¿Cómo tratar las llagas en la boca del bebé?

El dolor y la incomodidad de las llagas orales pueden poner muy irritable a tu pequeño. Te contamos por qué aparecen y cómo ayudarlo a sentirse mejor.
¿Cómo tratar las llagas en la boca del bebé?
Vanesa Evangelina Buffa

Escrito y verificado por la odontóloga Vanesa Evangelina Buffa el 15 octubre, 2021.

Última actualización: 15 octubre, 2021

Las molestias que ocasionan las llagas en la boca del bebé son un motivo de preocupación para los papás.

En este artículo te contaremos cómo lucen, por qué aparecen y qué hacer para ayudar a tu niño a sentirse mejor. ¡No te lo pierdas!

¿Cómo se ven las llagas en la boca del bebé?

La llagas son pequeñas lesiones inflamatorias que producen heridas o úlceras dolorosas en la boca. Esta situación es bastante común en la infancia y sus motivos son diversos.

Cuando hablamos de llagas, en realidad nos referimos a las aftas bucales. Debido a la semejanza con estas lesiones, las infecciones virales y micóticas de la boca también suelen denominarse de esta forma.

Las aftas lucen como manchas blanquecinas o amarillentas, rodeadas por un halo rojizo. Su tamaño es variable y pueden aparecer aisladas o agrupadas.

Si bien se ubican en cualquier parte de la mucosa oral, los sitios más habituales son a nivel de las mejillas, por encima de las encías o debajo de la lengua. Un aspecto que las diferencia de las lesiones virales es que estas se localizan en los labios y en el paladar blando.

Los niños que presentan llagas en la boca suelen mostrarse irritables, tener mal aliento, dificultad para comer e incluso, para dormir. En algunos casos, pueden presentar fiebre e inflamación de los ganglios del cuello.

En general, estas lesiones desaparecen por sí solas al cabo de 1 o 2 semanas. De todos modos, siempre es aconsejable consultar al  odontopediatra a fin de determinar la causa y recibir las indicaciones adecuadas.

boca mucosa labio afta nino lesion oral

Causas de las llagas en la boca del bebé

Como ya mencionamos, es bastante frecuente llamar llagas a varias de las lesiones dolorosas que aparecen en la boca del bebé. A continuación, mencionaremos las causas más habituales que originan estos procesos.

Infecciones

Las infecciones virales son las causas más frecuentes de aftas en la boca del bebé. De todos modos, algunas infecciones por hongos y bacterias también pueden provocarlas.

Entre todos los virus que producen estas lesiones, la familia de los herpes simples es la más común y puede desencadenar los siguientes cuadros:

  • La herpangina: enfermedad que se manifiesta con múltiples úlceras dolorosas en el paladar, en los labios y en las mejillas. Además, puede cursar con fiebre y mucha irritabilidad en el pequeño. Es muy contagiosa y resuelve sola al cabo de una semana.
  • La gingivoestomatitis herpética: a diferencia de la anterior, esta enfermedad se manifiesta a través de múltiples vesículas de contenido líquido ubicadas en la mucosa oral. A veces se rompen y dejan úlceras sangrantes. Se asocian con fiebre, inflamación ganglionar, dolor de garganta y dificultad para tragar. Habitualmente, los pequeños que la padecen lucen irritables, doloridos, rechazan el alimento, no descansan bien y lloran con frecuencia.

Las infecciones por el hongo cándida albicans también pueden tener el aspecto de llagas sobre la boca del bebé. Pero en este caso, lucen como unas manchas blancas con una base eritematosa (roja) y se localizan en las comisuras labiales, en el paladar y en la lengua.

Traumatismos

Durante la masticación, el cepillado dental o los juegos, pueden ocurrir lastimaduras sobre la mucosa oral y las heridas resultantes se ven como úlceras dolorosas.

Otras causas de llagas en la boca del bebé

Muchas veces, las llagas en la boca del bebé aparecen sin una causa aparente. Otras veces, pueden estar asociadas a algunos de los siguientes factores:

  • Estrés o ansiedad.
  • Alergias alimentarias o a medicamentos.
  • Enfermedades sistémicas.
  • Carencia de hierro, vitamina B12 o ácido fólico.

Averiguar qué ocasiona estas lesiones ayuda a resolver el problema de base y a mejorar el padecimiento. Además, favorece la prevención de nuevos episodios a futuro.

Tratamientos para las llagas en la boca del bebé

En la mayoría de los casos, las aftas desaparecen espontáneamente al cabo de 7 a 10 días, por lo que los tratamientos curativos no suelen ser necesarios.

