Ideas para pintar con los dedos

05 Noviembre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicopedagoga María José Roldán
Pintar con los dedos es una actividad que a todos los niños pequeños les encanta. ¡No pierdas detalle de estas ideas!

Pintar con los dedos tiene efectos terapéuticos para los niños pequeños, además de ofrecerles mucha diversión y libertad. Este tipo de pintura es una forma maravillosa de disfrutar del juego caótico y al mismo tiempo de crear habilidades motoras finas.

Si tienes hijos en edad preescolar o incluso más mayores, te darás cuenta de todo lo que disfrutaréis juntos con estas actividades. ¡Los niños lo pasan en grande y se emocionan muchísimo! Así que no te pierdas estas ideas que te vendrán genial para esas tardes de lluvia en casa o simplemente para cuando queráis pasar un rato divertido en familia.

Ideas para pintar con los dedos para niños en edad preescolar

Hay muchas formas diferentes de pintar con los dedos. Solo tienes que exponer a tus hijos a diferentes técnicas, tipos de pintura y métodos para pintar. Si te faltan ideas o no sabes bien cómo empezar, entonces, sigue leyendo, porque encontrarás la inspiración que necesitas.

Niño jugando a pintar con los dedos.

Técnicas de pintura con los dedos

Los artistas más pequeños pueden usar las yemas de los dedos, las palmas de las manos, los lados de las manos o incluso los antebrazos y los codos para aplicar y mover la pintura. ¡Incluso los pies! Tus hijos pueden pintar cualquier imagen que quieras, letras, números y formas. ¡Lo que queráis! También se pueden usar todo tipo de herramientas: peines, esponjas, cepillos de dientes…

Métodos para pintar con los dedos

Hay dos métodos comunes para pintar con los dedos que debes conocer.

  • Cubre una hoja de papel con el color que elijas. Mezcla dos colores de pintura en el papel para crear un nuevo color y usar los dedos para dibujar una imagen a través de la pintura encima del papel, por ejemplo, un corazón o una flor.
  • Sumerge los dedos en los botes de pintura que escojas. Utiliza los dedos como si fuesen pinceles para aplicar y dibujar con las pinturas.

Papeles para pintar con los dedos

Elige entre una variedad de superficies y productos de pintura cuando vayas a presentarle a tus hijos la actividad de pintar con los dedos. Puedes usar papeles gruesos o cartulinas para una base estable. También existe papel fabricado de manera específica para este propósito y que es más resistente y absorbente.

Intenta humedecer el lado más brillante de los papeles con una esponja húmeda para usar las pinturas de dedos más gruesas. Así, se podrá distribuir la pintura de una forma más sencilla. Aunque también puedes usar cartón para el mismo fin y será sencillo y fácil de utilizar.

Pinturas para dedos

La pintura para dedos es bastante espesa y, a menudo, viene en los colores primarios, que los niños pueden mezclar directamente en el papel para formar colores secundarios. También puedes usar pintura al temple para pintar con los dedos. Es un poco más fina, pero tendrás más opciones de colores.

Cuando uses pinturas para los dedos con niños, tienes que asegurarte de elegir productos no tóxicos. Busca también pinturas libres de gluten o huevo para evitar alergias. Es importante tener esto en cuenta para que ningún niño se sienta excluido de la actividad.

Pintar con los dedos con agua

Para evitar que haya demasiado caos que no puedas controlar, especialmente para los más pequeños, déjalos pintar con los dedos con agua. Ten a mano un recipiente con agua a temperatura ambiente para mojar los dedos.

El agua irá bien en hojas grandes de papel de construcción negro o marrón oscuro. Prueba también con pizarras o pizarrones limpios, de color verde oscuro o negro. Los niños ven los diseños hechos con los dedos hasta que se seca el agua. ¡Entonces, pueden empezar de nuevo!

Limpieza, secado y exposición de las pinturas de los dedos

¿Qué sucede después de que las pinturas estén acabadas y haya terminado la actividad? Considera las siguientes opciones para la limpieza y que todo quede bien de nuevo. Es importante que los pequeños entiendan la importancia de recoger y limpiar todo al acabar una actividad.

Madre con sus hijos jugando a pintar con los dedos y las manos un mural.

Limpiar

Muchas pinturas para dedos compradas o hechas en casa contienen colores que pueden manchar. La ropa puede ser una historia diferente, dependiendo de lo pronto que se lave la prenda.

Usa delantales, batas de pintura o camisas viejas de adulto para cubrir a los niños y que no se manchen la ropa. Protege las mesas y cualquier superficie donde vayas a hacer la actividad de pintura de dedos con los niños. Después, al acabar, tira esas cubiertas a la basura.

Secado y exhibición

Los tendederos plegables para la ropa son ideales para colgar con pinzas cuadros pintados para secar al aire. Protege el suelo en esa zona en caso de que pueda haber peligro de goteo con la pintura que se ha utilizado.

Cuando ya se haya secado todas las obras de arte, entonces, puedes colgarlas en una pared o en un rincón del hogar donde todo el mundo pueda ver durante un tiempo lo bien que ha quedado.

Así pues, recuerda que no importa el resultado, sino el recuerdo maravilloso de lo bien que lo habéis pasado juntos haciendo esa actividad.