La importancia terapéutica de la miel en el embarazo

Dicen que los animales y todos sus movimientos están llenos de secretos. Pues hoy vamos a revelarte uno de los mejor guardados: el secreto de las abejas. Aquí te enseñaremos lo importante que es consumir porciones moderadas de miel durante el embarazo.

La mayoría de los nutrientes que necesitas durante el embarazo los puedes conseguir en los alimentos que consumes. Una muestra de ello es la miel de abeja, la cual por si no lo sabías, ayuda al crecimiento de tu bebé cuando estás encinta.

En pequeñas cantidades, este producto natural podrá ser de mucho apoyo durante la dulce espera. De hecho, la miel es sinónimo de proteínas, hidratos de carbono, vitaminas B, C, calcio y esto es solo el comienzo.

El ácido fólico que tu medico te prescribe se encuentra en la miel de abeja

Te proporciona ácido fólico de forma natural

Este es quizás el aporte más desconocido de todos. El ácido fólico que tu medico te prescribe se encuentra en la miel de abeja. Y como quizás ya debes saber, el mismo es fundamental para el buen desarrollo de tu bebé.

Esta vitamina contribuye a la formación adecuada del tubo neural del feto durante el desarrollo. Su consumo reduce los riesgos de que tu niño nazca con algún problema en la médula espinal o incluso en su cerebro.

Más importante aún es que se cree que el ácido fólico podría evitar otros defectos en órganos como el corazón. Por eso algunos médicos recomiendan ingerirla incluso antes de la gestación.

Te ayuda a dormir durante el embarazo

miel 1

Una de las partes más difíciles de estar en gestación son las noches y la conciliación del sueño. El efecto de los diversos síntomas, el crecimiento de la barriga y el solo hecho de sentir al bebé podrían ser dificultades a la hora de dormir.

La buena noticia es que la miel contiene en sus azucares algunas sustancias sedantes que contribuyen a descansar plácidamente. Si desarrollas cuadros de insomnio, un vaso de leche con una cucharada de este producto será de gran utilidad.

Lo mismo ocurre en el caso de que no puedas dominar tus nervios o si sufres de rigidez muscular. Los doctores indican que este efecto calmante se debe a la influencia que tiene la glucosa en las neuronas.

Controla tu peso y mejora el proceso digestivo

Si eres de esas mamás a las cuales les preocupa el sobrepeso, una gran idea es dejar el exceso de azúcar y sustituirlo por una cucharadita de melaza. Esto permite controlar los niveles de grasas y colesterol en la sangre de la madre.

Pero más allá de cuidar tu talla, lo mejor de este nutriente es que facilita tus procesos digestivos y la asimilación de los alimentos, lo cual siempre será positivo para la nutrición de tu bebé durante el proceso de gestación.

Otro aspecto favorable es que se estimula la actividad intestinal, permitiéndote combatir el estreñimiento. Evitar problemas con tus intestinos es evitar dolores de más al momento en que debas hacer tus contracciones.

La capacidad anti-microbiana de la miel está comprobada científicamente

Refuerza el sistema inmunológico de la madre

miel 3

Entre todos los maravillosos nutrientes que contiene este jarabe, tenemos un grupo de antioxidantes los cuales fortalecen directamente nuestro sistema inmunológico, logrando prevenir enfermedades.

La capacidad anti-microbiana de la miel está comprobada científicamente. De hecho, una famosa revista científica de microbiología mostró un trabajo sobre los efectos de este alimento para detener la proliferación del estreptococo pyogenes.

Esto último significa que tu organismo tendrá una ayuda extra para combatir la aparición de infecciones en la piel y en tu organismo. Si te da gripe o inflamación en la garganta, pues ya sabes por qué el jarabe a base de miel es tan efectivo.

Consulta a tu médico sobre el insumo de miel

Mucha gente se pregunta en Internet si es bueno consumir melaza durante el embarazo. La realidad es que esto no es dañino siempre que se tome en cantidades moderadas. Lo recomendable son pequeñas cucharadas en algunas comidas.

La miel puede generar alergias en algunas personas. La misma podría ser recomendable para la mujer embarazada, pero jamás para el niño recién nacido. Primero debe formarse su sistema digestivo y estudiar si el mismo es propenso a sufrir alergias.

Por lo pronto, lo recomendable es consultarle a tu médico para saber cuántas cantidades de este jarabe son las adecuadas. Entre tanto, ingerir una pequeña dosis no te hará ningún daño.

Categorías: Salud Etiquetas:
Te puede gustar