De todos modos, la sintomatología es muy molesta e interfiere con algunas actividades básicas, como la alimentación y el descanso. En esta línea, el uso de antinflamatorios o analgésicos para aliviar el malestar del niño pueden ser necesarios. Sobre todo, cuando se acompaña de fiebre.

En el caso de que las lesiones sean ocasionadas por bacterias u hongos, puede ser necesario recurrir a los antibióticos o a los antimicóticos. De todos modos, esto queda a criterio del médico y nunca se debe automedicar al niño.

Por todo esto, cuando aparecen llagas en la boca del bebé es importante consultar al odontopediatra o al pediatra para detectar la causa y ayudar al pequeño a sentirse mejor.

Como aliviar al bebé cuando tiene llagas en la boca

Como hemos mencionado, la mayoría de las veces las lesiones curan solas. De todos modos, puedes brindarle alivio a tu niño por medio de las siguientes estrategias:

  • Ofrece una dieta blanda y fría: los alimentos picantes, los cítricos, los ácidos o aquellos muy calientes exacerban el dolor. Por eso, es preferible evitarlos. Lo mismo con aquellos que requieran mucha masticación. En esos días es aconsejable llevar una dieta fría, blanda y suave.
  • Asegura una hidratación suficiente: puede que por el dolor el niño rechace los alimentos y no tenga apetito. Ofrécele abundante cantidad de líquido para evitar que se deshidrate. Prueba con tazas o cucharas si en esos días rechaza la tetina.
  • Evita los analgésicos tópicos: existen medicamentos de uso local para aliviar las molestias ocasionadas por las llagas, aunque su uso no es tan recomendado en niños. Solo se deben usar si un profesional de la salud los recomienda.
  • Usa los remedios caseros con cautela: existen alternativas naturales para aliviar el dolor, como el agua con sal, el hielo o el bicarbonato. De todos modos, al tratarse de la boca de un infante, el uso de estos productos debe hacerse con consciencia y responsabilidad.

Cuándo acudir al médico

Si las llagas en la boca del bebé son numerosas (4 o 5), duran más de 2 semanas o aparecen en otras zonas del cuerpo (como los párpados o los genitales) es necesario acudir al pediatra.

También, cuando el niño presenta fiebre (más de 38 °C), no bebe líquidos suficientes o su estado general se deteriora.

Acompañar al pequeño

La aparición de llagas en la boca del bebé es una situación incómoda para el niño y desesperante para los adultos. Tener paciencia para poder acompañar al pequeño en el transcurso de la afección es fundamental.

En general, las lesiones se solucionan de manera espontánea con el correr de los días y no presentan complicaciones. Buscar ayuda profesional y acompañar al niño con un cuidado responsable y amoroso lo ayudarán a transitar mejor este momento.

Te podría interesar...
Las lesiones orales más frecuentes en la infancia: qué debes saber
Eres Mamá
Leerlo en Eres Mamá
Las lesiones orales más frecuentes en la infancia: qué debes saber

Los tejidos blandos de la boca pueden presentar algunas de las lesiones orales frecuentes en la infancia que aquí te contamos. Entérate más.



  • Alvarez Herrera, B. A. (2019). Prevalencia de lesiones orales de tejidos blandos en niños de 5 a 10 años (Bachelor's thesis, Universidad de Guayaquil. Facultad Piloto de Odontología).
  • Carpio, E. (2010). Tratamiento de la estomatitis a osa recidivante. Piel (Barc., Ed. impr.), 25(8), 463-469.
  • Gutiérrez, R., & Albarrán, R. (2020). Uso de plantas medicinales como terapia coadyuvante en el tratamiento periodontal. Revista Odontología de Los Andes, 15(1), 102-105.
  • Funes, J. A. R. (2010). Remedios caseros para acné, abscesos y aftas. Revista Vinculando.
  • Parent, D., & Vaillant, L. (2008). Aftas, aftosis, enfermedad de Behçet. EMC-Dermatología, 42(2), 1-20.
  • Córdoba, M. B. (2018). Aftas recurrentes en niños y adolescentes. Revista Sociedad de Odontología. La Plata, 19-22.
  • Ybarra, P. M., Homeópata, D. M., & Vitalis, A. F. M. H. ESTOMATITIS y AFTAS: Actualización Clínica y Revisión de Rúbricas Repertoriales.
  • Franco, J. F. (2011). Patología bucal. Pediatría Integral, 15(1), 33.
  • Zurro, A. M., Pérez, J. F. C., & Badia, J. G. (Eds.). (2019). Atención primaria. Problemas de salud en la consulta de medicina de familia. Elsevier Health Sciences.