El síndrome del niño zarandeado

13 febrero, 2020
Este artículo fue redactado y avalado por la médica Elisa Martin Cano
El síndrome del niño zarandeado es una forma muy frecuentes de maltrato infantil. Es importante conocer sus riesgos y estar atento ante cualquier signo.

El síndrome del niño zarandeado es una de las formas más frecuentes de maltrato infantil. Se trata de lesiones cerebrales que se producen en los bebés al ser sacudidos sujetándolos por el tórax. Es un indicador de violencia física contra el niño y puede producir secuelas graves o incluso la muerte. En este artículo te contamos los datos básicos sobre este síndrome.

¿Qué es el síndrome del niño zarandeado?

El síndrome del niño zarandeado son una serie de lesiones cerebrales que se producen en los niños al ser sacudidos de forma violenta. Es un indicador de que el niño ha sufrido maltrato físico. Ocurre porque la musculatura del cuello de los bebés no está suficientemente desarrollada y, a menudo, tiene dificultad para sostener la cabeza de forma.

Hay que tener en cuenta que, en ocasiones, aunque no sea la intención del cuidador, simplemente la fuerza de un adulto y la diferencia de tamaño resultan suficientes para provocar lesiones en un bebé pequeño.

Lo que sucede es que, al sacudir al niño violentamente, su cabeza se mueve sin control hacia todas las direcciones. Esto conlleva que el cerebro del bebé en el interior del cráneo choque contra los huesos duros del mismo.Niño llorando en brazos de su madre tras sufrir el síndrome del niño zarandeado.

Así, se producen lesiones en las neuronas, es decir, las células del cerebro, que pueden ser reversibles o irreversibles. También puede producir hemorragias cerebrales y lesiones en los ojos. Zarandear a un niño puede llegar a causar su muerte.

Síntomas

Algunos de los síntomas que se pueden dar cuando un bebé es zarandeado de forma brusca son:

  • Nerviosismo o agitación.
  • Somnolencia.
  • Irritabilidad.
  • Rechazo del alimento, vómitos, náuseas…
  • Problemas para respirar.
  • Convulsiones.
  • Ceguera.
  • Parálisis.
  • Coma en sus formas más graves.

Es posible que no se observe ningún síntoma inmediatamente después de haber sufrido la lesión. Sin embargo, cuando ha ocurrido con suficiente gravedad, con el paso de las horas comenzarán a aparecer los síntomas que ya se han comentado.

Quizá te interese: El maltrato psicológico en los niños y sus consecuencias

¿Cuáles son sus secuelas?

Uno de cada diez niños que sufren este tipo de lesiones acaba falleciendo. De los que sobreviven, hasta un 50 % queda con secuelas graves e irreversibles. Algunas de estas secuelas pueden ser ceguera, parálisis cerebral, retraso mental, epilepsia, dificultades en el lenguajeBebé llorando en brazos de su padre.

¿Cómo prevenir el síndrome del bebé zarandeado?

Si hay otras personas que colaboran en el cuidado de tu bebé, asegúrate de que conozcan los peligros de este tipo de lesiones.Si, por otra parte, sospechas que un bebé puede sufrir maltrato de algún tipo, es muy importante buscar ayuda y actuar en consecuencia.

En ocasiones, cuando un bebé llora durante un tiempo prolongado y no se encuentra causa, es fácil que los cuidadores estén al borde de perder los nervios. Sin embargo, hay que tener en cuenta siempre lo peligroso que puede ser y las consecuencias que puede acarrear un comportamiento descontrolado por parte de un cuidador adulto.

Existen cursos de capacitación para padres que pueden ayudar a entender por qué llora un bebé y el manejo en estas situaciones. Si eres padre o cuidador y tienes problemas para controlar tus emociones en algunos momentos, no dudes en acudir a un experto en busca de ayuda.

Puede que te interese: Todo lo que debes saber acerca del maltrato infantil

En resumen…

¡Nunca olvides lo frágiles que son los bebés! Hay que tener especial cuidado con ellos y prestar siempre atención ante posibles signos de cualquier tipo de maltrato. En caso de sospecha de maltrato infantil o de dificultad en el control de tus emociones respecto a un niño, busca siempre ayuda profesional.