El uso correcto de lo, la y le

Este artículo fue redactado y avalado por la filóloga Elena Castro
· 29 mayo, 2019
Cuando los errores están generalizados, se convierten en un problema muy difícil de corregir. Esto es lo que ocurre con el uso de lo, la y le, en especial en las clases de lengua de los adolescentes. ¿Quieres aclarar estas dudas de una vez por todas? Entonces, sigue leyendo.

Según el lugar donde vivamos y la gente que nos rodee, nuestra forma de hablar se verá afectada en ciertos aspectos. En algunas ocasiones, tan solo se tratará de llamar a las cosas por un nombre distinto, pero en otras habrá cambios gramaticales que son erróneos. Este es el caso de el uso correcto de lo, la y le, que suele hacernos dudar.

Este artículo es especialmente interesante para los adolescentes, ya que trata conceptos que se encontrarán cada año. Sin embargo, esto tiene dos caras. Si desde un principio te ha resultado complicado entender estos conceptos, cada año se puede hacer más cuesta arriba, aunque revisar estos conceptos anualmente también nos da la oportunidad de reengancharnos.

Problemas del uso correcto de lo, la y le

El uso de lo, la y le está ligado al conocimiento y buen uso de la sintaxis. ¿Recuerdas qué son el complemento directo y el complemento indirecto? Esta suele ser la raíz del problema.

El complemento directo y el uso de lo, la y le

En general, se suele decir que el objeto directo aparece en una oración cuando se menciona una cosa, pero no siempre es cierto. Cuando una frase tiene un único complemento y se trata de una persona, también suele funcionar como complemento directo. Veamos un ejemplo de cada caso:

Leo un libro.

Canto una canción.

Llamo a María.

Escribo a Juan.

El uso correcto de lo, la y le.

En los dos primeros casos, el complemento directo es un objeto, por lo que utilizamos lo en masculino y la en femenino. Sin embargo, en los dos últimos casos tenemos a personas con la función de complemento directo, ya que no hay ningún otro objeto.

En estos casos hay que sustituir el complemento directo femenino por la y el masculino por lo o le, que, aunque no es lo correcto, solo se admite cuando el complemento directo hace referencia a un hombre. Por esta razón hay que tener cuidado al diferenciar los elementos de la oración.

El complemento indirecto

Esto es mucho más sencillo: el complemento indirecto siempre se va a sustituir por le, tanto si es femenino como masculino. Ahora solo habrá que identificar cuál es el objeto indirecto que, en general, es una persona.

Para que no sea muy lioso, vamos a partir de uno de los ejemplos anteriores. En la oración «Canto una canción a los asistentes», «a los asistentes» sería el complemento indirecto. En este caso, se sustituiría por les, dado que es plural.

¿Cómo identificar el uso correcto de lo, la y le?

Si todavía te pierdes un poco entre tanto tecnicismo, te recomiendo que uses imágenes. La memoria visual es un gran recurso para aprender. ¿Por qué no utilizarla para aprender sintaxis?

Hace tiempo, SinFaltas publicó unostuits en los que aclaraba el uso de lo, la, le y sus plurales con frases que contenían emoticonos. Puede que no sea el método habitual, pero es una forma muy sencilla de condensar muchas explicaciones y excepciones de forma clara y precisa. De hecho, incluso algunos periódicos digitales se hicieron eco de este recurso tan útil.

El uso de lo

Los loístas son aquellos que utilizan lo y los de forma errónea. Esto ocurre cuando se utilizan como complemento indirecto.

  • Ejemplo: Pedí la cuenta al camarero. 
    • Complemento directo: la cuenta.
    • Complemento indirecto: al camarero.
  • Frase incorrecta: Lo pedí la cuenta.
  • Frase correcta: Le pedí la cuenta.

El uso de la

Los laístas son las personas que utilizan la y las de forma equivocada. Es decir, cuando usan la y las como complemento indirecto.El uso correcto de lo, la y le.

  • Ejemplo: Conté un secreto a Sara.
    • Complemento directo: un secreto.
    • Complemento indirecto: a Sara.
  • Frase incorrecta: La conté un secreto.
  • Frase correcta: Le conté un secreto.

¿Cuándo y cómo se usa le?

Las personas leístas son las que confunden el uso de le y les con el de los pronombres que se utilizan para sustituir el objeto directo. Es decir, son los que usan le y les en lugar de lo y la.

  • Ejemplo: Cogí el teléfono para llamar al médico.
    • Complemento directo: el teléfono.
    • Complemento indirecto: al médico.
  • Frase incorrecta: Le cogí para llamar al médico.
  • Frase correcta: Lo cogí para llamar al médico.

La frase es incorrecta porque no corresponde al pronombre que se utiliza con objetos (lo). Lo que ocurre es que la frase cambia, ya que implica que coges a una persona para llamar al médico.