Diferencia entre evaluación formativa y sumativa

22 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la psicóloga Ana Couñago
Para evaluar el proceso de enseñanza-aprendizaje, se puede utilizar tanto la evaluación formativa como la sumativa. A continuación, te explicamos en qué se diferencian.
 

La evaluación es muy importante en educación, pues permite analizar, valorar y reflexionar sobre los resultados conseguidos a lo largo de todo el proceso de enseñanza-aprendizaje. Hoy en día, existen múltiples formas de evaluar. En este artículo te vamos a explicar la diferencia entre evaluación formativa y sumativa.

Ambos tipos de evaluación son válidos y útiles. Pero, en el sistema educativo actual, es conveniente apostar por la formativa, ya que esta se adapta a las necesidades educativas de todos los estudiantes.

Diferencia entre evaluación formativa y sumativa

Antes de ver en qué consiste la evaluación formativa y la sumativa, es necesario tener claro el concepto de evaluación educativa. Así, según Mercedes Babío Galán y otros, se puede definir como:

“Un proceso de análisis estructurado y reflexivo, que permite comprender la naturaleza del objeto de estudio y emitir juicios de valor sobre el mismo, proporcionando información para ayudar a mejorar y ajustar la acción educativa”.

-Mercedes Babío Galán-

Niño pensando las diferencias entre evaluación formativa y sumativa.

Evaluación formativa

La evaluación formativa se utiliza para obtener información sobre el nivel de comprensión que ha conseguido cada uno de los estudiantes a lo largo del proceso de enseñanza-aprendizaje.

 

Dicha información sirve para analizar, enriquecer, planificar y mejorar las acciones educativas, de modo que se ajusta la intervención a las necesidades de los estudiantes, con el fin de que todos puedan alcanzar el máximo nivel de desempeño en las diferentes áreas del conocimiento.

Las consecuencias de emplear la evaluación formativa en educación son:

  • Se logra regular el proceso de enseñanza-aprendizaje, adaptándose a las características del alumnado.
  • Tanto el profesorado como los estudiantes, reciben feedback sobre el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • El profesorado mejora sus prácticas docentes y pedagógicas.
  • Conlleva un seguimiento personalizado de cada estudiante.
  • Reconoce y atiende a los diferentes ritmos y maneras de aprender.
  • Cada estudiante se implica de forma activa para alcanzar unos determinados objetivos. Es decir, son los responsables del propio aprendizaje.
  • Aumenta el rendimiento académico del alumnado.

Algunos ejemplos de evaluación formativa son:

  • Las rúbricas de evaluación.
  • Las escalas de observación. 
  • Los test o pruebas que miden el nivel inicial.
  • Las listas de control.
  • Las preguntas clave.

Evaluación sumativa

La evaluación sumativa es la que se utiliza en la enseñanza tradicional. Consiste en valorar el nivel de logro del alumnado en relación a los aprendizajes adquiridos y transformar dicha valoración en calificaciones o notas, que se atribuyen con base en una comparación con la media del grupo. Se trata de realizar una evaluación final, sin tener en cuenta todo el proceso, para verificar los resultados obtenidos al finalizar un bloque, una etapa, una lección, una unidad didáctica, etc.

 

Las consecuencias de emplear la evaluación sumativa en educación son:

  • Se logra conocer y certificar el nivel de dominio y conocimiento del alumnado sobre un contenido concreto.
  • Los estudiantes conocen sus logros al finalizar todo el proceso de enseñanza-aprendizaje.
  • Los estudiantes estudian para obtener una calificación final, por lo que tienden a esforzarse en el último momento.
    Niño asustado mirando una pila de libros.
  • No se pueden identificar las necesidades educativas puntuales en cada alumno.
  • Los docentes no pueden mejorar sus acciones educativas a lo largo del proceso, sino que deben esperar a perfeccionar su intervención en el periodo académico siguiente.

Algunos ejemplos de evaluación sumativa, son:

  • La combinación de preguntas de desarrollo y tipo test en una prueba.
  • Las pruebas orales, tipo exposiciones o presentaciones.
  • Los exámenes parciales.
  • Los exámenes finales. 

En conclusión

A modo de conclusión, se puede decir que la evaluación formativa busca valorar todo el proceso de enseñanza-aprendizaje, mientras que la evaluación sumativa pretende valorar un resultado final. Por tanto, esta última encaja en un modelo de escuela tradicional.

Pero, actualmente, existe una nueva concepción relacionada con la educación, por lo que es más recomendable utilizar herramientas o instrumentos de evaluación formativa. De hecho, este tipo de evaluación es ideal para:

 
  • Valorar las competencias en educación.
  • Atender a la diversidad del alumnado, teniendo en cuenta sus capacidades y características personales.
  • Babío-Galán, M. (1992). Evaluación de Actividades de Formación. Madrid: Ministerio de Educación y Ciencia.
  • Rosales, M. (2014). Proceso evaluativo: evaluación sumativa, evaluación formativa y assesment, su impacto en la educación actual. Artículo662, 3.