Cuando la gente me critica porque aún llevo a mi niño en el carrito

Valeria · 5 octubre, 2016

Hay personas, que en su afán por entrometerse en vidas ajenas, juzgan a las madres de exceso de permisividad o dejadez cada vez que ven a un niño mayor de 3 años que aún va en el carrito. Casi nadie se pregunta si tal vez, ese niño tiene un problema madurativo o una enfermedad que, sencillamente, le impide tener la autonomía del resto de niños.

Esto mismo es lo que sienten muchas madres y muchos padres con hijos con Síndrome de Down u otros problemas del desarrollo y que los obliga a llevar sus niños en carritos a edades ya muy avanzadas. Es más, en ocasiones y para agilizar ese transporte hasta la guardería, por ejemplo, muchas familias deciden poner al niño en el carrito para ir más deprisa. Porque de otro modo, el niño se cansaría y el trayecto sería mucho más dificultoso.

No obstante, el problema de base es siempre la facilidad con la que se emite un juicio y un agravio sin saber. Una madre que arrastra un carrito con un niño de 5 años no tiene por qué ser una madre demasiado permisiva. Ni  “una defensora a ultranza de la crianza natural”. Tal vez, sea la madre de una criatura con problemas articulares.

Hemos de ser mucho más respetuosos y sensibles. Asimismo, cada familia es muy libre de aplicar las estrategias que desee en la crianza de sus hijos si conoce en todo momento, cuáles son sus necesidades. Te proponemos reflexionar sobre ello.

La niña de 5 años que aún va en carrito

Hace unos meses salió publicada en la revista “Little Things” la historia de una niña llamada Madison. Tiene algo más de 5 años y su familia aún la lleva en carrito. Es, además, una niña bastante alta para su edad, y ello hace que siempre sea señalada cada vez que sus padres la sacan a pasear.

“‘¡Es demasiado grande!” le dicen a sus espaldas entre risas y burlas. Madison, escucha y baja la cabeza. Finalmente, Rachel, la madre, se vio obligada a contar su historia en su propio blog “Life on my family and me“. La niña padece “Síndrome de Hiperlaxitud Articular”. Ella puede andar como cualquier niño de su edad, con la única diferencia de que se cansa muy pronto. Y cuando lo hace, sufre un dolor intenso en pies, tobillos y rodillas.

En verano el dolor aumenta, y de ahí, que sus padres la lleven siempre en carrito. Toma antiinflamatorios y hay épocas más difíciles, aunque hay meses, en que puede hacer vida completamente normal.

Su historia puso de relevancia hace poco sobre esa facilidad con la que a veces, se juzga a una familia de modo tan cruel, acusando de mala crianza cuando lo que hay en realidad, es un amor inmenso.

madison
Madison, 5 años

¿Hasta qué edad pueden ir los niños en el carrito?

Como ya sabemos, los niños mayores siempre van a llamar la atención en caso de ir en un cochecito. Por término medio, un niño debería ser capaz de caminar al lado de papá y mamá sobre los dos años y medio o los 3.

Sin embargo, existen muchos matices a tener en cuenta.

Los trayectos largos hasta la guardería o la casa de los abuelos

Si optamos por no usar el coche y nos lanzamos con un niño o una niña de dos años y medio a dar un paseo más o menos largo, el tema se complica. A esta edad difícilmente harán un trayecto de más de 10 o 15 minutos.

Si además, vamos con prisas, el carrito seguirá siendo ese socorrido “refugio” donde llevar a nuestros hijos de forma segura.

familia en carritos de bebe

A los 3 años debemos empezar a negociar con ellos

Si nuestro hijo no tiene ningún problema de movilidad, es la edad perfecta para empezar a negociar con ellos pequeños trayectos que haremos de la mano. Es un momento ideal para enseñarle normas de civismo, cuándo pasar un paso de cebra, cuando detenerse, dónde mirar o la necesidad de no soltarse nunca de la mano de papá y de mamá…

Son estrategias sencillas que podemos hacer en paseos cortos de 20 minutos donde todo le resulte estimulante. A medida que crezcan, ganarán en resistencia para caminar más tiempo sin cansarse. No obstante, lo mejor es empezar por paseos cortos.

Mi hijo/a aún tardará en ser autónomo

Cada niño tiene sus ritmos y sus tiempos. No hay que ver cómo un problema el seguir paseándolos en el carrito cuando tienen 4 o 5 años si así lo necesitan. Lo que piense el resto de personas no tiene ninguna importancia. Lo verdaderamente esencial es que nuestro hijo salga al exterior, que reciba estímulos, que escuche, sienta y se envuelva de todo lo que la vida tiene preparado para él o ella.

niña en carrito

Puede que tarde un poco más en ser autónomo. En poner sus pies en seguridad en el suelo para avanzar sin caerse, para que sus piernas sostengan su peso y el equilibrio para empezar a correr.

No importa cuándo sea ese día. Como madres, como padres y personas que queremos a esa criatura, estaremos junto a él en cada paso para atender todas sus necesidades.