Falta de energía en adolescentes. ¿Qué hacer?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por María Alejandra Castro el 5 febrero, 2019
Óscar Dorado · 1 febrero, 2019
Si tu hijo adolescente se siente cansado, es posible que deba incluir algunos cambios en su día a día. En el siguiente artículo te contamos todo lo que debes saber para ayudar a tu hijo adolescente.

Si observas que tu hijo adolescente está constantemente cansado y no es capaz de llevar a cabo todas las actividades, es posible que debas hacer algo al respecto. De hecho, es algo común en muchos jóvenes, por lo que aprovecharemos el artículo para contarte todo lo que debes saber sobre la falta de energía en adolescentes. ¡Sigue leyendo para descubrir los factores de riesgo y algunos tips para contrarrestar la fatiga!

Ciertamente, con el trabajo escolar, el estrés social, el crecimiento personal y todos los cambios que tienen lugar en la adolescencia, no es de extrañar que los adolescentes a menudo se sientan agotados y con falta de energía. Como madre, debes asegurarte de que la carga de tareas de tu hijo sea apropiada para su edad.

Algunos factores de riesgo como el estrés o la depresión pueden provocar la falta de energía en adolescentes. Regular el descanso, aumentar la actividad y alimentarse de manera saludable, son algunos de los mejores consejos para combatir la fatiga. Aunque no te preocupes, porque te contamos todo lo que debes saber a continuación.

Factores de riesgo

Hay muchas cosas a tener en cuenta, pero hay algunas razones muy comunes que podrían explicar por qué un adolescente está cansado. De hecho, uno de los factores de riesgo más comunes de fatiga extrema en adolescentes es el estrés y el trabajo escolar. Los adolescentes no solo tienen una gran cantidad de obligaciones relacionadas con la escuela y las actividades extracurriculares, sino que muchos también tienen empleos a tiempo parcial.

Por contra, algunas de las causas médicas pueden incluir anemia, tiroides baja u otros problemas médicos crónicos. Por ende, efectos secundarios de los medicamentos o problemas de salud mental como estrés excesivo, depresión o distimia también pueden causar fatiga significativa.

Los mejores consejos para combatir la falta de energía en adolescentes

1.-Regula su descanso

No dormir lo suficiente es la razón número uno que determina que los niños que están cansados. De hecho, tiene sentido que, si no duermen lo suficiente, estarán más cansados de lo habitual. Incluso una mejor calidad de sueño puede mejorar su rendimiento, tanto físico como mental.

Y es que si la fatiga se relaciona simplemente con la falta de la sueño, la mejor solución es intentar que el adolescente tenga un horario de sueño regulado. Si bien, la mayoría de los adolescentes, generalmente, duerme más los fines de semana para compensar la falta de sueño entre semana, pero este tipo de patrón empeora la fatiga extrema.

En su lugar, te recomendamos alentar a tu hijo adolescente a que duerma a la misma hora todas las noches y que no se acueste demasiado tarde durante el fin de semana. Por contra, es posible que los cambios en el patrón de sueño no sean suficientes para resolver la fatiga crónica del adolescente. Esto es un indicio de que el problema no es la falta de sueño.

2.-Mayor actividad

Aunque parezca contradictorio, levantarse y moverse puede ayudar a que los adolescentes dispongan de mayor energía. Muchos de ellos se sientan todo el día en la escuela, luego regresan a casa y se vuelven a sentar para realizar sus tareas, mientras que otros pasan el tiempo viendo televisión o jugando a videojuegos, algo muy negativo para regular el sueño. Por ello, se recomienda limitar el tiempo en las pantallas, especialmente antes de acostarse.

En consecuencia, necesitas animar a los chicos a levantarse y moverse, preferiblemente en el exterior. Del mismo modo, se debe combatir el exceso de peso en los adolescentes ya que puede hacer que sea más difícil hacer ejercicio y dormir.

3.-Alimentación saludable

Por último, motiva a los adolescentes a alimentarse de manera equilibrada con alimentos saludable que incluyan frutas, verduras, proteínas y carbohidratos. Limita los zumos, los dulces y otros alimentos con alto contenido de azúcar y de baja nutrición. Somos conscientes de que es más fácil decirlo que hacerlo cuando los niños piden dulces, aunque es uno de los mejores pasos que pueden llevarse a cabo para combatir la falta de energía en adolescentes.

Finalmente, te recordamos que la fatiga es muy común entre los adolescentes. Sin embargo, no debes pasar por alto que un médico puede ayudar a determinar la causa de la fatiga extrema en los adolescentes si determina que la falta de sueño no es la causa subyacente. De cualquier modo, estamos convencidos de que los consejos anteriores para combatir la falta de energía en adolescentes podrán ayudar a que tu hijo adolescente se sienta mucho mejor.

  • Lavielle Sotomayor, P., Pineda Aquino, V., Jáuregui Jiménez, O., & Castillo Trejo, M. (2014). Actividad física y sedentarismo: Determinantes sociodemográficos, familiares y su impacto en la salud del adolescente. Revista de Salud Pública16(2), 161–172. https://www.crossref.org/iPage?doi=10.15446%2Frsap.v16n2.33329