11 cosas que nunca debes hacerle a un bebé

A veces, una no sabe bien qué hacer ante determinadas situaciones, como calmar al bebé que llora sin perder los nervios. Pero lo importante es tener claro lo que no se debe hacer.
11 cosas que nunca debes hacerle a un bebé
Marcela Alejandra Caffulli

Revisado y aprobado por la pediatra Marcela Alejandra Caffulli.

Última actualización: 05 mayo, 2022

Una vez más, y lejos de lo que sostienen algunas creencias populares, los expertos en psicología infantil nos advierten sobre la necesidad de mejorar algunos métodos de crianza. Pues todo lo que hacemos con nuestros hijos durante las primeras etapas de sus vidas, puede impactar fuertemente en su desarrollo posterior.

Nadie nace con el manual de madre o padre bajo el brazo y más de una vez, se resuelven las dificultades sobre la marcha, de la mejor manera posible. Pero eso no quita que podamos cometer errores y debemos intentar actuar mejor en la siguiente oportunidad. Por eso, a continuación, vamos a contarte qué cosas no debes hacerle jamás a tu bebé. ¡Apunta!

Qué cosas no debes hacerle a un bebé bajo ningún concepto

“Educar la mente sin educar el corazón, no es educar en absoluto”.

-Aristóteles-

1. Zarandearlo de un lado a otro

Algunos padres, cuando quieren dormir a su pequeño o bien lograr que deje de llorar, optan por zarandearlo. Esto no es realmente una técnica para relajarlo, sino la exteriorización de la frustración que le genera a los cuidadores no conseguir que el bebé se tranquilice. Pero hay que tener cuidado, porque puede causar daños irreversibles en la criatura.

El cerebro del bebé es bastante frágil y por este motivo, se desaconseja presionar o tocar su cabeza con fuerza y mecerlo bruscamente cuando se lo tiene en brazos. 

2. No cargarlo en brazos

A pesar de que los padres que cargan en brazos a sus hijos gastan un 16 % más de energía que los que no lo hacen, lo cierto es que el contacto cuerpo a cuerpo es fundamental para el desarrollo de la seguridad y la confianza.

Por eso, no hay nada de malo en coger a tu pequeño en brazos, sino todo lo contrario. Puede que se encuentre cansado y no sepa manejar su malestar, pero cerca de ti se sentirá querido, respetado y acompañado.

Cargar en brazos al bebé que llora es mucho más que ayudarlo a calmarse. Es demostrarle que sus demandas son importantes para sus cuidadores y que nunca estará solo.

3. Pegarle, una de las cosas que nunca debes hacerle a un bebé bajo ningún concepto

La violencia nunca es la solución para ningún conflicto. Por eso, para enseñarle al bebé no es necesario recurrir a un azote. Con el diálogo asertivo y con un mensaje seguro y a voz firme, conseguirás establecer límites claros y saludables. De la otra forma, tu pequeño crecerá en el contexto de la agresividad y esto puede llevarle a desarrollar una baja autoestima.

4. No sacarle los gases

Cuando los padres no saben por qué llora su pequeño, es necesario considerar la posibilidad de que esté acumulando gases en sus intestinos. El aire se ingiere de manera espontánea e inadvertida durante la succión del pecho o la mamadera y debe eliminarse luego de cada toma a través de los eructos o las flatulencias.

Si no se incorpora el hábito del “provechito” luego de la leche, es posible que el pequeño acabe por sufrir de cólicos. Esto limitará su descanso y aumentará los episodios de llantos y molestias.

5. Abrigarle mucho

Al igual que el enfriamiento, el sobrecalentamiento es perjudicial para la salud de los pequeños.

Cuando son recién nacidos, no saben regular la temperatura ni transpiran, pero sí expresan su malestar cuando están acalorados. De mayores, el sudor excesivo puede hacerles mojar la ropa y aumentar así su incomodidad.

