Hasta qué edad debe dormir el bebé en la habitación con sus padres

Para muchos padres, llevar al bebé a su propia habitación es un tema muy complejo. ¿Cuál es el momento indicado para hacerlo?

El colecho es una práctica sumamente común y tiene sus pros y contras. Es una consecuencia de la debilidad de la naturaleza humana; de hecho, somos los mamíferos más indefensos al nacer y los que requerimos por más tiempo el cuidado de nuestros padres.

 

Ese instinto ancestral hace que los niños deseen dormir con sus padres; es algo que está en nuestros genes. Aunque muchos dicen que los bebés son manipuladores, lo cierto es que los bebés recién nacidos tienen una profunda necesidad de ser protegidos y un instinto natural de estar cerca de la mamá.

Además, muchas madres consideran más simple dormir con el bebé que tener que levantarse varias veces en la noche a atenderlo.

Entre las pocas desventajas del colecho, está el riesgo de aplastar al bebé por la noche cuando todavía es demasiado pequeño. También se puede enumerar el hecho de que los niños se acostumbran y es muy difícil sacarlos de nuestra cama.

¿Hasta cuándo?

Si has optado por dormir con tu bebé, quizás te preguntes ¿hasta cuándo es sano hacerlo? ¿Cuál es el mejor momento para sacar al bebé de la cama? Lamentablemente, no podemos darte una respuesta específica.

Al contrario, el momento dependerá de la propia dinámica de cada familia y de las características individuales del bebé. No obstante, lo que sí es cierto es que, si ya no puedes dormir bien o si esto te trae problemas de pareja, debes comenzar a abrir espacio.

Algo que ha ayudado a muchas parejas es usar una cuna especial, que va pegada directo de nuestra cama. También se puede colocar su cuna normal muy cerca de la cama. Así, el bebé no se siente solo; está protegido, pero nos deja algo de espacio.

El colecho, una práctica discutible.

¿Está listo para dejar de dormir en la habitación con los padres?

Un indicativo de que está listo es que duerma toda la noche de corrido. Si es así, pues es muy sencillo: lo que debes hacer es ponerlo cerca y ya. Hay bebés excepcionales que duermen muchas horas corridas desde que son muy pequeños, pero son una minoría.

Al contrario, lo más común es que se despierten a comer varias veces en la noche. Algunos afirman que, mientras más pronto duerma en su habitación, mejor.

Que duerma en otra habitación antes de los 3 meses no es sano

Esta práctica puede ser peligrosa. El motivo es que el nivel de estrés cerebral que padece un niño cuando se siente abandonado es tan alto que se queda dormido porque el cerebro segrega una gran cantidad de ‘sedantes’ como protección neurológica. En algunos casos, pueden llegar a convulsionar.

Eso no significa que debas dormir con tu bebé para toda la vida ni que debas sentirte culpable por la decisión que tomes. No obstante, sí es importante que entendamos que es normal que un bebé quiera dormir con sus padres.

Debes tener siempre en mente que ellos no vienen programados para el mundo de hoy, en el que la madre, aparte de ser madre, tiene un montón de responsabilidades que desempeñar.

“El momento para que el bebé deje la habitación de los padres dependerá de la dinámica de cada familia y de las características individuales del bebé”

Sácalos de tu cama con firmeza, pero con amor

Si tienes un hijo grande —de más de 3 años— y quieres sacarlo de tu cama, hazlo con amor. Ofrécele una cama hermosa solo para él; convéncelo de que ya es un grande; negocia y mantente firme. No hagas de ello una desgracia para el niño.

Tampoco debería pasar que uno de los padres pretenda dormir eternamente con el bebé. Sobre todo si al otro le molesta. Debe haber lugar para la intimidad; el lecho conyugal es un lugar de dos y debe tratarse como tal.

Muchas madres dudan sobre cuándo debe dejar de dormir el bebé en la habitación con sus padres.

El mejor momento

Entonces, el mejor momento es cuando le hagas un favor y no un daño a tu hijo sacándolo del cuarto. Si lo sacas del cuarto a las malas, el bebé se dejará, es más débil. Peleará, al final cederá y tú pensarás que ganaste. Pero, ¿cómo se siente con el cambio? ¿Estás generando ansiedad y una personalidad ansiosa?

Ser padre cansa, pero lo natural es que estemos dispuestos a respetar sus procesos naturales, cual lo hacen los animales más primitivos. El águila no echa a sus crías a volar ni antes ni después de tiempo porque ella conoce el momento justo.

Por lo tanto, no te dejes llevar por la presión social: cada niño es distinto y merece ser amado de manera individual. La buena noticia es que, por más que te esfuerces, tu bebé tarde o temprano saldrá de tu cama, incluso aunque no lo quieras.

Categorías: Consejos para cuidar a tu bebé Etiquetas:
Te puede gustar