2021.

Última actualización: 19 julio, 2021

Cuando llegan los hijos a la adolescencia, los padres se preguntan cómo darles mayor independencia sin dejar atrás ciertos límites. Todos saben que en esta etapa no se les puede tratar como niños, pero tampoco como adultos. A pesar de esto, todavía necesitan el cariño, la comprensión, la paciencia y la guía parental para evitar correr riesgos innecesarios.

Aunque no nos guste la idea, los padres debemos tener en claro que a esta edad varios peligros acechan. Hay que encontrar, entonces, la forma de acompañarlos con libertad, pero sin dejar de cuidar de ellos.

Este equilibrio no será sencillo, así que te daremos algunas de las claves útiles al respecto. ¡No puedes perdértelas!

Dar independencia a los hijos: consejos para establecer límites a los adolescentes

Padre e hijo discutiendo.

Las discusiones con nuestro hijo adolescente forman parte de la normalidad de cualquier relación de vínculos profundos. Entonces, no debemos esforzarnos en evitarlas, sino en intentar comprender su postura y buscar una manera de resolver las disputas.

Es importante que los adultos expresemos lo que sentimos sin hacer juicios contra nuestro hijo adolescente y que evitemos enfrentarnos en forma directa. Podemos utilizar la estrategia de negociación para involucrarlo en la búsqueda de la solución del problema. Pero, ¿qué podemos hacer para que comprenda y acepte los límites?

Establecer los límites antes de que se necesiten

Podemos brindar independencia a nuestro hijo, aún cuando le marquemos los límites y le expliquemos las consecuencias de sobrepasarlos. Lo ideal es hacerlo antes de que esto suceda.

Si intentamos fijar los límites tras una discusión o cuando los ánimos de la casa no sean los apropiados, estos perderán su efecto. Por eso es importante fijarlos con antelación.

Ser muy específicos

Las reglas y límites tienen que ser claros y concisos. Debemos decirle a nuestro hijo exactamente qué esperamos de él a corto y a largo plazo. De esta forma, evitaremos cualquier tipo de confusión y aumentaremos las probabilidades de que las pautas se cumplan.

Ajustar nuestra comunicación a su etapa de desarrollo

Los padres tenemos que adaptar nuestra forma de comunicarnos a su nivel de entendimiento. No es lo mismo hablar con un adolescente de 13 años que con uno de 18 años, aunque vivan en la misma casa. Esto depende de su grado de desarrollo y madurez.

Hay que explicarle a nuestro hijo el por qué de las normas que hemos establecido y favorecer su participación en la conversación para que pueda darnos su punto de vista. De esta forma, sabrá qué consecuencias vendrán si comete alguna acción irresponsable y tendrá la posibilidad de dialogar con nosotros para buscar un equilibrio.

No castigar, sino limitar los privilegios de forma lógica

Darle independencia a nuestro hijo no implica que cuando actúe de forma inadecuada esto no le traiga ninguna consecuencia. Lo que debemos reforzar es que nuestras acciones vendrán a continuación de un determinado comportamiento de su parte.

Hay que evitar generalizarlo a todos los contextos, para no correr el foco de atención sobre aquello que queremos reafirmar.

Claves para dar más independencia a los hijos adolescentes

¿Cómo podemos dar más independencia a los adolescentes sanamente? A continuación te damos algunas claves:

Tener en claro el nivel de madurez de nuestro hijo

No todos los jóvenes maduran a la vez. Por eso, la independencia que le demos a nuestro hijo dependerá de su nivel de madurez y no de cuántos años haya cumplido. Los padres conocemos mejor que nadie qué cosas podemos permitirles y qué cosas aún no.

Ir paso a paso

La independencia es un beneficio que se adquiere poco a poco, pero nunca de golpe. Es importante inculcarle a nuestro hijo algunas responsabilidades desde la infancia, para que gradualmente vaya logrando mayor independencia. Entonces, cuando llegue a la adolescencia, esa autonomía aumentará como parte de un proceso natural.

Negociar con él

Es importante dejar claro a nuestro hijo que en la medida en la que sea capaz de cumplir con sus responsabilidades, tendrá cada vez más libertades. Por ejemplo, si se pauta una hora de recogida cuando sale con sus amigos y esta se incumple varios días seguidos, nuestro hijo perderá la posibilidad de salir solo a partir de ese momento.

Confiar en nuestro hijo

Durante la adolescencia es fundamental establecer un vínculo de confianza con nuestro hijo, ya que sin él nada de esto funcionará. El adolescente tiene que tener clara la importancia de saber ganarse este privilegio y mantenerlo en el tiempo.

Aprender de los fracasos y los errores

Los adolescentes, al igual que los adultos, tienen derecho a cometer errores y aprender de ellos. No debemos pretender que lo hagan todo bien y es importante reforzar esta idea cada vez que sea necesario.

Tener una buena comunicación

Sin comunicación, no hay diálogo. Si nuestro hijo no sabe qué esperamos de él, jamás podrá cumplirlo. Por este motivo, hay que asegurar una buena comunicación en la familia, para poder explicarles con claridad lo que queremos de ellos.

Hacer cumplir las reglas siempre

Es necesario que seamos estrictos a la hora de hacer cumplir las reglas, ya que si algunas veces las dejamos pasar haremos que pierdan su función educadora.

No ser controladores de nuestro hijo, sino su guía

Para que ocurra un desarrollo saludable, es necesario que los padres seamos los guías de nuestro hijo adolescente. Esto nos permitirá orientar su camino, sin controlarlos ni ahogarlos en el proceso.

madre hijo adolescente abraza consuela alienta carino amor afecto ensena acompana mesada te taza

Sobre las claves para dar independencia a los hijos

Como ya has visto, dar independencia a los hijos no es una tarea fácil, pero es posible. Te hemos dado algunos consejos para poder establecer los límites y claves para darles independencia sin dejarlos a la deriva.

Esta claro que los jóvenes necesitan cada vez mayor libertad, pero es importante enseñarles a hacerlo sin poner en riesgo su salud o sus vidas. Los padres debemos estar muy atentos a nuestros hijos adolescentes y ayudarlos siempre con paciencia, cariño, confianza y mucho amor.



  • Lillo Espinosa, J. L. (2004). Crecimiento y comportamiento en la adolescencia. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, (90), 57-71.
  • Vallet, M. (2006). Cómo educar a nuestros adolescentes: un esfuerzo que merece la pena. WK Educación.
  • Moreno, A. (2016). La adolescencia. Editorial UOC.