6. Dejarle llorar, una de las cosas que nunca debes hacerle a un bebé

Tal y como señalan Silvia M. Bell y Mary D. Salter Ainsworth, a lo largo de la historia, las mamás han reaccionado con métodos muy parecidos al llanto de su bebé. En esta línea, puede que hayas escuchado a las abuelas aconsejarle que “hay que dejar al niño llorar para que se le pase la rabieta”.

Sin embargo, dejar llorar a un niño angustiado de 0 a 3 años puede perjudicar su desarrollo emocional. Y así, con este sencillo acto de omisión, el infante podrá desarrollar problemas de confianza, de autoestima y de control sobre las emociones en un futuro.



7. Dormir al bebé en brazos

Si el pequeño no puede dormir o se despierta a los gritos, entonces es el momento de estar con él y de tranquilizarle en brazos antes de dejarle en la cuna.

Tal como mencionamos antes, el contacto piel con piel le brinda a los bebés la seguridad y la confianza necesaria para relajarse. Sobre todo, durante la noche. De esta forma, consolar a tu bebé con un abrazo nunca será malo para él.

Una vez que el niño se haya calmado, lo más aconsejable es acostarlo en la cuna semidormido y no profundamente dormido. Esto lo ayudará a conciliar el sueño nuevamente cuando se despierte de noche.

8. Dejarle solo en el cambiador, en la cama o en la litera

No te arriesgues a que ocurra ningún imprevisto que ponga en peligro la seguridad de tu hijo, pues las caídas accidentales están a la orden del día. En tan solo algunos segundos, el pequeño puede moverse para intentar coger una cosa, girar sobre sí mismo y caer desde una altura considerable. Por eso, lo mejor es no dejarlo solo bajo ninguna circunstancia.

9. Dejarle sin compañía en el coche

En línea con el consejo anterior, menos te fíes de dejar a tu hijo solo en el coche con la puerta cerrada. Ni siquiera para hacer un breve recado.

Uno de los mayores peligros de la cabina del auto es que alcanza elevadas temperaturas en su interior y en los meses de verano puede convertirse en una trampa mortal.

Bebé durmiendo con su padres gracias a la cama colecho.
Los bebés deben dormir boca arriba, sobre una superficie firme y sin elementos sueltos que puedan obstruirles las vías aéreas.

10. Dormir al bebé boca abajo

Esta postura es una de las preferidas por los niños y los adultos, pues nos remontan a la posición fetal. Pero en el caso de los bebés, dormir boca abajo puede aumentar el riesgo de asfixia y de sufrir una muerte súbita. Por tal motivo, las sociedades científicas internacionales indican que la mejor posición para dormir a un bebé es boca arriba.

11. No cantarle canciones de cuna

Lejos de pensar que cantarle al bebé es una mera distracción, no lo es. Cantar nanas o canciones de cuna al niño antes de irse a dormir es un método perfecto para ayudarle a conciliar el sueño después de un día colmado de experiencias.

A lo largo de los tiempos, ha quedado demostrado que el canto femenino en el seno del hogar proporciona calma, seguridad y una estabilidad del ritmo respiratorio y cardiaco del bebé. 

Aprende a entender a tu pequeño evitando estas 11 cosas que nunca debes hacerle a un bebé

Según los consejos brindados en el libro Educación emocional y apego. Pautas prácticas para gestionar las emociones en casa y en el aula, de Rafael Guerrero, te proporcionamos un listado de cosas que nunca debes hacerle a un bebé. De esta forma, podrás revisar tu comportamiento y redirigir tus actuaciones futuras ante determinadas circunstancias.

Sabemos que embarcarse en el proyecto de formar una familia es aprender todos los días algo nuevo. Ante esto, lo importante es apoyar a tu hijo, escucharle y estar con él cuando te necesite.

Te podría interesar...
La importancia de la educación emocional
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
La importancia de la educación emocional

La educación emocional es la cualidad humana que nos permite controlar los diversos sentimientos que afloran por las situaciones en las que nos enc...