Daños en la piel de los niños por el uso de las pantallas digitales

En los últimos años, ha aumentado el uso de pantallas digitales en los niños. Todas estas pueden ser perjudiciales para su salud. ¿Sabes qué daños provoca? Te contamos todo lo que debes saber al respecto.
Daños en la piel de los niños por el uso de las pantallas digitales
Maria del Carmen Hernandez

Escrito y verificado por la dermatóloga Maria del Carmen Hernandez.

Última actualización: 27 julio, 2023

La exposición prolongada a las pantallas digitales conlleva diversos riesgos para la salud de los niños. Aunque los efectos en la visión y el bienestar mental han sido estudiados, los daños en la piel son un tema que ha recibido menos atención.

Aquí analizamos los posibles daños en la piel de los niños causados por el uso de pantallas digitales y te brindamos consejos para minimizar los efectos adversos.

¿Qué efectos provocan en la piel de los niños las pantallas digitales?

Comprender los efectos negativos que pueden surgir del uso excesivo de las pantallas digitales es crucial para proteger la salud integral de los infantes. Algunos de estos son los siguientes.

Radiación de luz azul

Las pantallas digitales emiten luz azul, una forma de luz visible de alta energía que puede penetrar en las capas más profundas de la piel. En consecuencia, puede causar estrés oxidativo y daño en el ADN de las células cutáneas. Un estudio publicado por la revista Cosmetic Dermatology, detalla que esto puede acelerar el envejecimiento cutáneo y aumentar el riesgo de cáncer.

Deshidratación de la piel

El uso prolongado de pantallas digitales puede contribuir a la deshidratación de la piel en los niños. Además, el parpadeo infrecuente mientras se enfocan en las pantallas puede conducir a una disminución en la producción de lágrimas, lo que provoca sequedad y tirantez en la piel del rostro.

Aumento de los problemas de acné

El contacto directo de la piel con dispositivos electrónicos puede facilitar la transferencia de bacterias, suciedad y aceites de la pantalla a la piel del niño. Por lo tanto, esto puede obstruir los poros y contribuir al desarrollo o empeoramiento del acné, sobre todo en adolescentes.

No obstante, las investigaciones continúan en este campo para comprender mejor los efectos específicos de las pantallas digitales en la salud de la piel.



¿Cuáles son los efectos a largo plazo?

Es importante tener en cuenta que los efectos a largo plazo pueden variar según la susceptibilidad individual, la duración y la intensidad de la exposición a las pantallas digitales, así como otros factores relacionados con la salud de la piel de cada persona.

Envejecimiento prematuro de la piel

La exposición continua puede acelerar el envejecimiento de la piel, lo que se manifiesta en arrugas, líneas finas y pérdida de elasticidad. El estrés oxidativo causado por la radiación puede dañar el colágeno y las fibras elásticas, lo que contribuye al envejecimiento prematuro.

Hiperpigmentación

La radiación de la luz azul también puede desencadenar una producción excesiva de melanina, el pigmento responsable del color de la piel, así lo explica la revista Investigative Dermatology. En consecuencia, puede resultar en manchas oscuras o decoloración en la piel.

Riesgo de cáncer de piel

Aunque la evidencia es limitada, un estudio publicado por Environmental Health Perspectives sugiere que la exposición crónica a la radiación de luz azul puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer. Este estudio comparó 2000 personas con exposición previa nocturna a luces artificiales y 2000 personas menos expuestas.

Problemas dermatológicos

El calor y la deshidratación causados por el uso prolongado de pantallas digitales pueden desencadenar o empeorar afecciones de la piel como el acné, la dermatitis seborreica y el eczema. Además, la sequedad y la irritación resultantes pueden provocar brotes cutáneos y malestar general en la piel.

¿Cómo proteger la piel de los niños del daño de la luz azul?

La piel de los niños es más delicada y susceptible a sufrir irritaciones y problemas dermatológicos. Por lo tanto, lo ideal es mantenerla protegida y saludable para que el niño goce de una buena calidad de vida. Algunas acciones a tomar pueden ser las siguientes.

Limitar el tiempo de la pantalla

Es fundamental establecer límites de tiempo razonable para el uso de pantallas digitales en niños. Desde la American Academy of Child and Adolescent Psichiatry, recomiendan que los niños menores de 18 meses eviten el uso de pantallas digitales, excepto para videochat, y que los niños de 2 a 5 años limiten su tiempo a una hora al día.

Aplicar protector solar

Si bien la revista Drugs in Dermatology recalca la diferencia entre la radiación de luz azul emitida por las pantallas digitales y la radiación solar, aún se recomienda aplicar protector solar de amplio espectro antes de que los niños se expongan a dispositivos electrónicos al aire libre.



Mantener la distancia adecuada

Es esencial que los niños mantengan una distancia correcta entre sus ojos y la pantalla mientras usan dispositivos electrónicos. Se aconseja una distancia de al menos 50 centímetros, además de utilizar un soporte para mantener la pantalla a la altura de los ojos.

Además, el uso prolongado de pantallas digitales en entornos con aire seco puede contribuir a la sequedad de la piel. Para intentar evitarlo, utiliza humidificadores en los espacios interiores para mantener un nivel adecuado de humedad y evitar la deshidratación de la piel.

Realizar descansos visuales

Alentar a los niños a realizar pausas visuales regulares durante el uso de pantallas digitales puede ayudar a reducir la tensión ocular y la fatiga. De hecho, desde la American Academy of Ophtalmology se recomienda la regla “20-20-20”: cada 20 minutos, hacer una pausa de 20 segundos y mirar a una distancia de 20 pies (alrededor de 6 metros) para descansar los ojos.

Promover su estilo de vida saludable

Una alimentación equilibrada y una hidratación adecuada son fundamentales para mantener una piel sana. Para ello, se debe fomentar una dieta rica en frutas, verduras y alimentos que contengan ácidos grasos omega-3 para ayudar a fortalecer la piel y reducir la inflamación.

A su vez, también se recomienda que realicen actividades al aire libre para contrarrestar los efectos negativos de la exposición prolongada a las pantallas y promover la salud de la piel y el bienestar general.

Educar sobre el autocuidado

Es esencial enseñar a los niños la importancia del autocuidado y la protección de la piel para que mantengan hábitos saludables a lo largo de su vida. Esto incluye recordarles que no se toquen la cara con las manos sucias y animarlos a mantener una rutina diaria de limpieza facial suave.

Además, limpiar la piel después de usar los dispositivos electrónicos para prevenir la acumulación de bacterias y la obstrucción de los poros.

Los niños y el uso excesivo de las pantallas digitales

El uso creciente de pantallas digitales entre los niños ha llevado a una mayor preocupación sobre los posibles daños en la piel. Es esencial que los padres, educadores y profesionales de la salud, estén conscientes de estos riesgos y tomen medidas preventivas para minimizarlos. Asimismo, proteger la piel de los niños y asegurar su bienestar en la era digital.


Todas las fuentes citadas fueron revisadas a profundidad por nuestro equipo, para asegurar su calidad, confiabilidad, vigencia y validez. La bibliografía de este artículo fue considerada confiable y de precisión académica o científica.



Este texto se ofrece únicamente con propósitos informativos y no reemplaza la consulta con un profesional. Ante dudas, consulta a tu especialista.