Efectos secundarios de las vacunas en los bebés

Francisco María García 9 marzo, 2018
Las vacunas en los bebés son necesarias para proteger su salud y evitar que contraigan diferentes enfermedades en el futuro. Sin embargo, en ocasiones la vacunación origina efectos secundarios, que pueden ser evitados o, por lo menos, tratados.

El tema de las vacunas en los bebés siempre ha sido motivo de discusión. Aunque la mayoría de los especialistas recomienda su uso, existen grupos sociales que las rechazan. Conocer los efectos secundarios de las vacunas es información importante para que los padres puedan tomar la decisión sobre su colocación.

Las vacunas fueron concebidas para evitar enfermedades. La polémica en torno a ellas se genera porque la mayoría son creadas a partir del virus que contagia la afección. Sin embargo, su uso ha demostrado la disminución en muchas enfermedades que hace tiempo fueron mortales.

Desde recién nacidos, es importante proteger la salud de los niños. Las vacunas cumplen esta función en enfermedades que pueden ser fatales, dado que previenen algún contagio en edades tempranas. Por ello, es importante el control de vacunas en cada visita al pediatra.

Control de vacunas

Una parte importante de la consulta médica de los pediatras es validar que el bebé tenga al día sus vacunas. Su colocación va acorde a la edad y el desarrollo del bebé. En algunos casos, hay vacunas que necesitan más de una dosis como parte del refuerzo.

Las vacunas básicas con las que debe contar todo bebé previenen siete enfermedades infantiles, que son:

  • Difteria
  • Tétano
  • Tosferina
  • Hepatitis B
  • Poliomielitis
  • Hib y enfermedad neumocócica

Éstas últimas son causantes de la meningitis bacterial y viral, respectivamente.

Desde el segundo mes de vida, se suministran todas las vacunas; los refuerzos se colocan cada dos o cuatro meses, dependiendo de las indicaciones. En el caso de las vacunas DTap (Difteria /Tetano/Tosferina) y Poliomielitis, se refuerzan hasta los cuatro o seis años.

“Las vacunas deben ser suministradas bajo estricta supervisión del médico especialista, así como se tiene que garantizar que hayan sido fabricadas por un laboratorio autorizado”

¿Cuáles son los efectos secundarios de las vacunas en los bebés?

No siempre las vacunas provocan algún tipo de reacción en los bebés. En muchas ocasiones, todo depende del sistema inmunitario del niño y su tolerancia a las vacunas. Los efectos se pueden clasificar en leves, moderados y complejos.

Las reacciones más comunes son fiebre, hinchazón o dolor donde fue colocada la vacuna e irritabilidad. Algunos niños también presentan pérdida del apetito; en estos casos, considerados efectos leves, el tratamiento se basa en antipiréticos.

La vacunación es la mejor forma de prevenir el sarampión.

Las reacciones moderadas pueden presentar fiebres igual o mayor a 40°C. Además, se pueden prolongar por más de cinco días, con presencia de llanto continuo durante tres horas o más. Como parte de efectos secundarios de las vacunas más complejas, puede haber convulsiones o pérdida del conocimiento.

¿Cómo contrarrestar los efectos secundarios de las vacunas?

Ante cualquier reacción inesperada después de una vacuna, lo recomendable es consultar al especialista. Sin embargo, existen tratamientos comunes que pueden ayudar a minimizar los efectos básicos.

  • En caso de fiebre. Si se trata de malestar o fiebre leve, pueden aplicarse cuidados caseros como paños húmedos en la frente. También bañar al bebé disminuye la temperatura corporal.

Si la fiebre es elevada, se debe aplicar el tratamiento indicado por el médico, la mayoría de las veces se trata con antipirético. Algunos doctores recomiendan suministrar una dosis de este medicamento de forma preventiva aunque no haya fiebre.

Infecciones, dolor, malestar

  • En caso de hinchazón o infección. Suele ocurrir que la zona donde se aplicó la vacuna se enrojezca; en estos casos, se puede aplicar una compresa de agua fría para minimizar la molestia.

Si hay presencia de bulto o hinchazón, no se debe tocar. Este desaparecerá por sí solo. En caso de un absceso, lo recomendable es consultar al médico.

  • En caso de dolor o malestar. Por lo general, el brazo o pierna donde se colocó la vacuna queda un poco dolorida y esto causa irritación o malhumor en los niños. Lo aconsejable es poner a descansar al bebé y evitar tocar la zona de dolor.
Los efectos secundarios de las vacunas pueden ser leves, moderados o complejos.

Cuando se origina alguna de las reacciones consideradas graves o complejas, hay que solicitar ayuda inmediatamente. La atención rápida del niño ante cualquier síntoma o emergencia garantiza su progreso.

 Recomendaciones sobre la vacunación

  • Solo especialistas. Las vacunas deben ser suministradas bajo estricta supervisión del médico especialista, así como se tiene que garantizar que hayan sido fabricadas por un laboratorio autorizado. De igual manera, hay que cuidar las medidas higiénicas durante la dosificación.
  • Indicación médica. Los pediatras son los únicos que deben indicar cuándo es el momento de vacunar a un bebé. Algunos niños no cumplen con todas las condiciones para ser vacunados, ya sea por sus características o por tener una enfermedad transitoria.

Con toda esta información, de seguro podrás formarte una opinión acerca del tema. Cuanto más sepas, más herramientas tendrás para decidir lo que es mejor para tu hijo. Además, claro, siempre es bueno tener la opinión de un profesional.

Te puede gustar