La limpieza del cordón umbilical

Adrianazul · 25 febrero, 2017

Cuidar el cordón de los recién nacido durante y después del nacimiento puede reducir infecciones y muertes de bebés. Su limpieza es una tarea simple y rápida pero también delicada y muy importante. Debes hacerla confiada, tranquila, pues no hay terminaciones nerviosas en el cordón umbilical por lo que, salvo a que se infecte, el bebé no sentirá dolor.

Cuando a tu bebé le cortan el cordón umbilical que los unió durante nueve meses, en su cuerpo queda un muñón que debe secarse, sanar y desprenderse por sí solo. Durante ese proceso de sanado, el cordón debe mantenerse lo más limpio y seco posible. Es importante ser cuidadosa en este período que se puede extender durante unos 15 días.

Los especialistas recomiendan especialmente a los padres del bebé mantener el cordón bien limpio, pues cuando se está secando existe un riesgo alto de infección porque los vasos expuestos facilitan la entrada de gérmenes al organismo. Esto puede conducir rápidamente a la infección grave que puede poner en riesgo la vida del bebé. Esta salvedad, no debe enervarte pues este proceso es rápido y sencillo.

cordon002

Lo que debes saber sobre el cordón umbilical de tu bebé

  • El cordón umbilical debe secarse y caerse cuando el bebé tiene entre 5 a 15 días de nacido, aproximadamente.
  • Hay especialistas del área de salud que recomiendan limpiarlo solo con gasas y agua, sin embargo hay quienes lo hacen con algún desinfectante como alcohol, solución fisiológica u otro producto antiséptico. Puedes preguntarle a tu pediatra cuál es su recomendación.
  • Algunos pediatras recomiendan que durante este lapso bañes a tú bebé con una esponja. Y que no lo sumerjas en una bañera con agua hasta que el cordón se haya caído, pero también es un consejo que puedes consultar.
  • Limpia y seca el cordón umbilical cada vez que le cambies el pañal al bebé. Y trata de mantener el área ventilada, para ello puedes usar los pañales especiales para recién nacidos.
  • Deja que el cordón se caiga de manera natural. Nunca trates de halarlo, ni siquiera si solo pende de un hilo.
donde-esta-cordon-umbilical

¿Cómo debe debe ser la limpieza del cordón?

  • En primer lugar siempre es bueno tener todo lo que usas para limpiar el cordón a mano. Así la tarea será más rápida y sencilla. Una vez hecho esto, lávate las manos con agua y jabón desinfectante así mantendrás la asepsia de la cura.
  • La mejor posición para limpiar el cordón de tu bebé es cuando está acostado. Cuando lo tengas así, aplica agua o un desinfectante médico sobre el cordón y sus alrededores para evitar que el área se infecte. Luego limpia la zona con gasa o hisopos.
  • Es posible que el bebé llore, eso normalmente sucede porque el desinfectante o alcohol que le estás colocando está frio no porque le duela el ombligo o lo que le haces.
  • Fíjate siempre que el pañal deje al descubierto el área del cordón, eso lo ayudará a secarse más rápido.

También es muy importante que durante esta tarea diaria estés muy atenta a los signos de infección una infección local en el cordón.

Estos signos incluyen:

  • Secreción amarillenta y mal oliente del cordón.
  • Enrojecimiento, hinchazón o sensibilidad de la piel alrededor del cordón umbilical.

También es bueno que conozcas los signos de una infección más grave. Si los detectas debes ponerte en contacto lo más rápido posible con el pediatra del bebé. Estos signos son:

  • Alimentación deficiente
  • Fiebre de 100.4° F (38° C) o superior
  • Letargo
  • Tono muscular deficiente y flácido

Aspectos a considerar en el cuidado del cordón umbilical

Si se tira del cordón o se golpea, puede iniciarse un sangrado activo, lo cual significa que cada vez que se limpia una gota de sangre, aparece otra. Si esto te ocurre, llama tu médico inmediatamente.

También es preciso que sepas que en algunas ocasiones, en lugar de secarse por completo, el cordón formará tejido cicatricial rosado, llamado granuloma.

Este granuloma drena un líquido amarillento y claro. Esto con frecuencia desaparece en alrededor de una semana. Si no lo hace, también es necesario que llames al pediatra del bebé. Debes hacer lo mismo si el cordón no se ha caído en cuatro semanas o un mes; esto podría indicar que existe un problema con la anatomía o el sistema inmunitario del bebé.