Importancia de la sintonía familiar

La sintonía familiar no es algo que se enseña o se aprende, es una especie de programación mediante la cual se enlaza todo el grupo. Desde el punto de vista físico, la sintonía es la capacidad de establecer la misma frecuencia entre dos aparatos radiofónicos. Por lo tanto, es un término que se utiliza mayormente en la electrónica y la radiodifusión.

Sin embargo, expertos en la conducta humana han logrado incorporar este término en la comprensión de la conexión personal. Es decir, dos o más personas que se conectan con el mismo modo de pensar o actuar, podría decirse que están en sintonía. En este sentido, a nivel familiar existen mayores probabilidades de encontrar sintonía, aun sin que podamos creerlo.

Algunas personas podrían asegurar que en su grupo familiar, no hay nada de esto. No obstante, es casi imposible que una familia no logre estos nexos. Aunque sabemos que puede existir mayor sintonía con algunos miembros, es un hecho que se puede lograr la misma frecuencia. Al respecto, podemos señalar que la frecuencia es establecida desde los primeros días, si no se logra no hay familia.

¿Qué es la sintonía familiar?

Para que se dé la sintonía entre dos aparatos, es preciso que ambos reciban la misma señal. De la misma manera, cuando una pareja se conforma, ciertos aspectos de su vida deben llevar la misma dirección. Lo más probable, es que existan conexiones emocionales, intelectuales y mentales, para que una pareja se establezca firmemente.

En lo adelante, la relación comienza a funcionar bajo la misma frecuencia, con algunas variaciones. Por lo tanto, durante la crianza de los hijos se va a generar la misma señal. Aun sabiendo que cada individuo es diferente, es posible que ciertas conexiones familiares se traspasen de manera idéntica.

De manera que, la sintonía familiar es aquella que permite a las madres hablar a sus hijos sin decir palabra. También se puede ver en la relación de pareja, donde a veces no son necesarias las explicaciones. Este fenómeno permite la alineación entre la manera de sentir y pensar de dos o más personas, aunque solo suceda ante determinadas circunstancias.

No necesariamente estamos conectados todo el tiempo, pero es posible identificar la sintonía familiar cuando congeniamos en algo. Por esta razón los especialistas consideran que en la familia sucede con regularidad, porque siempre hay cosas que se hacen juntos sin preguntar. Solo en la familia es posible alinear en la misma frecuencia a personalidades diferentes, es importante mantener y conservarla.

Sintonía en la comunicación

Como hemos dicho, esta capacidad física que le permite a los aparatos estar conectados a través de ondas invisibles, puede experimentarse en la comunicación humana. No es un estado general, puede presentarse solo en algunos casos, pero es muy poderosa. Comunicarse acertadamente, comprenderse y estar de acuerdo quiere decir que estamos en sintonía.

Es conveniente reconocer que aunque no lo creamos, estamos sintonizados. La familia tiene mucho poder para sintonizarse, porque se ha formado en torno a señales similares. Difícilmente un grupo de hermanos, primos, padres, abuelos, podrían ser tan diferentes en muchos aspectos. Podemos no estar de acuerdo o no simpatizar del todo con algún miembro de la familia, pero lo haremos en algo.

Como en la física una vez que nos alejamos de la frecuencia todo comienza a escucharse distorsionado. Esto mismo sucede en la comunicación, podemos alejarnos del acuerdo y volver a este por medio de algunas señales. Estar sintonizados todo el tiempo es posible, aunque no necesariamente tiene que ser así. La importancia de la sintonía familiar es poder sintonizarnos cuando haga falta.

En las relaciones humanas la comunicación es determinante. No siempre congeniamos con todo aquel que conocemos, es quizá porque no estamos en la misma frecuencia. Sin embargo, es fácil conseguir las maneras de simpatizar con los hijos, la pareja o los amigos.

Las experiencias vividas se relacionan mucho con lo que llamamos frecuencia. Por lo general son estas vivencias las que nos conectan con otras personas. Saber lo que esperar de alguien o lo que le puede agradar, es lo que llamamos señales, las cuales internalizamos para poder sintonizarnos con esa persona.

Aunque las radiofrecuencias de la sintonía radioeléctrica son artificiales, en la mente humana se crean naturalmente otras frecuencias. Sin que lo podamos explicar, nos acercamos a nuestros seres queridos con más confianza y honestidad. Sentirnos seguros dentro del grupo familiar y poderlo mantener significa estar sintonizados en muchos sentidos.

Categorías: Ocio y maternidad Etiquetas:
Te puede gustar