La infección por cronobacter en la leche infantil

Este artículo fue redactado y avalado por la documentalista Arantza Martín Becerro
27 marzo, 2019

La infección por cronobacter es una de las infecciones más graves que puede contraer el bebé, y puede ser causada debido a una mala higiene del biberón y la tetina. Dado que puede llegar a ser mortal, es sumamente importante esterilizar los biberones con regularidad de la forma correcta.

Se trata de una infección poco frecuente cuyo causante es la bacteria Cronobacter sakazakii. Generalmente afecta a los bebés recién nacidos, ya que son los que menos defensas tienen. Esto se debe a que todavía su sistema inmunitario aún se encuentra muy inmaduro.

Causas de la infección por cronobacter

Debido a la capacidad que tiene de encapsular las células que genera, esta bacteria es inmune a los antibióticos o a los anticuerpos, de ahí la gravedad del asunto cuando se contrae la infección.

Otras de las características que tiene la bacteria cronobacter que vale la pena destacar es que se expande y se reproduce muy fácilmente debido a su composición. Todos estos componentes hacen que sea una bacteria muy compleja de tratar.

La infección por cronobacter en la leche infantil.

¿Qué síntomas puede generar la infección por cronobacter?

Meningitis

Esta bacteria es capaz de llegar hasta el revestimiento que cubre el cerebro y que sirve de barrera entre este y los gérmenes que hay en la sangre. Esta penetración puede derivar en una meningitis, cuyos síntomas son la fiebre, el dolor de cabeza y la rigidez del cuello.

Las secuelas que puede generar la meningitis en niños tan pequeños son graves. Se trata del síntoma más grave del que hablaremos.

Enterocolitis necrotizante

Otra de las enfermedades que puede producir la infección por cronobacter es la inflamación del colon del bebé. Los síntomas que este puede manifestar es el rechazo de la comida, deposiciones en mal estado o vómitos.

Sepsis

La sepsis se trata de una enfermedad de gravedad. Esta se genera cuando el cuerpo tiene una respuesta inmunitaria contra una infección de bacterias, como es este caso.

El cuerpo libera sustancias químicas a la sangre para poder eliminar la infección, lo que genera una inflamación general y se manifiesta a través de los coágulos de sangre. Al no poder fluir la sangre de una manera correcta, los órganos no se nutren tampoco como debieran y pueden comenzar a fallar.

¿Cómo puedo prevenir este tipo de infección?

La infección por cronobacter en la leche infantil.

Existen algunas medidas que son eficaces para prevenir la infección por cronobacter. La mejor medida preventiva es consiste en alimentarlo con leche materna, ya que ayuda al sistema inmunitario a fortalecerse y a mantener a raya infecciones.

Pero dar el pecho, en ocasiones, no es una posibilidad para la madre; por lo que debe recurrir al biberón. Para estos casos, puedes recurrir a las siguientes medidas que vamos a compartirte:

  • Utiliza leche de fórmula líquida, siempre que sea posible, antes que en polvo.
  • Si eliges calentar la leche para que se beba la leche tibia, nunca utilices el microondas. Y antes de dárselo, comprueba la temperatura colocando un par de gotas en tu muñeca.
  • Lávate las manos con agua y jabón antes y después de: tocar al bebé, preparar y darle la fórmula u otros alimentos.
  • Limpia y desinfecta los biberones y tetinas cada vez que sean utilizadas, así como los extractores y todos los demás utensilios. La esterilización es imprescindible y ayuda a prevenir todo tipo de infecciones, no solo por cronobacter.
  • No guardes los artículos del bebé en un lugar húmedo, ya que este es un lugar ideal para la proliferación de bacterias y otros microorganismos. Sobre todo si los utensilios no están bien secos.
  • Si el bebé no se termina todo el biberón, tira la leche después de 2 horas. Si necesitas hacer el biberón, pero no se lo va a tomar en el momento, guárdalo en la nevera para que retrasar la aparición de microbios.
  • Puedes utilizar agua del grifo para mezclarla con el polvo de la leche, pero antes deberás hervirla durante unos 3 minutos.

La leche de fórmula debe utilizarse solo durante un plazo de 2 horas, a partir de su preparación. Si pasa este tiempo y no se utiliza, se deberá desechar y preparar otro biberón.

La prevención es clave

Como has podido ver, la prevención tiene un papel clave a la hora de evitar todo tipo de consecuencias para la salud del bebé. No se trata de exageraciones, sino de medidas rigurosas que surgen de la necesidad de proteger todo un organismo que se encuentra aún muy vulnerable.

  • Alcover Bloch, E; García-Tornel, S. La esterilización de biberones, tetinas ya gua: ¿por qué hacemos trabajar a las madres más de la cuenta? An Esp Pediatr 1996; 44: 524525. [En línea] Disponible en: https://www.aeped.es/sites/default/files/anales/44-5-32.pdf
  • Luján Medina, G. A., Loredo Treviño, A., & Noe Aguilar, C. (2014). Cronobacter sakazakii: Un Patógeno Emergente Transmitido por Alimentos. Revista Científica de La Universidad Autónoma de Coahuila.
  • La alimentación segura del bebé: recomendaciones básicas para la inocuidad de la alimentación de los lactantes. ANMAT. [En línea] Disponible en: http://www.anmat.gov.ar/Alimentos/Recomendaciones_Formulas_Infantiles.pdf